SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Para algunos adolescentes de California, el cierre de las escuelas significó ir a trabajar en los campos

Elizabeth Aguilera
CalMatters
Tomada en Junio de 2020

Las hermanas María y Jennifer Salvador inician sus días antes de la salida del sol. Las adolescentes del sur de California se presentan a trabajar en una granja de fresas de Oxnard con un objetivo: cosechar tantas fresas de color rojo brillante como puedan.

Cada caja de 20 libras de fresas sin tallo que recolecten les da 3 dólares.

Por las tardes, cuando todavía asistían a la escuela, aunque a distancia, y después de hacer las tareas de casa, María y Jennifer se dedicaban a sus tareas escolares. Las dos dependían principalmente del teléfono celular de su padre porque el hot spot del distrito escolar no funcionaba en su vecindario de Oxnard. 

“Me ha ido mal”, dijo Jennifer, de 16 años, sobre el aprendizaje a distancia. “No es lo mismo porque es difícil saber cómo hacer el trabajo que envían los maestros. No puedes hacer preguntas. Es como estar completamente sola”.

Al igual que muchos estudiantes de las comunidades agrícolas de California, la vida personal y educativa de las hermanas Salvador se ha visto alterada por la pandemia del coronavirus. Cuando la crisis sanitaria interrumpió la educación en todo el estado, con el cierre de las escuelas en marzo y el desplazamiento del aprendizaje a través de internet, muchos de estos estudiantes fueron a trabajar en los vastos campos verdes que alimentan a gran parte del país. Jennifer y su hermana de 19 años, por ejemplo, se perdieron las reuniones digitales en vivo con sus profesores y las reuniones de pequeños grupos que se celebraron mientras estaban inclinadas sobre plantas de fresa, buscando las bayas más maduras.

Esto plantea un desafío para las escuelas de California cuyos estudiantes migrantes se quedaron atrás esta primavera. A medida que se acerca el otoño, los administradores y los maestros se esfuerzan por averiguar cómo se verá la enseñanza en medio de la pandemia en curso, y cómo ayudar a estos estudiantes a volver a clases y ponerse al día. A los que abogan por ello les preocupa que algunos estudiantes puedan decidir seguir trabajando en lugar de volver a la escuela si sienten que han perdido su nivel educativo.

En Oxnard, donde María y Jennifer son estudiantes, los funcionarios del distrito escolar sabían que los campos llamarían la atención de los estudiantes cuyas familias ya vivían al borde del abismo económico.

“Definitivamente vimos esto como un resultado del cierre de las escuelas”, señaló Tom McCoy, asistente del superintendente de servicios educativos en el Distrito Escolar de Oxnard Union High School. “Estamos trabajando para asegurarnos de que tengan la oportunidad de recuperar esas clases y ayudarlos a hacerlo una vez que nos organicemos de nuevo. Se trata de ser lo más flexible posible para mantener a los niños conectados con su escolaridad.”

McCoy explicó que un comité está estudiando las opciones, incluyendo la viabilidad de la enseñanza para los estudiantes que necesiten trabajar. El distrito está planeando extender el horario de oficina, y requerir que las reuniones digitales sean grabadas para ser vistas más tarde. El cambio a un sistema de trimestres también está sobre la mesa, dijo. Los trimestres permiten a los estudiantes tomar más clases en general, pero se centran en tres o cuatro clases cada trimestre en lugar de seis o siete a lo largo de un semestre.

Tomada el 25 de Abril de 2020

También se podrían ofrecer clases los fines de semana y por la noche, dijo McCoy.

Hasta ahora, las pautas emitidas por el Estado para el regreso a las escuelas se centran sobre todo en la seguridad en caso de pandemia ‒por ejemplo, el distanciamiento social y la toma de temperatura‒ en lugar de ofrecer recomendaciones sobre cómo apoyar a los estudiantes que se han rezagado. La guía del Departamento de Educación del estado esboza tres posibles modelos para el regreso de los estudiantes que incluyen la educación a distancia, la instrucción en pequeños grupos dentro de la clase y un híbrido de ambos.

A los defensores les preocupa que los modelos virtuales o híbridos puedan mantener a los estudiantes en los campos y afectar su educación a largo plazo.

Tomada el cinco de Mayo de 2020.

Las estadísticas sobre cuántos estudiantes trabajaron en los campos debido a los cierres de escuelas relacionados con la pandemia son inexistentes. 

Las regulaciones federales permiten que niños de tan sólo 12 años trabajen en la agricultura mientras la escuela no esté en sesión. Aquellos que tienen al menos 16 años y no están matriculados en la escuela pueden trabajar en cualquier momento.

Un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los EE. UU., publicado en 2018, reveló que en 2016 había casi medio millón de jóvenes menores de 18 años en los EE. UU. trabajando en la agricultura, incluso en sus propias granjas familiares. En California se encuentra la mayor parte de los menores que trabajan como peones agrícolas contratados.

La preocupación por los niños que trabajan en la agricultura durante el horario escolar forma parte de una problemática más amplia. Durante decenios se han hecho esfuerzos por elevar el límite de edad debido a los peligros de los plaguicidas, el trabajo agotador y el equipo peligroso que ha mutilado o matado a los niños.

“La ley dice que los estudiantes no pueden trabajar durante el horario escolar, pero en este momento no hay horarios, por lo que muchos de ellos están trabajando”, indicó Kendra Moesle de la Asociación de Programas de Oportunidades para Trabajadores Agrícolas y la Campaña Niños en el Campo. “Realmente va a impactar en la educación porque no están enfocados en el trabajo escolar y, en segundo lugar, está el peligro físico”.

El dilema se presenta en las comunidades agrícolas desde el condado Imperial, en la frontera sur, hasta Monterey, en la costa central, y el condado de Butte, en el norte de California.

Los estudiantes fueron a trabajar porque sus padres perdieron o redujeron sus trabajos o porque los padres se enfermaron, dijo Yvette Irving, superintendente del Distrito Escolar Unificado de Gonzales, en el Valle de Salinas.

“Nuestros estudiantes migrantes no se quedan de brazos cruzados en el verano”, dijo. “Así que esto sólo aceleró las cosas y no les permitió terminar el semestre de su programa de secundaria”.

Irving dijo que la prioridad de su distrito es que los estudiantes vuelvan a la enseñanza presencial, pero que proporcionará enseñanza a distancia para aquellos que la necesiten.

Adquirido el 2 de Mayo de 2020

“Nos preocupa que vuelvan a estar en un ambiente de aula tradicional con una interacción diaria entre profesor y estudiante y asegurarnos de que tienen todos los prerrequisitos necesarios para ir a la universidad o a un aspecto diferente de la fuerza laboral”, dijo Irving.

El Distrito Escolar Unificado de Gonzales está en el condado de Monterey, donde un programa financiado por el gobierno federal para estudiantes migrantes se puso en marcha este año para acercarse a los estudiantes migrantes cuando comenzó el aprendizaje a distancia, explicó Summer Prather-Smith, director principal de la Oficina del Programa de Educación Migrante.

El condado de Monterey es el hogar de la mayor parte de los estudiantes migrantes inscritos en el programa en California, con más de 11,000 jóvenes de 3 a 21 años. Pero el programa sólo apoya a los estudiantes cuyas familias se mudan para trabajar cada tres años. Muchos de los adolescentes también trabajan.

Desde marzo, los consejeros y los trabajadores de servicios sociales se reúnen con los estudiantes, establecen planes de aprendizaje y proporcionan apoyo por la noche. El programa dio a todos los estudiantes acceso a un programa de tutoría en línea y contrató profesores adicionales para enseñar matemáticas por las noches. Hacia el final, como la mayoría de los estudiantes, los chicos abandonaron el programa, pero la ayuda continuará durante el verano y el nuevo año escolar, dijo Prather-Smith. 

Agregó que está aún más enfocada en cómo atraer a los estudiantes de regreso a la escuela y quiere que el distrito ofrezca espacios tranquilos para que los estudiantes los usen para el aprendizaje a distancia, muy parecido a un salón de estudio tradicional con distanciamiento social.

“Cuanto más tiempo estén desconectados de la escuela, más difícil será pedirles que vuelvan”, dijo. “Tenemos que ser más atractivos que el dinero que van a ganar”.

Como desafío adicional, un número cada vez mayor de trabajadores agrícolas de California provienen de comunidades indígenas, principalmente de México, que hablan dialectos como el mixteco. Esto puede hacer más difícil que las familias se comprometan con las escuelas, dijo Arcenio López, director ejecutivo del Proyecto de Organización Comunitaria Mixteco/Indígena, una organización fundada para ayudar a los trabajadores agrícolas indígenas.

“Nuestros estudiantes creen que no podrán llegar a la universidad o al colegio y estamos notando toda una gama de emociones, estrés y problemas de salud mental”, explicó López. “Están muy estresados”.

Carla Díaz, de 16 años, es de una de estas familias.

Para ella, las clases iniciaban una vez que regresaba a casa de los huertos de frambuesas en Oxnard donde trabajó junto a su madre.

Un par de clases programaron reuniones virtuales después de las 5 p.m. pero la mayoría de las veces se comunicaba sólo por correo electrónico ‒una tarea agotadora, ya que el mixteco es su primer idioma, el español el segundo y está aprendiendo inglés. Pero lo hizo, cuidando de su promedio de A.

“Echo de menos a mis profesores, echo de menos las consultas extra”, dijo Carla, que es la quinta de 10 niños.

Sus padres tienen poca educación, dijo, y aunque quieren que tenga éxito, no pueden ayudarla con la educación en casa.

“Mi madre dice que tengo que trabajar para un futuro mejor, porque no quiere que suframos como ellos”, explicó Carla. “No fueron a la escuela y por eso trabajan en el campo”.

Carla y las hermanas son miembros de un grupo juvenil llamado Tequio, centrado en llevar a los niños del campo a la universidad y dirigido por el Proyecto de Organización de la Comunidad Mixteca/Indígena.

Las hermanas Salvador prometen volver a la escuela, pero por ahora son las únicas que ganan dinero para su familia de nueve miembros.  Su madre tuvo un bebé hace unas semanas y su padre las está cuidando.

Con el rostro cubierto, y sólo con los ojos por encima de un pañuelo y por debajo de una gorra de béisbol, se concentran únicamente en las fresas, y con sus manos se lanzan a las plantas para cortar las bayas con tubos metálicos afilados envueltos alrededor de sus pulgares.

La hermana mayor, María, puede entregar 50, 20 libras de fresas al día; Jennifer apunta a 30.

“No he aprendido nada durante este tiempo, es muy triste”, dijo María Salvador, quien se graduó de la Escuela Secundaria de Hueneme el 12 de junio. “Es muy duro trabajar en el campo. Quiero un futuro mejor”.

Espera inscribirse en la Universidad de Oxnard en otoño.

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

Tomada el 20 de Mayo de 2020.