'Estamos hartos': Padres se unen en protesta contra órdenes de vacunar a estudiantes

David Rodriguez
Salinas Californian
Letrero en la parte trasera de una coche estacionado durante el evento Freedom Friday en Redding, el 15 de octubre de 2021. El gobernador Gavin Newsom requirió la vacuna del COVID-19 para todos los empleados escolares de California. De lo contrario, deberán hacer la prueba cada semana.

Ahora que las escuelas de California están abiertas, están surgiendo nuevas controversias, incluidas las disposiciones para la aplicación de las vacunas del COVID-19 y el uso de cubrebocas. 

En septiembre, el gobernador Gavin Newsom anunció que para asistir de forma presencial a las escuelas públicas, privadas o autónomas, los estudiantes de K-12 (Jardín de niños hasta preparatoria) en California deberán vacunarse contra el COVID-19 luego de la aprobación total de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) para la vacuna en su intervalo de edad. 

La mayoría de los expertos médicos han considerado que las vacunas son seguras y eficaces. De igual forma, casi la totalidad de los padres habían optado por mantener a sus estudiantes en los salones de clases. 

En protesta por las ordenanzas de vacunación, que buscan mitigar la propagación del COVID-19, los padres de todo el estado sacaron a sus estudiantes de las aulas el lunes pasado. Algunos de estos padres fueron tan drásticos como para separar a sus hijos del sistema de escuelas públicas, optando por la educación en el hogar. 

Los organizadores de School Walkout 2021 afirman ser un pequeño grupo de educadores y trabajadores de la salud, que quieren evitar que los educadores renuncien o se muden de California, en respuesta a las órdenes de aplicar las vacunas. 

Hace unos días en Sacramento, una protesta llamada "Nuestros hijos, nuestra elección" se llevó a cabo frente al edificio del Capitolio estatal con más de mil personas que confirmaron su asistencia al evento por medio de la red social Facebook. 

No está tan claro cuántos padres locales estuvieron involucrados. 

Un padre de Salinas tomó la decisión de sacar a sus hijos de la escuela pública luego del anuncio de Newsom. El hombre que labora en el Distrito Norte del Condado Monterey pidió permanecer en el anonimato debido a su seguridad laboral. 

“Al ver cómo están las cosas ahora, para mí, fue una buena decisión sacar a mis hijos de la escuela pública y tenerlos seguros en casa”, argumentó. 

La lucha de los padres por la autonomía 

Para la trabajadora de salud del Condado Monterey, Vanessa Madrid, cuyos hijos tuvieron reacciones adversas a las vacunas en años anteriores, la huelga representa una lucha por la autonomía. 

“Todo el mundo está siendo usado como un conejillo de indias”, aseguró Madrid. “Vemos niños con cubrebocas. Lo observamos recluidos, vigilados y sentados a 6 pies de distancia sin poder disfrutar de la compañía de sus amigos, de abrazarse, de jugar mientras están en la escuela". 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) aseguran que las vacunas del COVID-19 pueden ayudar a prevenir la aparición de nuevas variantes. Además, la investigación ha demostrado que una alta cobertura de vacunación en una determinada población reduce la propagación del virus y ayuda a prevenir la aparición de nuevas variantes. También han reducido drásticamente las hospitalizaciones y las muertes entre los vacunados. 

Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 12 años se vacunen y se espera la aprobación de emergencia para niños más pequeños a finales de este mes. 

Si bien los CDC instan a aplicarse las vacunas, los padres como Madrid creen que el gobierno no debería tener control sobre los cuerpos de sus hijos. 

"Nuestros hijos han sido un gran experimento científico y no estoy de acuerdo con eso. Nunca sometería a mis hijos a lo que yo llamo un abuso", expresó. "Es un atropello cuando se restringe el derecho de un niño a respirar y también cuando se le inyectan sustancias extrañas que en realidad son toxinas en el cuerpo del pequeño, sin conocer las repercusiones". 

En el sitio de internet de los CDC se puede encontrar una lista de los posibles efectos secundarios de las tres vacunas aprobadas contra el COVID-19.

El riesgo

 Los administradores de las escuelas del Condado Monterey desalentaron a los padres para que no impidieran que sus estudiantes asistieran a clases. 

"Cualquier día perdido en el aprendizaje presencial es un desafío, ya que desconocemos la trayectoria de este virus y si es que tendremos que volver o no a la educación a distancia", señaló Vanessa Robinson, presidenta de la Asociación de Maestros de Greenfield y maestra de quinto grado en el Distrito Escolar Greenfield Union. "Honestamente, cada día en la educación presencial ha comenzado a parecer una bendecida oportunidad". 

Robinson también expresó su preocupación por la salud y la seguridad de los estudiantes y los padres que participan en las manifestaciones. 

"Si estos estudiantes participan en la manifestación, que estoy segura que incluirán a personas sin cubrebocas y no vacunadas, pondrán en riesgo a otros estudiantes, a sus familias y a los educadores, cuando regresen a la escuela", dijo. "Honestamente, esta no es una protesta bien pensada". 

Los CDC han declarado repetidamente que el uso de mascarillas y el distanciamiento social son muy efectivos para frenar la propagación del COVID-19. 

Cientos de personas asistieron a la protesta contra el mandato por vacunas del COVID-19 que tuvo lugar en el anfiteatro Riverfront Park en Redding el 18 de octubre de 2021.

Abandonando la escuela pública 

Madrid, junto con otros padres de la localidad, han contratado profesores para crear un entorno escolar más pequeño para sus hijos en una residencia privada. 

“El distrito escolar verá una gran cantidad de ausencias en el Condado Monterey”, aseguró Madrid. "Estamos hartos. Nuestro objetivo es animar a los padres a iniciar sus propias comunidades de aprendizaje y no tener miedo de las repercusiones del gobierno. No pueden hacer nada. Tenemos maestros acreditados". 

Según EdSource, el estado utiliza el promedio de asistencia diaria de un distrito escolar para determinar su financiamiento. Cuantas más ausencias tiene un distrito en general, más fondos pierde; las ausencias no necesariamente perjudican al estado, sino al distrito. 

“Esperamos que si suficientes padres alejan a sus hijos de las clases, nuestra junta escolar y el departamento de educación de nuestro estado sentirán un gran golpe en el bolsillo”, apuntó Madrid. 

La empleada y madre del Distrito del Condado Monterey defiende su decisión de sacar a sus hijos del sistema de escuelas públicas. 

“Estoy feliz de haber sacado a mis hijos de la escuela pública ahora que veo lo que ha hecho el gobernador de California al ordenar la aplicación de las vacunas para el sistema K-12”, dijo. “No creo haberme equivocado. " 

Antes de la protesta planificada, California ya sufría una caída en la inscripción de las escuelas públicas. El Departamento de Educación de California informó que la inscripción para el año escolar 2021 disminuyó significativamente, de 6,163,001 en 2019-2020 a 6,002,523 en el 2020-2021. 

Jeff y Kim Misner, cuyos nietos son estudiantes de K-12, asistieron a la manifestación el lunes junto con su hijo Justin Misner en el anfiteatro Riverfront Park en Redding.

La disminución es de más de 160,000 estudiantes respecto al año anterior. Las mayores caídas en la matrícula se produjeron en el jardín de niños y en el sexto grado. 

“El objetivo de la protesta es decir que nos oponemos a estos mandatos y que mi hijo no vendrá hoy porque el distrito no está atendiendo nuestras preocupaciones”, señaló Madrid. “Con cada niño que falte a las clases, sabemos que afectamos al bolsillo del distrito. Si no podemos llamar su atención con el dinero, sugiero encarecidamente que todos los padres saquen a sus hijos de la escuela y de la educación en casa". 

La Unión de Escuelas Preparatorias de Salinas (SUHSD por sus siglas en inglés) argumentó en un comunicado de prensa que dejar de ir el lunes solo resulta en una mayor pérdida del aprendizaje para los estudiantes que faltan a clases. El superintendente Dan Burns señaló que el distrito no tiene control sobre las órdenes de la aplicación de vacunas y que interrumpir la rutina escolar resulta en un perjuicio para los estudiantes. 

“Entendemos que las familias y los estudiantes pueden tener emociones fuertes y dudas sobre las medidas de seguridad por el COVID-19, incluidos los requisitos de las vacunas y las pruebas”, se lee en la declaración del distrito. “Sin embargo, mantener a los estudiantes en casa sin ir a la escuela como protesta por un requisito de la vacuna del COVID-19 anunciado por el gobernador Gavin Newsom, como sugieren las publicaciones en algunas redes sociales, solo resultará en la pérdida de tiempo de aprendizaje para nuestros estudiantes. La financiación de nuestra escuela no se verá afectada por las ausencias, pero nuestros hijos si". 

Robinson hizo eco de las declaraciones de SUHSD e instó a los padres a considerar las implicaciones a largo plazo que causa el sacar a los niños de la escuela pública. 

“Entiendo que a todos nos inquietan mucho los cambios y los nuevos ordenamientos. Las decisiones en el corto plazo pueden tomarnos desprevenidos. Pero cuando aceptamos que nuestras acciones de hoy deciden los eventos del mañana, es posible que se comprenda cómo estas decisiones difíciles nos prepararán para el éxito en el futuro", dijo." El éxito en el futuro significa un aprendizaje ininterrumpido para todos los estudiantes, entornos de aprendizaje sin barreras para todos, así como una instrucción en el aula estable y consistente impartida por educadores altamente calificados y saludables. Todos estos escenarios merecen las difíciles decisiones que se están tomando hoy". 

Cientos de personas se dieron fecha en el anfiteatro Riverfront Park en Redding el 18 de octubre de 2021 para protestar contra el mandato por la vacuna contra el COVID-19.

David Rodríguez es reportero de educación y fotógrafo de The Salinas Californian. Para recibir sugerencias o ideas para historias, se puede enviar un correo electrónico a drodriguez@thecalifornian.com.

Subscríbase y apoye el periodismo local.