Los defensores desean ampliar ayuda para inmigrantes en el presupuesto final

Jacqueline Garcia
CalMatters
Si se aprueba, el plan de la Legislatura asignaría $550 millones para ofrecer asistencia alimentaria a todos los californianos, independientemente del estado migratorio como parte del plan de gastos de Newsom.

Con solo unos días antes de la fecha límite presupuestaria del 15 de junio de California, los defensores de las familias inmigrantes esperan que el gobernador Gavin Newsom y los legisladores estatales puedan llegar a un acuerdo para ampliar la atención médica, los alimentos y la ayuda financiera a los inmigrantes indocumentados que están excluidos de los programas federales de red de seguridad.

El mes pasado, Newsom propuso un plan de gastos de $267,8 mil millones que pedía un aumento de fondos para combatir la falta de vivienda, expandir la educación preescolar y enviar más cheques de Estímulo Golden State a hogares de clase media. Mientras los legisladores demócratas aceptaron muchas de sus propuestas, quieren ir más allá en la focalización de la ayuda para inmigrantes, expandiendo específicamente el seguro médico para inmigrantes indocumentados de 50 años o más, y otorgando asistencia alimentaria independientemente de su estatus migratorio.

Se estima que hay más de dos millones de indocumentados en California, muchos de los cuales trabajaron como trabajadores esenciales durante la pandemia de COVID-19. Han estado en primera línea sin contar con seguro médico o sin ingresos suficientes para mantener a sus familias, dicen los activistas.

Abogando por la cobertura de salud

En California, las personas sin estatus legal tienen prohibido recibir asistencia médica a nivel federal. Sin embargo, los estados pueden gastar su propio dinero para ampliar los servicios médicos integrales a las personas de este grupo.

Actualmente, California ofrece seguro médico, a través de Medi-Cal, para personas indocumentadas de bajos ingresos de hasta 25 años.

El presupuesto propuesto por Newsom ampliaría la atención médica integral a los californianos indocumentados de 60 años o más. Sin embargo, el plan de la Legislatura exige ampliar la cobertura a las personas de 50 años o más.

Aureo Mesquita, analista político del Centro de Políticas y Presupuestos de California, dijo que aprobar Medi-Cal para residentes de 50 años o más no se trata de caridad.

“Se trata de que reconozcamos la humanidad en cada persona y entendamos que la atención médica es crucial para nuestras vidas”, dijo Mesquita. “Y es fundamental ayudarlos en este momento”.

Comida en la mesa

El programa de cupones para alimentos del gobierno federal, el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria, se conoce como CalFresh en California. Está disponible para ciudadanos, titulares de tarjetas verdes y algunos titulares de visas. Pero eso deja fuera a una cantidad de personas con diferentes estados de inmigración, particularmente aquellos sin documentación, dijo Sara Dar, directora de políticas, salud y beneficios públicos del Centro de Políticas para Inmigrantes de California.

El plan de la Legislatura utilizaría $550 millones para ofrecer asistencia alimentaria a todos los californianos independientemente de su estado migratorio. Si se aprueba, aún tomaría alrededor de dos años poner en funcionamiento ese beneficio estatal.

“Comenzaría con la asignación de dinero en los próximos dos años para preparar una especie de sistemas de elegibilidad y parte de la tecnología que el Departamento de Servicios Sociales tendría que cambiar, para que sus sistemas estuvieran listos para expandir la elegibilidad y luego implementar el programa”, dijo Dar.

“Creo que la pandemia realmente dejó mucho más claro por qué es necesario y por qué no tiene sentido excluir a las personas de una red de seguridad y apoyos básicos para superar una pandemia o incluso en circunstancias normales”, agregó Dar.

Falta de apoyo federal

Los defensores dicen que depende del estado hacer más, especialmente ya que la pandemia ha empeorado la desigualdad de ingresos en California. Los estudios han demostrado que los trabajadores inmigrantes tenían más probabilidades de ser despedidos durante la pandemia y tenían más riesgo de estar expuestos al coronavirus.

Las corporaciones obtuvieron ganancias y los ricos se hicieron más ricos durante la pandemia, mientras que los más marginados, especialmente los trabajadores indocumentados de bajos ingresos, se han quedado atrás, dijo Dar.

Los hogares indocumentados quedaron fuera de los esfuerzos de ayuda federal.

Mesquita estimó que una familia de estatus mixto en la que los padres son indocumentados y sus hijos son ciudadanos perdió entre $8,600 y $11,400 en las tres rondas de cheques de estímulo federal.

Dar agregó que los inmigrantes indocumentados también se perdieron los beneficios de desempleo ampliados que habrían reemplazado los salarios y ayudaron a mantener la comida en la mesa.

Newsom propuso enviar reembolsos de impuestos de $600 a los hogares de California que ganan hasta $75,000 al año. $500 adicionales se destinarán a familias con dependientes, así como a familias indocumentadas. La propuesta de la Legislatura abarca en gran medida el impulso adicional, que se suma a los $1,200 que California envió en la primera ronda del Estímulo de Golden State. Los legisladores republicanos han criticado los cheques como “reembolsos de destitución” dado que el gobernador se enfrenta a una elección de destitución casi segura.

“Creemos que es fundamental que el gobernador y la Legislatura utilicen los fondos que California tiene en este momento para apuntar y apoyar realmente a los que han sido excluidos”, dijo Mesquita.

Este artículo es parte de California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.