'Una mujer entre mujeres': La historia de la matriarca de Salinas, Mae Evelyn Smith

Jocelyn Ortega
El Sol de Salinas
Mae Evelyn Smith recuerda el tiempo que pasó en Tempe, Texas, sentada en un sillón dentro de su casa en Salinas, California, el viernes 25 de febrero de 2022. En 2009, Smith fue nombrada la Mujer del año por el San Francisco District Missionary Society Status of Woman.

Read in English

En un desafortunado día en Texas del año 1963, Mae Evelyn Smith se encontró en una encrucijada. La vida era un reto para la mujer negra de 21 años.

Las leyes de Jim Crow todavía se hacían cumplir mientras que Smith y otras personas de color se sentaban en la parte trasera del autobús, consumando la segregación racial.

Smith quería lograr más en la vida, pero sabía que había pocas oportunidades en Texas para las mujeres negras. A los 16 años de edad, trabajaba en la cocina de un hospital local, donde ayudaba a alimentar a los pacientes.

“Escribí una carta a la mujer que estaba a cargo”, recordó Smith. “Ella me contestó y guardé esa carta. Dijo que yo era la persona más joven que había contratado, pero que tenía muchas dudas sobre mi. Más tarde resultó que yo era una de las mejores personas que habían tenido”.

Smith finalmente decidió comenzar una nueva vida en otro lugar. Llamó a sus hermanas que vivían en Salinas, California.

Unas semanas más tarde, hizo sus maletas y se dirigió a la “Ensaladera del Mundo”. Durante los últimos 60 años, Smith se ha dedicado a servir a los residentes de la ciudad.

"Realmente no tenía dinero, pero tomé todo lo que obtuve de los bancos de alimentos o pagué de mi propio bolsillo para ayudar a las familias", aseguró. "Ya sea que tuviera algo o no, sabía que estaba ayudando a alguien".

Principios humildes

Cuando Smith llegó a Salinas, tomó pequeños trabajos cuidando ancianos o cuidando niños.

Alimentar a los demás es lo que más quería hacer.

Comenzó un pequeño negocio de abastecimiento de comida y consiguió un trabajo en el departamento de servicio de alimentos de la Escuela Preparatoria de Salinas. Smith dice que le encantaba trabajar en la escuela. Se retiró de allí décadas después.

Imágenes de Mae Evelyn Smith cuando era joven se observan dentro de su apartamento en Salinas, California, el viernes 25 de febrero de 2022.

Smith comenta que siempre fue una mujer de fe y se convirtió en miembro de la Iglesia Episcopal Metodista Cristiana de St. James poco después de establecerse.

Un día, un rabino se le acercó y le pidió que ayudara a alimentar a los hombres en los refugios locales para personas sin hogar. El programa se llamaba I.H.E.L.P.

Eso marcó el comienzo de su viaje en el servicio público.

Smith ha cocinado comidas para personas sin hogar en la Costa Central y el Área de la Bahía. Ha preparado y donado innumerables sándwiches para las personas sin hogar en Dorothy's Kitchen. Cada Nochebuena, toca las campanas del Ejército de Salvación con la gente del Templo Beth El.

Un legado de amor

Smith no estuvo sola en sus esfuerzos.

Su único hijo, Kevin Smith, se mantuvo a su lado, ayudándola a preparar y repartir comidas calientes.

"Espero que lo haya marcado", ríe Smith. “A veces, solo teníamos que ir de un lugar a otro para ayudar a los hombres necesitados y él nos siguió hasta los 13 o 14 años de edad”.

Imágenes de Mae Evelyn Smith y su familia se observan dentro de su apartamento en Salinas, California, el viernes 25 de febrero de 2022.

Smith dice que crió a su hijo para que valorara el trabajo duro y siempre hiciera su mejor esfuerzo. Fue un jugador de fútbol americano de Salinas High School, que tenía sueños de convertirse en profesional.

Madre e hijo compartían un vínculo especial.

Smith hacía pasta todos los viernes por la noche durante los partidos en casa para los jugadores de fútbol americano y las porristas de la Prepa Salinas. Su comida era tan apreciada, recordó, que incluso después de que su hijo se graduara, el equipo siguió pidiéndole a Smith que preparara más cenas con pasta.

Su hijo pasó a jugar con el equipo de fútbol de Monterey Peninsula College.

Kevin murió en un accidente de motocicleta en el 2005, un día antes de cumplir 21 años. Salinas High School retiró el número de Kevin, el 52.

Smith asegura que su pasión por ayudar a la comunidad es lo que la ayudó a superar el dolor. Estaba decidida a continuar con el legado de su hijo.

“Una de mis amigas me llamó porque su esposo había muerto. Ella me dijo: 'Sé que Kevin no era tu esposo, era tu hijo, pero desearía ser como tú. Kevin era lo más importante en tu vida, pero lo tomaste con calma. No has dejado que eso te deprima”, rememoró Smith. “Todavía tenemos vida y si me sentara allí y estuviera triste, no podría funcionar”.

Smith inició la Beca Kevin Edward Smith para jugadores de fútbol americano elegibles de Salinas High y recaudó dinero vendiendo cenas de espagueti.

Hasta ahora, ella ha entregado 25 mil dólares en becas.

Aunque la pandemia del COVID-19 detuvo los esfuerzos de recaudación de fondos, Smith dice que planea mantener la beca.

'Mujer entre mujeres'

Mae Evelyn Smith sostiene su premio de "Mujer asombrosa que inspira" con ambas manos dentro de su apartamento en Salinas, California, el viernes 25 de febrero de 2022.

Smith ha tenido varios títulos y ha sido reconocida varias veces a lo largo de las décadas.

Fue nombrada Persona del Año en su iglesia en 1993 y fue coronada Reina de la NAACP en 1994.

En 2017 recibió el Premio Humanitario de la ciudad. Dos años más tarde, comenzó el sorteo anual de bolsas de regalo de la Sociedad Misionera, que se destinó a ayudar a hombres y mujeres sin hogar. Ese mismo año, fue nombrada Mujer del Año por el San Francisco District Missionary Society Status of Women.

Smith fue apodada una "Mujer entre mujeres" por grupos y organizaciones de servicio comunitario con las que ha trabajado.

“Solo trato de hacer lo que puedo hacer. Si puedo ser una ayuda incluso para mis vecinos aquí, o para cualquiera”, aseguró Smith. “No estoy tan bien como solía estar, y no puedo hacer las cosas que solía hacer, pero todavía hago lo que puedo”.

Sus amigos, familiares y vecinos simplemente se refieren a ella como “Miss Mae”.

La comida siempre ha sido el camino de Smith al corazón de las personas. Ha vivido en su departamento desde la década de 1970 y continúa cuidando y alimentando a sus vecinos todos los días.

Los vecinos dicen que Smith a menudo llena bolsas de supermercado con comida y las cuelga en las manijas de las puertas de los apartamentos para asegurarse de que sus vecinos siempre tengan comida en sus despensas.

Juana Baeza, de 52 años, vive al lado de Smith desde hace años.

“Ella me envía tarjetas de cumpleaños y globos en mi cumpleaños todos los años. Incluso me hizo una fiesta dentro de su casa”, señaló Baeza. “Me dice que soy como una hija para ella”.

Baeza dice que Smith no es solo un ejemplo de alguien que puede marcar una diferencia positiva en su comunidad, sino un recordatorio de que la bondad pura se puede encontrar en todos los rincones.

“Ella está aquí por una razón”, dijo Baeza. “Dios simplemente tiene que tenerla aquí por una razón porque es muy especial”.

April Flint y su hijo Nate, de 7 años, se hicieron muy cercanos a Smith después de mudarse al mismo complejo de apartamentos. Smith ha cuidado a Nate a lo largo de los años, ayudándolo a aprender a caminar cuando era un niño pequeño y cocinando su pollo frito favorito.

Flint dice que está particularmente agradecida por la sabiduría y diversidad que Smith comparte con Nate.

“Tenerlo cerca de alguien que sería como una bisabuela para él, está permitiendo obtener una gran riqueza de sabiduría, historia y una perspectiva que yo nunca podría brindarle”, expuso Flint. “Vemos cosas en las noticias y cuando ella está aquí, podemos hablar juntos de eso con él. Está recibiendo una educación completa”.

Flint dice que admira la perseverancia de Smith como trabajadora y madre soltera. Pero, sobre todo, admira la determinación que tiene para ayudar a los demás.

“Hace varios años, tuvo un accidente automovilístico cuando se dirigía a entregar almuerzos en bolsas a las personas sin hogar. Fue tan aparatoso que debería haberla detenido”, dijo Flint. “Esa mujer ha pasado por mucho. Somos tan afortunados de tenerla todavía”.

A los 81 años, se puede encontrar a Smith marchando el día de Martin Luther King todos los años y representando a su iglesia en eventos de recaudación de fondos y de servicio comunitario.

Ya en la tranquilidad de su casa, Smith se sienta en su silla reclinable y se pone a ojear un viejo álbum de recortes que le dio a Kevin el día que se graduó de la escuela preparatoria.

Mae Evelyn Smith recuerda el tiempo que pasó en Tempe, Texas, sentada en un sillón dentro de su casa en Salinas, California, el viernes 25 de febrero de 2022. En 2009, Smith fue nombrada la Mujer del año por el San Francisco District Missionary Society Status of Woman.