Una doctora del Condado Monterey quería ayudar a más personas. Así que aprendió su idioma

David Rodriguez Muñoz
El Sol de Salinas

Read in English

La Dra. Olga Padrón López tiene indicativos médicos únicos. 

Dentro de la Clínica De Salud Del Valle de Salinas, los letreros informativos están escritos en un idioma indígena con frases comunes como "buenos días", "hola" y términos médicos como "muestra nasal" y "COVID-19". 

Cuando Padrón López llegó al Condado Monterey, hace aproximadamente un año, ella y sus colegas identificaron formas en las que podían ayudar a los residentes más desatendidos. La Dra. Olga se dio cuenta de que había una barrera del idioma para los residentes indígenas de Greenfield, lo que les impedía recibir recursos básicos. 

Junto a un equipo de líderes comunitarios está tratando de reanimar y apoyar a la población indígena del Condado Monterey a través de un conjunto de clínicas médicas. 

La especialista en medicina de familia de Greenfield ha estado aprendiendo Triqui de Copala, un idioma que se habla en San Juan Copala, Oaxaca, México y sus alrededores. 

La Dra. Olga Magdalena Padrón López sostiene su guía de salud en idioma indígena que ella va generando para ayudarla a comunicarse mejor con la comunidad triqui que visita la Clínica de Salud del Valle de Salinas en Greenfield, California, el miércoles 8 de diciembre de 2021.

“La razón principal por la que quiero aprender triqui es poder comunicarme mejor con los pacientes y poder comprender mejor por lo que están pasando”, explicó Padrón López. “Algunos de los pacientes que hablan triqui me han dicho que se sienten más cómodos y valorados porque puedo hacer el esfuerzo de comunicarme con ellos en su idioma”. 

Confianza en la comunidad 

El Dr. Max Cuevas creó el sistema de la clínica a través del Proyecto de Ley 1045 de la Asamblea, que permite a los médicos mexicanos practicar en California en clínicas sin fines de lucro. 

Hay cuatro organizaciones clínicas que están involucradas en el programa. 

Inicialmente, el proyecto se lanzó principalmente en condados productores agrícolas. Hay ubicaciones en los Condados Monterey, San Benito, Tulare y Los Ángeles. 

Un total de 25 médicos fueron traídos a los Estados Unidos a través de la iniciativa: Cinco en el Condado San Benito, cinco en el Condado Tulare, cinco en el condado de Los Ángeles y 10 en el Condado Monterey. Siete de los 10 médicos han estado en el Condado Monterey desde el 2021, tres médicos más llegaron en mayo del 2022. 

Se han solicitado tres médicos adicionales. 

El Dr. Cuevas trae médicos al Condado Monterey, egresados de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) de la Ciudad de México, para trabajar en las comunidades, especialmente en Greenfield y el norte del condado, donde la mayoría habla una lengua indígena como el triqui, mixteco y zapoteco. 

“Hubo un momento hace 15 o 20 años cuando escuchamos sobre esta población”, recordó Cuevas. “Hablando estos diferentes idiomas, vinieron a este país a trabajar, no hablan el idioma y no conocen, ni sabían dónde acceder a la atención médica”. 

Todos deberían tener acceso a la atención médica, aseguró Cuevas. 

"Las personas son personas. Como entidades biológicas, todos nos enfermamos. Así que todos necesitamos ir a un médico en el que podamos confiar. Un médico que brindará la atención médica de calidad y generará confianza y será capaz de comunicarse ante todo con esa persona", señaló. "Nos enfocamos en poder brindar servicios de atención médica, servicios de atención médica de calidad a las personas en sus propios idiomas tanto como sea posible.” 

En el 2021, la Clínica De Salud Del Valle de Salinas atendió a 181 pacientes que hablaban mixteco, 364 que hablaban otro idioma indígena y 34 mil 434 que hablaban español. 

Greenfield tiene una comunidad de habla triqui alta, según Sarait Martínez, directora ejecutiva del Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño. 

Martínez trabaja con diferentes comunidades indígenas en el Condado Monterey y supervisa la organización sin fines de lucro que brinda proyectos sobre los derechos de los trabajadores, que brinda orientación, educación, capacitación, asesoramiento y referencias. 

La capacitación intensiva sobre la ética profesional de los intérpretes indígenas para servir como medio de comunicación entre los inmigrantes indígenas monolingües y varias agencias gubernamentales y otras entidades, también es parte de su programa. 

Muchos indígenas temen que acceder a la atención médica los ponga en riesgo debido a su estatus migratorio. 

“El hecho de que un médico pueda hablar su idioma creará mucha más confianza en la comunidad”, aseguró. 

Manos amigas 

El reflejo de la Dra. Olga Magdalena Padrón López es visible en una escala de presión arterial dentro de una sala de realizar pruebas del COVID-19 en la Clínica de Salud del Valle de Salinas en Greenfield, California, el miércoles 8 de diciembre de 2021.

Padrón López es uno de los 10 médicos nacidos en México que ejercen en el Condado Monterey a través de este programa. 

Cuando tenía 13 años, el papá de la doctora la llevaba a consultas a domicilio. A menudo trataba a pacientes de bajos ingresos. Fue durante estas visitas domiciliarias que Padrón López se motivó a estudiar la carrera de medicina. 

En el 2012, se graduó de la Facultad de Medicina. Dos años después, Padrón López inició su residencia como médico de familia. Después de graduarse, se fue a trabajar con personas de su comunidad en Monterrey, Nuevo León, México. 

Cuando empezó a aprender triqui, trató de hacerlo por su cuenta. Padron López aprendió por sí misma a hablar inglés y francés. Desafortunadamente, no hay muchos recursos para aprender lenguas indígenas. 

“La mejor manera de aprender un idioma indígena, en mi experiencia, es a través de una persona que habla ese idioma”, señaló Padrón López. “Tengo una profesora de lengua triqui… Juntas diseñamos un plan de estudios con los temas que consideramos más importantes en el campo de la medicina”. 

Padrón López asiste a clases particulares cada dos semanas a través de una plataforma digital. 

El tiempo que Padrón López dedica a estudiar triqui depende de su carga de trabajo. Sin embargo, intenta poner en práctica lo aprendido con las personas que acuden a la clínica. Algunos pacientes incluso le han enseñado nuevas palabras y frases. 

Además de brindar atención médica de calidad a esta población, Martínez espera que las clínicas puedan emplear y apoyar a más indígenas. 

“Trato de decirles a los jóvenes que, por favor, no dejen que su idioma nativo muera. Esos niños que aprenden una lengua indígena de sus padres, como el triqui, llegarán a una etapa en la que podrán ser médicos, abogados, policías”, apuntó. “Van a estar en puestos importantes en los que podrán volver a sus comunidades y ayudar de una manera que ni siquiera las personas que están tratando de aprender el idioma podrán ayudar”. 

La Dra. Olga Magdalena Padrón López es fotografiada dentro de una de las salas de espera de la Clínica de Salud del Valle de Salinas en Greenfield, California, el viernes 7 de enero de 2022.

David Rodríguez es el reportero de educación y fotógrafo del personal del periódico The Salinas Californian. Para cualquier sugerencia o idea de una historia, se le puede enviar un correo electrónico a drodriguez@thecalifornian.com. Suscríbase para apoyar el periodismo local. 

Traducción Alfredo García