¿Ha visto a un médico últimamente? Es probable que los retrasos provoquen muertes y problemas de salud

Ana B. Ibarra
CalMatters
La imagen de un médico a través de Getty Images/iStock.

En su clínica en el este de Los Ángeles, el Dr. Efraín Talamantes vio recientemente a tres pacientes, todos adultos mayores con demencia, que no habían visitado su consultorio en más de un año. Finalmente, verlos en persona, después de que fueron vacunados, se sintió como una gran victoria. Pero a Talamantes le preocupa que muchos pacientes se hayan escapado de las grietas, poniendo en peligro su salud al retrasar la atención de sus enfermedades durante la pandemia.

“A medida que nos enfocamos en la recuperación, tenemos que asegurarnos de que nos vacunen”, dijo Talamantes, “pero también que tenemos un esfuerzo concertado para manejar las enfermedades crónicas que no han recibido la atención necesaria para evitar complicaciones”.

Aparte del COVID-19, los californianos murieron el año pasado a tasas similares por la mayoría de las causas principales. Un poco más de personas murieron a causa de la principal causa de muerte, la enfermedad cardíaca, y los accidentes cerebrovasculares, mientras que las muertes por cáncer se mantuvieron aproximadamente iguales a las tasas prepandémicas. Una excepción es un aumento bastante grande de la enfermedad de Alzheimer; aproximadamente 11% más personas murieron a causa de la enfermedad el año pasado.

Los médicos y otros expertos en salud predicen que, en el futuro cercano, las demoras de un año en los pacientes que buscan atención médica podrían causar un empeoramiento de las condiciones de salud, diagnósticos tardíos y muertes más tempranas.

Es probable que las consecuencias se sientan más duras en las comunidades de color de alto riesgo, como la que atiende el Dr. Talamantes, que enfrentan más peligros debido a la falta de atención médica. Para los pacientes con enfermedades crónicas potencialmente mortales como diabetes y el asma, la atención de rutina es fundamental.

A medida que el coronavirus se extendió por California la primavera pasada, muchas personas cancelaron sus citas médicas en persona o sus proveedores cerraron temporalmente sus puertas. Las visitas de telesalud aumentaron en el último año, pero hay mucho que los médicos y enfermeras pueden hacer a través de una pantalla. Se suspendieron las visitas dentales, las mamografías y los controles anuales de bienestar. 

Aproximadamente un tercio de los californianos que tenían un problema de salud urgente no relacionado con COVID-19 y querían ver a un médico no recibieron atención, según una encuesta de 2,249 adultos conducido el verano pasado por la California Health Care Foundation. Y casi la mitad de los encuestados no recibieron atención para su problema de salud física no urgente. 

Sintiéndose más seguros después de recibir sus vacunas contra el COVID-19, muchos californianos, especialmente los adultos mayores, finalmente se están poniendo al día con sus citas médicas. Pero otros aún se están quedando atrás en la atención de rutina.

El Dr. Wiley Fowler, oncólogo de Dignity Health en Sacramento, ha visto un aumento constante en las personas que regresan en los últimos dos meses. Pero el volumen de su paciente todavía es solo alrededor de 85% de lo que debería ser.

“Hay una razón y un fundamento detrás de las recomendaciones para el seguimiento a intervalos. Animamos a las personas a que se pongan en contacto con sus médicos y procedan ”, dijo. 

“Desafortunadamente, sabemos que veremos algunas tragedias relacionadas con los retrasos”.

Asesinos principales

Aproximadamente 48,000 californianos más murieron en 2020 que en 2019, en gran parte debido a las 25,971 muertes atribuidas a la pandemia el año pasado, según datos estatales. (Enero de 2021 fue el mes más mortífero para COVID-19). 

Pero las enfermedades cardíacas y el cáncer siguieron siendo las principales causas de muerte en 2020.

Aproximadamente 2.846 californianos más murieron de enfermedades cardíacas el año pasado que en 2019, y 2.545 más que en 2018, un aumento de aproximadamente 4%, según muestran los datos estatales. También hubo 917 muertes más por accidentes cerebrovasculares que el año anterior, un aumento de 5%. 

Debido a que las visitas a la sala de emergencias sin COVID-19 disminuyeron en todo el país en aproximadamente un 42% en los primeros meses de la pandemia, algunos expertos teorizan que las personas pueden haber sufrido peores resultados porque evitaban los hospitales después de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. 

Las muertes por cáncer se mantuvieron prácticamente iguales, con una disminución de menos de 1% en 2020 en comparación con los dos años anteriores. 

Sin embargo, este status quo podría ser temporal: el Instituto Nacional del Cáncer predice que los retrasos relacionados con la pandemia en las pruebas de detección y el tratamiento de los cánceres de mama y colorrectal por sí solos podrían provocar un exceso de casi 10,000 muertes en los EE. UU. durante los próximos 10 años. Eso se traduciría en aproximadamente 1,200 muertes más en California por esos dos tipos de cáncer. Los expertos dicen que es una estimación conservadora porque solo representa un retraso de seis meses en la atención, y las personas están posponiendo la atención por más tiempo. 

“En lugar de encontrarlo en una mamografía … la paciente ahora entra porque siente algo y estamos haciendo el diagnóstico más adelante en el curso de la enfermedad, lo que desafortunadamente significa una menor probabilidad de curación”, dijo el Dr. Richard Bold, médico jefe del UC Davis Comprehensive Cancer Center. 

Por la enfermedad de Alzheimer, el año pasado murieron 1.883 californianos más que en 2019. Si bien es difícil precisar las razones exactas, los expertos dicen que podría haber sido impulsado por el aislamiento y el cierre abrupto de los servicios de apoyo relacionados con la pandemia de los que dependen los pacientes de Alzheimer.

“Todos estamos tratando de mantener nuestra salud mental con tecnología, pero eso no siempre es una opción para estas personas”, dijo Elizabeth Edgerly, directora ejecutiva de la Alzheimer’s Association, Northern California. “Perdieron el contacto físico: los que vivían en entornos congregados fueron confinados a su habitación”.

California también tuvo alrededor de 12,000 “otras” muertes adicionales, una categoría que incluye cualquier causa más allá de las 13 principales rastreadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los funcionarios de salud estatales no estuvieron disponibles para explicar por qué o dar detalles antes de la publicación.

Como anécdota, Bold dijo que ha escuchado de colegas que han visto enfermedades más graves en los últimos dos o tres meses. 

Eso podría deberse a que las personas han retrasado las pruebas de detección y otras pruebas. Durante la primera orden de permanencia en el hogar del estado, las pruebas de detección de cáncer de cuello uterino disminuyeron alrededor de 80% para los 1,5 millones de mujeres en la red de Kaiser Permanente Southern California, según un estudio. Después de que se levantó la orden, las proyecciones se reanudaron, pero aún fueron entre 24% y 29% más bajas que en 2019.  

Muchos niños también se saltan las visitas al médico.

A partir de marzo pasado, una cantidad sustancialmente menor de bebés y niños visitaron al médico en persona o mediante telesalud en el marco del programa estatal Medi-Cal, que atiende a residentes de bajos ingresos. Antes, las visitas habían ido en aumento, pero se redujeron drásticamente tan pronto como comenzó la pandemia. Para agosto, las visitas se desplomaron 40% en comparación con agosto de 2019, según datos preliminares del Departamento de Atención Médica y Servicios Humanos.

Regresando a la oficina del doctor 

Howard Dalton suspendió su primera colonoscopia el año pasado. El residente de Sacramento de 50 años también se saltó los exámenes físicos de rutina y las visitas al dentista.  

La única atención en persona que buscó durante el año pasado es un análisis de sangre de rutina que se requiere para alguien que ha tenido el VIH durante 20 años. Pero todo lo demás estaba fuera de la mesa; simplemente no se siente cómodo sentado en una sala de espera con otras personas. 

“Estoy bastante obsesionado con mi salud y me molesta que, sea cual sea la etapa en la que me encuentre, probablemente esté detrás de eso ahora”, dijo. 

Un médico le toma la presión arterial a un paciente. Los médicos temen que los retrasos en la atención médica debido a la pandemia puedan deteriorar la salud.

Dalton recibió recientemente su primera vacuna contra el COVID-19, que ya le ha proporcionado cierto alivio mental. Está esperando su segunda dosis antes de pensar en regresar al consultorio del médico. Y, dijo, “probablemente voy a usar una máscara hasta el próximo invierno”.

Bold, del centro de cáncer de Davis, dijo que ya no hay una razón para que los pacientes pospongan las pruebas de detección y otros cuidados. Dijo que los consultorios médicos son seguros: el personal de atención médica está en gran parte vacunado, se insta a todos a usar una máscara y los pacientes son examinados para detectar COVID-19 al ingresar a una instalación. 

Talamentes, internista y director de operaciones de AltaMed, dijo que su clínica en el este de Los Ángeles continúa operando con una capacidad limitada para permitir protocolos de seguridad adecuados. Cuando los espacios en persona están disponibles, se reservan casi de inmediato, dijo. 

AltaMed, un centro de salud calificado a nivel federal, ha estado ofreciendo vacunas a los pacientes y sus familias, y cuando van a vacunarse, se les recuerda que programen controles de bienestar y visitas dentales. 

El año pasado, las clínicas de AltaMed vieron aproximadamente la mitad del número de personas con hipertensión — presión arterial alta — que en años anteriores, dijo Talamantes. La preocupación es que el tratamiento retrasado podría convertirse en una enfermedad cardíaca incontrolada más grave, que luego los haría más vulnerables a enfermedades como COVID-19. La diabetes y la obesidad son otras dos afecciones bastante comunes dentro de su población de pacientes que también necesitan control y atención de rutina. 

Un lado positivo, dijo Talamantes, es que algunos de sus pacientes se han vuelto más en sintonía con su salud después de experimentar pérdidas devastadoras en sus familias. 

“Si alguien de su familia muere (de COVID-19) a menudo escuchamos ‘bueno, no se cuidaron a sí mismos, estaban gorditos, así que necesito cuidarme ‘”. 

La cobertura, traducción y distribución de CalMatters COVID-19 cuenta con el apoyo de generosas subvenciones de la Blue Shield of California Foundation, la California Wellness Foundation y la California Health Care Foundation.

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.