Residentes de Salinas sienten impacto de aumento en precios por comida

Jocelyn Ortega
El Sol de Salinas

Read in English

Como si el total en la bomba de gasolina no fuera lo suficientemente estresante, con un costo promedio de entre 5 y 6 dólares por galón, muchos dicen que les duele el bolsillo en la fila para pagar en la tienda de comestibles.

Mientras que algunos consumidores ven que el tocino cuesta alrededor de 10 dólares por libra y 6 dólares por mantequilla, los precios de otros artículos como los lácteos y los huevos también están subiendo.

Los precios de los cereales para el desayuno aumentaron un 2.4 por ciento mensual y un 9.2 por ciento respecto al año anterior. El arroz, la pasta y la harina de maíz aumentaron 2.8 por ciento mensual y 9.3 por ciento anual. Y las galletas, panecillos y muffins frescos aumentaron un 2.5 por ciento mensual y un 10.8 por ciento respecto al año anterior.

Esto es una mala noticia para Esmeralda López, residente de Salinas, quien dice que ya lucha con el costo de alimentar a su hijo pequeño.

Una niña se sienta dentro de un carrito de compras junto a un pasillo de supermercado en El Super el sábado 14 de marzo de 2020.

“A mi hijo pequeño le gusta comer huevos todas las mañanas, lo que significa que tengo que comprar constantemente esos cartones de huevos, pero se suma y ahora es muy caro”, dijo López. “Tenemos que seguir comprando cosas, pero eso no siempre dura porque algunos alimentos se echan a perder rápidamente”.

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, las cosas no cambiarán en el corto plazo.

De hecho, el informe Perspectivas de los precios de los alimentos del USDA para marzo de 2022 predice que los precios de los alimentos seguirán subiendo. Los únicos costos de la categoría de alimentos que se pronostica que bajarán son las verduras frescas.

Costos de los alimentos son los más altos en décadas

Los precios de los comestibles aumentaron cerca del 9 por ciento en el año, lo que los convierte en los más altos en décadas. Se espera que aumenten otro 3 a 4 por ciento en los próximos meses.

Además, el USDA predice que el costo de salir a cenar también aumentará entre un 5.5 por ciento y un 6.5 por ciento.

Eddie Estrada, propietario de Emma's Bakery, dice que esto no solo afecta a los clientes, sino también a los dueños de los restaurantes. Estrada dice que si bien su negocio no ha aumentado los precios para los clientes, está afectando los ingresos.

Clientes hacen fila para hacer sus compras dentro de El Super el sábado 14 de marzo de 2020.

“El pollo, por ejemplo, pasamos de 46 dólares por caja a 127 dólares, la mantequilla pasó de 36 dólares por caja a 126 dólares, así que todo es como tres o cuatro veces”, señaló. “La conclusión es que nos afecta aquí y simplemente nos está quitando ganancias”.

Estrada dice que está evitando tener que subir los precios para los clientes mientras pueda.

Los residentes temen que no haya un final a la vista para los aumentos de precios a medida que continúa la inflación. Algunos dijeron que esperan que la asistencia del gobierno llegue en forma de otro cheque de estímulo o Pandemia EBT (Cal Fresh) para las familias necesitadas.

López dice que lo que más le preocupa es cómo y si la asistencia federal ayudaría a los locales sin estatus legal.

Los datos del censo de 2021 muestran que aproximadamente el 30 por ciento de la población del Condado Monterey nació en el extranjero. Solo en Salinas, el porcentaje superó el 37 por ciento en 2019.

“No recibo cupones de alimentos y sé que las personas pueden solicitar asistencia, pero es más difícil para algunas personas, especialmente para los inmigrantes”, señaló López. “Cuando pasan por el proceso para tratar de cambiar su estatus de inmigrantes, se analiza su historial de recibir asistencia del gobierno y la gente tiene miedo porque no quiere que eso regrese y los afecte”.

El reportero de USAT Paul Davidson contribuyó a este reportaje.