SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

McDougall St. Little Free Library espera llevar felicidad a los niños de Castroville

Angelaydet Rocha
El Sol de Salinas
Cornie Gugale creó la Neighborhood Free Library para brindar opciones de lectura a los niños durante el verano. 30 de julio de 2020.

A espaldas de la calle más concurrida de Castroville y del restaurante Giant Artichoke, se encuentra una colorida minibiblioteca rojo con blanco con un letrero en grandes en letras rojas que dice “Neighborhood Free Library” (Biblioteca vecinal gratuita).

La pequeña biblioteca está llena de libros para niños y jóvenes, disponibles para todos.

Cornie Gugale, de 73 años, ha vivido en Castroville por más de una década. Debido a que todas las escuelas y bibliotecas locales cerraron por la pandemia del coronavirus, Gugale dijo que quería aportar algo de positivismo y felicidad a los niños de su vecindario.  

En julio, abrió The McDougall Street Little Free Library.

“Todos pasan por aquí y tocan su claxon. Saben quién soy y yo los saludo. Estoy pasando un tiempo maravilloso”, dijo Gugale. “Me ha ayudado mentalmente y, a mi edad, necesitaba algo para seguir adelante. Saber que estoy ayudando y haciendo felices a los niños; es crear un círculo completo”.

Gugale, agente de bienes raíces jubilada, dijo que la inspiración de la biblioteca le vino durante una visita a su madre en Watsonville. En el vecindario de su madre había un lugar llamado Little Free Library.

Eso la intrigó.

La biblioteca gratuita incluye una canasta para dejar nuevos libros y un letrero de bienvenida para quienes pasan por ahí. 30 de julio de 2020.

Gugale se comunicó con una amiga bibliotecaria y comenzó a hacer su propia y extensa investigación que le llevó un mes, tras la cual descubrió a Little Free Library, una organización sin fines de lucro, de la cual ahora es miembro. 

Little Free Library ha facilitado el intercambio de millones de libros cada año, incrementando el acceso a los libros a lectores de todas las edades y antecedentes, de acuerdo con littlefreelibrary.org. 

El lema de la organización sin fines de lucro es Reading is Fundamental o RIF (Leer es fundamental), 34 % de los niños que ingresan al jardín de niños carecen de las habilidades básicas necesarias para aprender a leer, 65 % de los alumnos de 4° grado leen por debajo del grado que les corresponde, contribuyendo a que 8,000 estudiantes dejen sus estudios de preparatoria cada día y solo el 37 % de se gradúen de la preparatoria con una comprensión de lectura igual o superior a la norma. 

Con ayuda de familiares y amigos, Gugale estableció la McDougall Little Free Library en solo seis semanas. La primera semana de julio fue la preapertura de la biblioteca y los planes para su gran inauguración están en curso. 

A través de donaciones familiares y de la comunidad, Gugale ha podido administrar la biblioteca y adquirir libros. También se puso en contacto con negocios en línea y les pidió donaciones de libros. La participación comunitaria hizo de este “tesoro” una realidad, comentó. 

“Cuando vino el primer vecino, me emocioné mucho”, expresó. “No sabía qué hacer”.

La pequeña biblioteca de McDougall Street en Castroville.

Ubicada en las calles McDougall y Salinas, la Little Free Library está abierta de 10 a.m. a 6 p.m. y ofrece libros infantiles, libros para adolescentes y libros de bolsillo.

Gugale enseñó a sus “clientes” a separar los libros leídos de los demás y ella desinfecta todos los libros antes de recolocarlos en la biblioteca para mantener saludables y a salvo a los lectores.

McDougall St. Little Free Library se ha convertido en algo más que un intercambio de libros y sonrisas, agregó. 

“Tengo a tres pequeños clientes que vienen todos los días. El otro día, tuve que ir al dentista y no saqué los libros”, dijo. “Cuando me vieron, corrieron de inmediato”. 

Ella nos comentó que los niños le preguntaron si estaba bien y le ofrecieron ayudarle a sacar los libros si alguna vez se enfermaba o tenía alguna cita. 

Le hace feliz saber que puede tener un impacto positivo en los niños y es la razón principal por la que sigue haciéndolo cada día.

La biblioteca gratuita incluye una canasta para dejar nuevos libros y un letrero de bienvenida para quienes pasan por ahí. 30 de julio de 2020.

“La educación es poderosa. Cuando era joven, no tuve la oportunidad de ir a la escuela”, dijo. “En ese entonces, las jovencitas se casaban y tenían familia y eso era todo... si puedo ayudar a alguien, animarle a continuar, para mí eso vale mucho”.