Aumento en la violencia con armas de fuego y pandillas deja a muchos residentes de Salinas atemorizados

Amigos y familiares pusieron decenas de flores en el ataúd de Julián Gallegos, de 30 años, durante su ceremonia fúnebre el martes 20 de julio de 2021.
Jocelyn Ortega
Salinas Californian

Amigos y familiares le dieron el último adiós a Julián Gallegos en su funeral la semana pasada en Salinas.  

Gallegos, de 30 años, Jeff Robles y Juliani Robles, ambos de 21, fueron asesinados a tiros durante una fiesta en Castroville el 12 de julio.  

Pocos días después, la policía de Salinas disparó y mató a Gerardo Martínez, de 19 años, después de que Martínez saliera de su casa armado con lo que la policía identificó como una pistola.   

El arma fue identificada más tarde como una réplica de pistola de aire comprimido. 

Una serie de muertes por balaceras en el condado de Monterey ha dejado a muchos en la comunidad temiendo por su seguridad. Si bien algunos argumentan que el aumento de la violencia armada se debe a los disturbios políticos y civiles, en Salinas la respuesta es más clara.   

La policía dice que los delitos violentos están aumentando en Salinas por dos razones. La primera razón es que la gente ahora tiene más armas que antes. En segundo lugar, una disputa de décadas entre dos pandillas rivales, los Norteños y los Sureños, ha vuelto a estallar recientemente.  

“Los que se matan entre sí aquí son los gánsteres, diciendo Soy un Norteño, o Soy un Sureño, pero todos son mexicanos,” comentó el residente de Salinas, Ismael Medrano. “Simplemente está mal.”  

Una lista del FBI muestra casi 40 millones de ventas de armas en Estados Unidos en 2020 y más de 22 millones en junio de 2021.

Una angustia

Mientras la policía continúa tomando medidas enérgicas contra las armas ilegales, la policía de Salinas dice que una de sus mayores preocupaciones es que la mayoría de las armas que encuentran son armas fantasmas, que se pueden ensamblar fácilmente después de pedir diferentes piezas por internet. Por lo general, no tienen un número de serie, lo que dificulta el rastreo de los delincuentes.   

La policía de Salinas indicó que confiscan entre 260 y 290 armas en promedio cada año. La mayoría de estas se recuperan en una combinación de incidentes relacionados con pandillas y tráfico de drogas.

El detective de Salinas Robert Miller, un experto en pandillas, dice que la violencia que surge de estas pandillas no es una sorpresa, ya que se remonta a la década de los 60s. Miller explica que algunas de las causas identificadas de la reciente disputa son confidenciales, pero agrega que también es el resultado de batallas territoriales.  

La pandilla de los Norteños, también conocida como NF o N14, se formó dentro del sistema penitenciario de California. En la actualidad, se rastrean entre 2,000 y 3,000 pandilleros sólo en el condado de Monterey, pero su presencia se extiende por todo California e incluso fuera del estado.   

El detective Miller explica que la pandilla Sureña, esencialmente la mafia mexicana, se formó poco después para protegerse contra la intimidación y el control de los Norteños. Él dice que, aunque los enfrentamientos entre estas dos pandillas se han producido en ciclos a lo largo de las décadas, la actividad de las pandillas ha aumentado constantemente desde el primer trimestre de 2020.    

“Ha habido muchos tagueos en el lado Este y cuando un tagueo de Norteños aparece en un vecindario de Sureños, van y vienen y eventualmente eso se convertirá en un tiroteo”, dijo Miller. 

En 2020, la policía de Salinas investigó ocho homicidios. En lo que va de 2021, se han reportado ocho asesinatos. La policía dice que la mayoría de las muertes están relacionadas con pandillas.

Agentes del FBI y la policía de El Paso escoltan a una mujer a la cárcel del condado de El Paso después de su arresto el 13 de julio. Melissa “Poison Ivy” Alonso fue una de las más de dos docenas de presuntos pandilleros sureños arrestados en julio.

“Aquí es peligroso” 

Florencio Bautista es un indigente que a menudo pasa sus días en el Parque Closter pero se niega a pasar la noche allí. Ha sido testigo de la muerte de varias personas a balazos en las calles de Salinas. 

“No es de la policía de quién estoy temeroso, sino de las pandillas. Voy a las iglesias a dormir, es cómo si tuviera que esconderme,” dijo Bautista. “Les digo a todos, a las familias, que es mejor que no se queden muy tarde, aquí es peligroso.”

Bautista es sólo uno de los muchos que dicen que ahora están considerando irse de Salinas.

Maria Menjivar es otra persona que quiere mudarse. Menjivar era vecina de Gerardo Martínez.

“Tengo un hijo de 13 años. Desde que me despierto hasta que me duermo, tengo esta angustia de que mi hijo saldrá con sus amigos o en la escuela y algún loco con una pistola, drogadicto o tomado lo atacará,” dijo Menjivar.  

El vocero de la policía de Salinas, Miguel Cabrera dice que la parte más difícil para los guardines del orden es la pérdida de víctimas inocentes que quedan atrapadas en el fuego cruzado. Uno de los peores días para él fue cuando respondió a la muerte de un niño de seis años que fue alcanzado por la bala de un pandillero que disparó frente a la casa de su familia.  

"Cualquier cosa que involucre a niños pequeños inocentes que no pueden protegerse se vuelve personal," dijo Cabrera. "Duele y pasa factura después de atender llamadas como esta."

¿A dónde debería ir el financiamiento?

Las distintas opiniones que muchos tienen se concentran en cómo manejar el aumento de los delitos violentos y gran parte de esa preocupación rodea a la policía. 

El año pasado, la nación vio levantamientos masivos luego de la muerte de George Floyd a manos de los oficiales de policía de Minneapolis. Esto provocó manifestaciones en las que se pedía que se eliminara el financiamiento a la policía. Como resultado, muchas ciudades importantes de Estados Unidos, incluida Oakland, votaron a favor de presupuestos para reducir la presencia policial. 

La policía de Salinas dice que todavía enfrentan desafíos con un alto volumen de llamadas y personal limitado. 

"Si tenemos una situación más grande, un tiroteo con múltiples víctimas, no tenemos suficientes policías," dijo Miller. "Hacemos lo que podemos y, a veces, no es suficiente." 

Hay 174 puestos de policía y 54 administrativos por llenar y una gran cantidad de equipo de seguridad necesario para mantener un departamento de policía funcional. 

En junio, el Ayuntamiento de Salinas votó sobre un presupuesto que incluía una disminución de $1.3 millones para las fuerzas del orden. El presupuesto de la policía representa el 43.5% del presupuesto total de la ciudad, que es inferior al del año anterior.

La propuesta inicial recibió algo de rechazo por parte de algunos miembros del ayuntamiento de la ciudad, así como de los residentes, que dijeron que creen que la respuesta al aumento de las balaceras es más agentes. 

Hay muchos miembros de la comunidad que creen que las mejores soluciones comienzan en casa, con la comunicación y el apoyo familiar, especialmente cuando se trata de niños.

Las fuerzas del orden y los funcionarios de la ciudad dicen que esperan que el trabajo de divulgación y educación salve algunas vidas y anime a cualquiera a buscar ayuda si la necesita.

El regidor de la ciudad Anthony Rocha, comentó que los fondos están dirigidos a programas y servicios enfocados a mitigar la violencia en curso, incluida la aplicación del código de vivienda, un especialista en divulgación y prevención en temas de riesgos de la calle y especialistas en intervención para cualquier joven que ya esté involucrado en actividades con pandillas. 

“En lo que realmente debemos enfocarnos es en fortalecer el resto de los servicios de la ciudad que de alguna manera reducen la carga de trabajo de los oficiales de policía, pero también evitan que ocurra el crimen en primer lugar,” dijo Rocha. 

Una de las personas que dirige el programa de Divulgación Callejera es José Arreola, administrador de seguridad comunitaria de la organización Alianza Comunitaria por la Paz y Seguridad (CASP por sus siglas en inglés).  

CASP está diseñada para reducir y prevenir la violencia juvenil. 

El programa Divulgación Callejera atiende a jóvenes de hasta 24 años. En el último año, este programa sirvió al menos a 24 personas, algunas de las cuales llegaron a vivir una vida más estable, mientras que otras reincidieron. Actualmente hay 12 personas en el programa.  

"Es un programa muy enfocado, no sólo trabajamos con cualquier niño que tenga problemas con la escuela," dijo Arreola. "Esto es realmente para jóvenes que están en riesgo de cometer un crimen o ser víctimas del crimen organizado."