SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

El condado de Monterey se suma a una demanda contra el presidente Trump

Angelica Cabral
El Sol de Salinas

El condado de Monterey se sumó a una creciente lista de agencias gubernamentales que demandan al presidente Donald Trump por tratar de dejar a los inmigrantes indocumentados fuera de la distribución de beneficios del Congreso.

Aunque el censo 2020 busca incluir a todas las personas que viven en los Estados Unidos, incluidas aquellas sin papeles o que no son ciudadanos, de quienes Trump dijo que no deberían de ser contadas para determinar los escaños de la Cámara Baja. 

“Con fines de redistribución de los representantes tras el censo 2020, la política de los Estados Unidos es excluir de la base de distribución a los extranjeros que no tengan un estatus migratorio legal según la Ley de Inmigración y Nacionalidad”, escribió Trump en un memorándum el 21 de julio. 

Es un tema mucho más complejo que solo los escaños en el Congreso, de acuerdo con los funcionarios del condado de Monterey.

Una niña sostiene un letrero del censo 2020 del condado de Monterey mientras se dirige a su vehículo el sábado 2 de mayo de 2020.

El supervisor del Distrito 3, Chris López, dijo que el censo afecta la capacidad que tiene el condado de Monterey de proporcionar programas a su comunidad.

El condado también presenta una de las tasas más altas de indocumentados en el país, de acuerdo con el último censo. Actualmente, el Sr. López se mantiene atento a cualquier actualización del caso. 

“Todos los que viven en el condado de Monterey, sin importar su estatus, son contribuyentes”, dijo. “Observemos por todo el condado y realmente somos los que estamos alimentando al mundo en este momento, en medio de una pandemia. Somos quienes ponemos los alimentos en la mesa de todos”. 

Quienes se oponen al memorándum de Trump de julio consideran que al no incluir a todos se sesgaría la división de los distritos electorales y se perjudicaría la capacidad de los gobiernos estatales y locales de reestructurarse con base en el conteo del censo, y se reducirían los fondos federales que reciben.

El sitio web del censo respalda estas afirmaciones.

“Durante la próxima década, los legisladores, empresarios y muchas otras personas usarán los datos del censo 2020 para tomar decisiones cruciales”, se indica en el sitio web del censo. “Los resultados mostrarán dónde se necesitan nuevas escuelas, nuevas clínicas, nuevos caminos y más servicios comunitarios para las familias, los adultos mayores y los niños”.

Una decisión de la Oficina de Censos de agregar errores a los resultados mostrados del próximo censo 2020, una medida que los funcionarios del censo dicen que es necesaria para proteger la privacidad, podría propiciar que esos datos fueran menos útiles.

Esto surge después de un intento inicial de la administración Trump de incluir en el censo una pregunta sobre la ciudadanía. A pesar de los esfuerzos de la administración, en 2019, jueces federales bloquearon permanentemente la posibilidad de incluirla.