Trabajadores agrícolas pierden $ 1.5 mil millones en fondos de seguridad COVID-19 por gasto sorpresa federal

Kate Cimini
Salinas Californian
Dos trabajadores agrícolas sentados al final de las filas de los campos de fresas para tomar su almuerzo el 5 de septiembre de 2020 en Watsonville.

Los trabajadores agrícolas perdieron hasta $1.5 mil millones en contribuciones y préstamos para las necesidades de seguridad de COVID-19 después de que el Departamento de Agricultura (USDA por sus siglas en inglés) comprometiera fondos ya etiquetados, por ejemplo, para un programa de despensa de alimentos.  

El USDA anunció el 4 de enero que planeaba gastar $1.5 mil millones en una quinta ronda del programa “Despensa de Alimentos de Agricultores a Familias”. Todavía tiene que comprometer fondos adicionales para la seguridad de los trabajadores agrícolas.  

“Con más de 3.3 mil millones de comidas distribuidas a familias en todo el país, me enorgullece compartir que gracias a los esfuerzos de la administración Trump, el programa Despensa de Alimentos de Agricultores a Familias tiene $1.5 mil millones adicionales para continuar alimentando a las familias necesitadas, proporcionando empleo y apoyo a nuestros pequeños agricultores", dijo Ivanka Trump en el comunicado del USDA. "¡Durante estos tiempos sin precedentes, esta Administración continuará luchando por las familias estadounidenses y siempre las pondrá en primer lugar! " 

La reacción de los líderes agrícolas, obreros y del congreso fue rápida.

Docenas de líderes del congreso firmaron una carta pidiendo al USDA a priorizar los fondos para la seguridad de los trabajadores agrícolas. 

La carta bipartidista señala que la Ley de Fortalecimiento de Incautación de 2021 ordenó al Secretario de Agricultura usar al menos $1.5 mil millones para comprar y distribuir productos agrícolas, así como otorgar contribuciones y préstamos para proteger a los trabajadores de COVID-19.   

Más de 70 miembros del Congreso firmaron la carta instando al USDA a priorizar fondos significativos para la seguridad de los trabajadores agrícolas, incluidos los representantes de California Jimmy Panetta (D-Carmel Valley) y Jim Costa (D-Fresno).   

“A medida que la pandemia estalló en los últimos meses, los agricultores y trabajadores agrícolas continuaron presentándose, haciendo su trabajo y poniendo comida en nuestras mesas”, declaró Panetta en un comunicado. “... Mis colegas y yo seguiremos trabajando juntos sobre una base bipartidista, no solo para asegurar esos fondos, sino también para asegurar que el USDA haga su trabajo y use esos fondos para mantener a salvo a nuestros trabajadores agrícolas y nuestro suministro de alimentos". 

"Estados Unidos ha dependido históricamente del trabajo extenuante de las personas de color para llevar comida a nuestras mesas ... Para salvaguardar nuestra cadena de suministro de alimentos y abordar las desigualdades raciales, los trabajadores agrícolas deben estar en el centro de la política agrícola nacional y los paquetes de COVID-19.”, dijo Teresa Romero, presidenta de Campesinos Unidos (UFW por sus siglas en ingles).

'Nos quedamos impactados'

El anuncio del USDA hecho por el Secretario de Agricultura Sonny Perdue tomó por sorpresa a legisladores, defensores, agricultores y trabajadores por igual, que habían trabajado juntos en un lenguaje que los agricultores esperaban ayudaría a reembolsar los costos incurridos en 2020 para equipo de protección personal (PPE por sus siglas en ingles), estrategias de distanciamiento social, pruebas a trabajadores agrícolas e ingeniería en seguridad. 

Todos esperaban que el secretario de agricultura entrante, Tom Vilsack, administrara los fondos, y les preocupa que esto signifique mucho menos para los agricultores y empleados agrícolas. 

Trabajadores agrícolas descansan después de recoger fresas el 5 de septiembre de 2020 en Watsonville.

Algunos, hablando en segundo plano, señalaron una cita de la asesora de la Administración Trump, Ivanka Trump, como evidencia de que esto era parte de los esfuerzos del presidente saliente, Donald Trump, por mejorar su imagen en los últimos días de su presidencia. 

"Para ser honestos, nos sorprendió este anuncio", declaró Sara Neagu-Reed, Directora Asociada de Política Federal de la Federación de Cámaras Agrícolas de California, en un correo electrónico a The Californian. 

La Federación de Cámaras Agrícolas de California (CFBF por sus siglas en ingles) inmediatamente contactó a su delegación en el Congreso para escribir una carta al USDA solicitando que cualquier dólar adicional se destinara al ámbito de seguridad de los trabajadores, dijo Neagu-Reed. 

"Se describió en el dictamen, por lo que debe hacerse en nombre de nuestros agricultores y empleados agrícolas", agregó. 

Dennis Nuxoll, vicepresidente de asuntos gubernamentales de la Asociación de Productores del Oeste (WGA por sus siglas en ingles), dijo que su organización estaba muy sorprendida por la decisión de la administración saliente de comprometer los fondos, y señaló que el lenguaje en si dejaba en claro que el dinero se destinaría tanto a la asistencia alimentaria como a la seguridad de los trabajadores.   

"Obviamente tenemos una gran necesidad de asistencia alimentaria, pero este lenguaje fue escrito para dividir esta necesidad y también considerar cualquier dinero no asignado", dijo. "Esto no pretendía ser exclusivo".  

Proporcionar algo de alivio y compartir la carga con los productores por los costos es algo por lo que WGA había estado defendiendo desde abril de 2020, agregó. 

Según Nuxoll, los contratos para el programa de Despensa Alimentaria se adjudicarán el 19 de enero, el día antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, lo que probablemente signifique que Vilsack no puede deshacer el compromiso de $1.5 mil millones.

"Esto lo hace más complicado para el secretario Vilsack", dijo. "Tendrá que hacer ese análisis con un monto mucho más pequeño. 

"Desde nuestra perspectiva, nuestros productores están increíblemente interesados ​​en confirmar que su fuerza laboral esté segura", continuó Nuxoll. "Estamos muy contentos de que el Congreso reconozca eso y esté tratando de ayudarnos a compartir esa carga y esa angustia, y esperamos trabajar con el secretario Vilsack para poder satisfacer nuestras necesidades con los fondos que nos sobran".

Trabajadores agrícolas salen del autobús y caminan hacia el interior de El Dorado Motel en Salinas, California, el 1 de agosto de 2020. Foothill Packing, quien alberga a los trabajadores inmigrantes en El Dorado, confirmó que un empleado dio positivo para COVID-19.

El dinero priorizado para el programa de Despensa Alimenticia se destinará a la carne, los lácteos, las frutas frescas y las verduras, lo que afectará a importantes sectores de la industria agrícola y alimentará a millones de personas en todo el país.

Sin embargo, deja a los trabajadores agrícolas y empleadores que contaban con ese dinero para equilibrar sus presupuestos en 2020 en el limbo.

'Decepcionante'

"Es realmente decepcionante", dijo el secretario tesorero de la UFW, Armando Elenes. "Están tratando de quitarles el dinero a los trabajadores agrícolas por el que nosotros (la UFW) luchamos. ¿Para tratar de asignar eso en otro lugar cuando los trabajadores agrícolas necesitan más dinero, no menos?"  

Elenes señaló que las 80 horas o dos semanas con licencia pagadas por enfermedad a la que tenían derecho los trabajadores agrícolas bajo la ley CARES expiraron el 31 de diciembre. Con eso desaparecido, dijo, los trabajadores agrícolas que tuvieron la suerte de encontrar trabajo durante los meses más duros de invierno tenían más probabilidades de reportarse a trabajar enfermos en lugar de tomarse un tiempo para descansar y recuperarse. 

Elenes esperaba que los $1.5 mil milloness se pudieran utilizar de manera similar, pagando a los trabajadores agrícolas enfermos para que se quedaran en casa.

"Si hay asistencia financiera o implicaciones de seguridad, es menos probable que enfermen (a otros)", dijo Elenes. 

María Elena Manzo, líder de la organización de liderazgo comunitario COPA en el condado de Monterey, dijo que creía que sería útil contar con fondos adicionales para la licencia por enfermedad pagada, y citó casos de trabajadores agrícolas que continuaron trabajando a pesar de saber que habían estado expuestos al virus. 

Un campesino recoge frambuesas en Watsonville, California.

Un hombre, dijo, temía perder su trabajo y posibles represalias en el trabajo por seguir presentándose, a pesar de que su esposa había dado positivo por el virus. 

"El capataz no paraba de decirle que tenía que volver a trabajar, y si no lo hacía, tendrían que detener a toda la cuadrilla", dijo Manzo. "Estaba indocumentado y realmente preocupado por la seguridad de su trabajo y por ser culpado por el paro del equipo. Si hubiera más apoyo, eso podría no haber sido un problema. El riesgo de perder su trabajo era demasiado alto".

EPP, clínicas de vacunas y reembolso

La asistente legislativa de Panetta, Riya Mehta dijo que, aunque no estaba segura, creía que el USDA podría usar el dinero para cubrir la licencia por enfermedad pagada de los trabajadores agrícolas.  

"Tengo entendido que el USDA tiene una jurisdicción muy amplia sobre cómo gastar el dinero", dijo Mehta. "Podría gastarlo en equipos de protección personal o clínicas de vacunas en áreas rurales para trabajadores agrícolas. No necesariamente tienen que ajustarse a la jurisdicción del USDA, pero creo que se reducirá hasta donde el USDA tenga capacidad". 

Mehta dijo que el dinero podría potencialmente gastarse retroactivamente, para artículos que ya se habían comprado en 2020, o podría centrarse en iniciativas futuras. 

Aunque las áreas agrícolas en los Estados Unidos tienen diferentes necesidades, las clínicas de vacunas en las áreas rurales fueron una prioridad para muchos, así como el suministro continuo de máscaras y guantes, entre otras cosas.  

Mehta dijo que esperaba ver un frente unido de agricultores y trabajadores.

"Este es uno de esos temas únicos como la ley de modernización de la fuerza obrera agrícola, donde se reunirán mano de obra y agricultura para presionar al USDA a hacer esto", dijo. 

Kate Cimini es una periodista multimedia de The Californian. Llámela al (831) 776-5137 o envíe un mensaje de correo electrónico a kcimini@thecalifornian.com.

Suscríbase para apoyar al periodismo local.