LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Cuando el coronavirus empezó a propagarse en California, funcionarios de salud pública exhortaron a las personas contagiadas a aislarse en sus hogares durante dos semanas. Pero muchas familias de California simplemente no pueden hacer eso.

Obligados por el alto costo que tiene la vida, los padres comparten dormitorios con sus hijo, los primos duermen en los sillones, los abuelos convierten las salas en dormitorios y los trabajadores agrícolas duermen en literas estilo cuartel militar.

Decidimos investigar de qué modo la situación de hacinamiento podría estar agravando el costo que tiene la pandemia en las comunidades de California severamente afectadas.

En la ciudad de Nueva York, un análisis realizado en abril por el epidemiólogo de la Universidad de Nueva York, Justin Feldman, mostró correlaciones entre el saldo de personas contagiadas que deja COVID-19 y los códigos postales sobrepoblados. Los vecindarios con mayor cantidad de viviendas en situación de hacinamiento, agrupados en el Bronx y en Queens, tuvieron más visitas al departamento de urgencias por enfermedades tipo influenza comparados con los cuatro años anteriores, al igual que los vecindarios con más inmigrantes, menos gente blanca y mayor pobreza.

La pobreza y el hacinamiento convergen en los mismos vecindarios. Es una dolorosa reflexión de cómo una larga historia de políticas discriminatorias ha segregado a los vecindarios de todo el país.

Para replicar el análisis de Feldman en los vecindarios de California, solicitamos el número de casos positivos en cada código postal para 14 condados de California con el conteo más alto de casos a finales de mayo. Finalmente, analizamos datos de diez condados que nos dieron información o que la publicaron en sus sitios web: Los Ángeles , Riverside, San Diego, Orange, Alameda, Santa Clara, San Francisco, Kern, Tulare y Sacramento. Los condados de San Mateo, Santa Bárbara, San Bernardino, y Contra Costa no tuvieron información disponible.

Para nueve de los condados, los datos representan los casos positivos del 25 de mayo, 26 de mayo o 27 de mayo. Los datos del condado de Tulare llegaron del 19 de mayo. (El condado de Los Ángeles tiene una lista de los casos por cada área estadística a lo largo del condado, en vez de hacerlo por código postal).

Para comparar la cantidad de casos de coronavirus entre los vecindarios, calculamos los casos por cada 1,000 residentes en cada uno. En vecindarios muy pequeños, solo un puñado de casos, digamos cuatro casos en un asilo de ancianos de un código postal con solo 1,500 residentes, puede lucir como una epidemia extrema. Así que nuestro análisis excluye a los vecindarios que tienen menos de 2,500 residentes y tuvieron menos de cinco casos de COVID-19. (Nótese que el condado de Orange ya había excluido todos los códigos postales con menos de cinco casos, sin importar el tamaño de la población, como el condado de Alameda para todos los códigos postales con menos de diez casos, y Tulare para todos los códigos postales con menos de 11 casos).

Lo Bénichou, reportera de visualización de datos de CalMatters elaboró un mapa del índice de sobrepoblación y de los casos de COVID-19 en las principales ciudades de los condados de Alameda, San Diego y Los Ángeles . Para que los mapas se leyeran más fácilmente, se excluyó a los vecindarios con cero casos, además de las áreas no incorporadas y pequeños pueblos remotos, los cuales suelen tener un conteo muy bajo de casos.

También empatamos los datos del coronavirus a nivel vecindario con datos demográficos recopilados por la Oficina de Censos de los Estados Unidos en la Encuesta de Comunidades Estadounidenses anual. Utilizamos datos promedio de los cinco años entre 2014 y 2018, lo cual proporciona estimaciones más confiables para los vecindarios con menores poblaciones. (Nótese que no analizamos datos de casos de las partes no incorporadas del condado de Los Ángeles , porque esas áreas no correspondían a los límites geográficos para datos del censo).

Utilizamos una definición comúnmente aceptada de sobrepoblación o hacinamiento: viviendas con más personas que habitaciones de cualquier tipo, excepto los baños.

Los resultados fueron sorprendentes cuando CalMatters comparó el 20 % de los vecindarios con la tasa más alta de casos de COVID-19 con el 20 % de los vecindarios con la tasa más baja:

  • Los vecindarios más afectados tuvieron tres veces la tasa de sobrepoblación que los vecindarios que en su mayoría han escapado de la devastación causada por el virus.
  • Esos vecindarios también tuvieron el doble en la tasa de pobreza.
  • En los vecindarios menos afectados, alrededor de la mitad de los residentes son blancos, mientras que, en los vecindarios más afectados por el virus, 82 % de los residentes son personas de color.

También quisimos entender quiénes habitan las viviendas sobrepobladas (en situación de hacinamiento) en California. Usando una definición de “trabajadores esenciales” desarrollada por el Instituto de Políticas Públicas de California, Matt Levin, reportero de vivienda e información, tomó los datos de 2013 a 2017 de la Encuesta de Comunidades Estadounidenses a través de IPUMS USA, Universidad de Minnesota. A continuación, sus descubrimientos:

  • Alrededor de uno de cada seis californianos (6.3 millones de personas) ocupa casas o departamentos en situación de hacinamiento, lo que dificulta aislarse de los demás.
  • Más o menos dos tercios de los californianos que habitan viviendas en situación de hacinamiento son trabajadores esenciales o viven con al menos un trabajador esencial.
  • De ellos, un 75 % vive en la pobreza, 92 % son personas de color y 12 % carece de seguro médico.

Este artículo forma parte del proyecto California Divide, una colaboración entre salas de redacción que analiza la inequidad de ingresos y la sobrevivencia económica en California.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/noticias/2020/06/24/california-relacion-covid-19-y-familias-de-bajo-recursos/3248349001/