CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Trabajadores sindicalizados y simpatizantes marcharon el miércoles en apoyo a los reclamos laborales de unos 600 empleados de supermercados en el Sur de California, que pertenecen a la empresa mexicana Grupo Comercial Chedraui.

Los empleados de los supermercados El Súper, la mayoría latinos e inmigrantes, están boicoteando a su empleador desde diciembre para presionarlo a reanudar las negociaciones sobre su contrato sindical que expiró en septiembre del 2013.

La cadena suma en total 49 supermercados en Estados Unidos, incluyendo estados como California, Nevada y Arizona, de acuerdo con el Sindicato Unido de Trabajadores del Sector Comercial y Alimenticio, UFCW según sus siglas en inglés. Pertenece a Chedraui, dueña de 217 tiendas en México.

La disputa laboral afecta solo siete supermercados sindicalizados: seis en el área de Los Angeles y uno en el condado de Orange, todos en California.

“Quieren que atendamos a la gente con una sonrisa y solo somos dos personas en la sección de deli y no podemos darnos abasto”, dijo Luz María Cendejas, quien trabaja en la tienda de Inglewood, en la zona de Los Angeles.

Cendejas fue una de muy pocos trabajadores sindicalizados que participaron en la marcha. La mayoría de los más de 100 manifestantes fueron trabajadores y simpatizantes de otros gremios, así como empleados del El Súper no agremiados. La portavoz del gremio, Bertha Rodríguez, dijo que muchos trabajadores no asistieron por temor a represalias o porque tenían que laborar.

El Súper dijo a través de una portavoz que actúa legalmente al seguir operando bajo su última oferta laboral presentada en septiembre. El gremio ha rechazado esta oferta y dice que la acción de la empresa es ilegal.

“El Súper se pregunta cómo el sindicato puede ignorar la existencia de un contrato, que ha estado vigente desde hace más de ocho meses. Lo que conllevó al estancamiento de las negociaciones fue la inhabilidad del gremio para avanzar las negociaciones, lo que permitió que El Súper tuviera el derecho legal de aplicar un contrato que hemos pasado a nuestros empleados con exactamente las mismas cosas que, según el sindicato, nuestros empleados necesitan: aumento salarial, días de enfermedad, días personas, entre otros beneficios”, dijo Sara Jones en un comunicado.

Los empleados sindicalizados están pidiendo principalmente que se les garantice 40 horas de trabajo a la semana, seis días de enfermedad y que no les suba el costo del seguro de salud, dijo Rigoberto Valdez, vicepresidente del local 77 del Sindicato Unido de Trabajadores del Sector Comercial y Alimenticio. El salario promedio de un empleado sindicalizado es 10 dólares por hora.

“Esta campaña es muy importante debido a la creciente población latina en el Sur de California. Creemos que esta empresa gana lo suficiente en Estados Unidos como para pagar un salario digno a sus empleados. No estamos hablando de una tiendita independiente. Es el tercer minorista más grande en México, así que creemos que debe de hacer lo correcto y al actuar bien influirá en otras empresas”, puntualizó Valdez.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1Ll4gn3