SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Milicias progubernamentales han hecho abuso del poder

THE ASSOCIATED PRESS

KABUL – Afganistán depende cada vez más de una milicia nacional “barata pero peligrosa” de aproximadamente 30,000 combatientes, algunos de los cuales han cometido abusos graves en las comunidades que se supone deben proteger, dijo el jueves un grupo internacional de investigación.

El Grupo Internacional de Crisis (GIC) señaló que miembros de la milicia, conocida como Policía Local Afgana (PLA), han matado civiles y cometido fraude, robo, violación, secuestro, tráfico de drogas y extorsión.

El gobierno ha tenido que depender de la PLA y otras milicias locales debido a que pasa apuros para repeler los ataques del Talibán. Los insurgentes lanzaron su ofensiva anual de primavera en abril, la primera desde que las fuerzas de Estados Unidos y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte concluyeron formalmente su misión de combate al final del año pasado.

La PLA es una milicia progubernamental que emergió de esfuerzos de Estados Unidos para movilizar a comunidades rurales contra el Talibán. En la actualidad, los miembros de la milicia combaten en la línea de fuego, y pierden entre tres y seis veces más hombres que el ejército y la policía, costando únicamente 120 millones de dólares al año, dijo el GIC.

Pero los milicianos están actuando cada vez más como paramilitares y traficantes de influencias en las áreas que se suponen deben resguardar, y al gobierno le resulta cada vez más difícil controlarlos, señaló el grupo investigador, que cita como fuentes a funcionarios sin revelar sus nombres.