¿Es el aprendizaje en casa el futuro de la educación? Padres de Salinas dan su opinión

David Rodriguez
El Sol de Salinas
Resi Salvador está al pendiente de su hermano, Aldo Salvador, mientras cursa un clase en línea, en Salinas, California, el jueves 13 de agosto de 2020.

Read in English

Antes de que las escuelas cerraran en marzo del año 2020, la educación en el hogar iba en aumento. La pandemia ha concretado esa tendencia para muchos padres.

La Oficina del Censo de los Estados Unidos informó que la proporción de hogares que educan a sus hijos desde casa aumentó del 5.4 por ciento en la primavera del 2020 al 11.1 por ciento en el otoño del 2021. La cantidad de familias hispanas que optaron por enseñar a sus hijos en el hogar se duplicó durante ese tiempo, del 6.2 al 12.1 por ciento.

Aunque la cantidad de padres que educan a sus hijos en casa ha aumentado en todo el país, la escuela pública sigue siendo el principal camino educativo para los padres y estudiantes de la ciudad de Salinas. En una encuesta en las redes sociales realizada por el periódico The Californian, más de 350 personas votaron por su método de educación preferido.

Los padres votaron de forma aplastante que preferían la escuela pública. Según la encuesta, el 65 por ciento de los padres eligió la escuela pública, mientras que el 35 por ciento favorece la educación en el hogar.

Aprendiendo al propio ritmo

Dianne Ross es una madre de Salinas que eligió educar en casa a sus dos hijos. Ross trabaja en eso de tiempo completo.

"Cada niño aprende de manera diferente, y veo lo que están aprendiendo y lo modifico si es necesario", aseguró. "Mis hijos aún comparten con otros porque están inscritos en danza, gimnasia y deportes. También estamos conectados con otros grupos de educación desde casa para que nuestros hijos se reúnan y socialicen".

Los programas de educación en el hogar están disponibles para los padres, lo que hace que sea más fácil trabajar y no ser el "maestro" de los niños, señaló Ross.

Ross tiene un hijo con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH por sus siglas en inglés) y dice que su hija tuvo dificultades en el sistema escolar público porque se comparaba con sus compañeros.

"Su autoestima ha crecido después de recibir educación en el hogar", apuntó Ross. "Estaba pasando por un momento difícil en el sistema de escuelas públicas porque se comparaba con sus compañeros. La educación en el hogar le ha dado la confianza para aprender a su propio ritmo".

Sin embargo, no todos los hogares pueden apoyar la educación desde casa.

Algunas familias carecen de los recursos necesarios para el aprendizaje remoto, incluido el acceso rápido en línea y los dispositivos conectados a Internet, según el Instituto de Política Económica.

Para los hogares que carecen de tales recursos, el apoyo subvencionado de forma privada, como módulos de aprendizaje o tutores privados, está fuera del alcance. A menudo, los grupos vulnerables pierden terreno en el aprendizaje y el desarrollo, debido al marcado contraste entre la teoría y la realidad de sus experiencias de educación en casa.

Lance Izumi, director principal del Centro de Educación del Pacific Research Institute y autor del estudio "The Homeschool Boom: Pandemic, Policies, and Possibilities" (El Auge de la Educación en el Hogar: Pandemia, Políticas y Posibilidades), habla sobre los pros y los contras de la educación en el hogar.

“La educación en el hogar puede ser un desafío si los padres tienen horarios de trabajo difíciles, como trabajar en el turno de noche. Si los padres deciden educar en casa de forma independiente, tienen que pagar todos los gastos de la educación en el hogar de sus hijos”, señaló Izumi. "Además, existe el estira y afloja que a menudo puede desarrollarse entre padres e hijos".

Cuatro menores rodean a Kender Ricardez Tobon y Eufemia "Jenni" Aguilar mientras trabajan en la computadora Chromebook de Tobon sentados en el sillón, en Salinas, California, el 17 de septiembre de 2020.

'Personalizar el aprendizaje ... La educación en el hogar se trata de elegir'

Muchos estudiantes todavía participan en una forma de aprendizaje remoto.

Una encuesta de Pew Research encontró que el 93 por ciento de los padres con hijos en los grados del sistema K-12, dicen que sus hijos han recibido alguna instrucción en línea desde el comienzo del brote de coronavirus en la primavera del 2020.

La mayoría de estos padres aseguran que, en general, han tenido experiencias positivas con el aprendizaje en Internet de sus hijos.

“La ventaja más importante de la educación en el hogar es que brinda a los padres la capacidad de personalizar el aprendizaje para sus hijos”, expone Izumi. "La educación en el hogar se trata de elegir: Escoger diferentes planes de estudio para los niños en función de sus necesidades y elegir entre la instrucción individual entre padres e hijos y el aprendizaje grupal a través de cooperativas de educación en casa, centros de aprendizaje de educación en el hogar y escuelas autónomas de educación desde casa".

Entre los padres cuyos hijos han tenido alguna instrucción en línea durante la pandemia, el 62 por ciento señala que la educación por Internet ha ido muy bien o algo bien y el 70 por ciento afirma que ha tenido una experiencia muy o algo fácil ayudando a sus hijos a usar la tecnología y el Internet para la instrucción remota.

Un letrero que dice "school choice" en Salinas, California, el miércoles 9 de febrero de 2022.

No existe un perfil único de cómo se ve la educación en el hogar porque todos los niños educados en casa son diferentes, apuntó Izumi. Los padres ajustarán la educación en casa para abordar las necesidades individuales de sus hijos.

“Hago un perfil de la gran diferencia en las prácticas de educación en el hogar, que van desde padres que educan en casa a sus hijos con necesidades especiales hasta padres que usan cooperativas de educación en el hogar, padres que usan escuelas autónomas de educación en casa, padres que educan a sus hijos en el hogar de forma independiente y padres que eligen un plan de estudios diferente para cada uno de sus hijos dependiendo de las necesidades del niño”, afirmó Izumi. “Lo que la educación en el hogar ofrece a todos los padres es la elección entre recursos y herramientas educativas clave, como planes de estudios, horarios y métodos de enseñanza”.

Jizelle Picazo (izq.) toma un descanso de su instrucción en línea para jugar Cool Math Games en su computadora, mientras su hermana, Jazlyn Carolina Picazo, observa.

Educación en el hogar: El ‘tsunami educativo’ del futuro

En California, hay varias formas en que los padres pueden educar a sus hijos en casa.

Según Izumi, los padres pueden educar a sus hijos en el hogar independientemente de cualquier conexión con el gobierno, completando una breve declaración jurada de escuela privada, que afirma que su hogar es privado.

Los padres pueden inscribir a sus hijos en una clase hogar chárter financiada con fondos públicos, ya sea dentro o fuera del salón de un aula. Un chárter de educación en el hogar basado en el salón de clases tiene un edificio de ladrillo y cemento, y los estudiantes inscritos pueden tomar uno o dos días de clases en el chárter mientras reciben instrucción en casa durante el resto de la semana.

La necesidad de llevar la educación a los hogares se ha hecho evidente en todo el Condado Monterey.

En agosto, el Distrito Escolar Primario de la Ciudad de Salinas creó una academia virtual para estudiantes que desean aprender desde la comodidad de sus propios hogares.

“Espero que la gente entienda por qué digo que la educación en el hogar no es solo la ola educativa del futuro; es el tsunami educativo del futuro”, afirmó Izumi.

El periódico USA Today contribuyó en este reportaje.

David Rodríguez es el reportero de educación y fotógrafo del personal del The Salinas Californian. Para cualquier sugerencia o idea de algún reportaje, se le puede enviar un correo electrónico a drodriguez@thecalifornian.com. Al suscribirse se apoya el periodismo local.