CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Conforme continúa la crisis del coronavirus, los hospitales locales se esfuerzan por adaptarse en tiempo real. 

Sin embargo, los funcionarios dicen que no está claro cómo serán los protocolos y la atención en los hospitales a mediano y largo plazo. Las repercusiones que tendrá el COVID-19 en el sistema muestran un futuro tan sombrío como el virus mismo. 

Los administradores de los hospitales del condado de Monterey dicen que el virus ha impulsado cambios enormes que muy probablemente serán endémicos en el sector de la atención médica, como la telemedicina. 

Tienen la esperanza de que con ello desaparezca esta nueva tendencia a posponer o evitar los tratamientos de emergencia. 

En los hospitales Natividad, Mee Memorial y el Hospital Comunitario de la Península de Monterey (CHOMP), la circulación de personas ha disminuido, con frecuencia en casi 50%. 

“Es una tendencia peligrosa y hasta mortal. Están llegando menos personas y cuando por fin vienen, están mucho más enfermas”, dijo la Dra. Misty Navarro, médico de sala de emergencias del Sistema de Salud de Salinas Valley Memorial (SVMH). “Nadie debería de evitar acudir a la sala de emergencias por miedo a quedar expuesto al virus”.

También existen otras tendencias preocupantes que están afectando a los hospitales del condado de Monterey: Los cuatro han tenido que implementar cambios para lidiar con las repercusiones económicas de el COVID-19, de las cuales no se ha salvado el sector de la atención médica. 

El Mee Memorial despidió a 55 empleados, y si hubiera dejado de realizar cirugías electivas como los otros tres hospitales del condado, habría tenido que cerrar, dijo el Dr. Robert Valladares, director médico. 

La “crisis de salud pública tras el COVID-19”

Valladares teme que, en vista de que las personas están retrasando no solo la atención de emergencia, sino también sus consultas regulares durante el COVID-19, surgirá una segunda emergencia. 

“Me parece que habrá una crisis de salud pública después de el COVID-19”, dijo Valladares. 

Aunque las consultas han disminuido, las agravadas afecciones de los pacientes implican que aquellos que sí acuden a la sala de emergencias acaban siendo hospitalizados.

“La gente ha estado posponiendo la atención de su salud”, dijo el Dr. Steven Packer, presidente y director general del CHOMP. “No estoy hablando solo de hipertensión y diabetes. Estoy hablando de personas que están ignorando un dolor de pecho o síntomas neurológicos”.

Lo irónico es que la posibilidad de sufrir complicaciones por posponer la atención médica, incluyendo la muerte, es astronómicamente más alta que la posibilidad de contagiarse del coronavirus en los hospitales, donde se aísla a los pacientes, se siguen estrictas normas sanitarias y se cuenta con el suministro de equipos de protección personal, dicen los funcionarios. 

Las consultas disminuyeron en 50% en el CHOMP, el Natividad y el SVMH. El final de la temporada de gripe no explica esa disminución tan grande.

Desde entonces, el hospital Natividad ha observado un repunte en las consultas, de un promedio de 60 o 70 en marzo hasta 90 a 100 la semana pasada durante la primera quincena de mayo.

Pero eso sigue estando por debajo del promedio de 120 consultas diarias este año y el promedio de 145 consultas diarias en 2019, dijo el Dr. Gary Gray, director general de Natividad. 

El SVMH ha observado que el flujo de personas en sus instalaciones ha disminuido entre 40 y 50%, aunque ahora la disminución es solo del 30%, fuera de su sala de emergencias, dijo el Dr. Allen Radner, director médico de la organización. No obstante, también se ha visto un ligero repunte recientemente, dijo Radner.

El Mee Memorial también ha observado una disminución en sus otras operaciones, dijo el Valladares. 

Le preocupa que los pacientes no se estén midiendo la presión arterial y no estén controlando su diabetes, lo cual puede ocasionar un daño permanente, dijo. Los niños tampoco pueden ir al dentista debido al decreto de permanecer en casa, lo cual también retrasa su tratamiento. 

Eso significa que las complicaciones ocasionarán un conjunto de problemas de salud no relacionados con el coronavirus debido a la renuencia a ir a un hospital, comentó.

Hospitales se tambalean debido a los impactos económicos

Una de las principales medidas que adoptaron todos los hospitales, excepto el Mee Memorial, fue suspender las cirugías electivas. 

Se incluyen una gama de cirugías que van de las puramente cosméticas hasta operaciones “que no son urgentes, pero que es necesario realizar”, dijo el Dr. Gary Gray. 

El Natividad, el CHOMP y el SVMH están volviendo a realizar este tipo de cirugías. 

Packer calcula que el CHOMP volverá a tener el 80 por ciento de sus ingresos base una vez que las cirugías electivas vuelvan a realizarse con regularidad, lo que se espera ocurra esta semana.

No obstante, el Mee Memorial nunca dejó de realizar cirugías electivas. 

“Si hubiéramos dejado de realizar cirugías electivas, nos hubiéramos quedado sin dinero durante el verano”, dijo Valladares. “Hacemos cirugías electivas en una escala mucho menor; no estamos realizando cirugías ortopédicas deportivas. Son más bien procedimientos relacionados con el manejo del dolor y administrar inyecciones epidurales”. 

Los impactos de el COVID-19 están presionando las finanzas de los hospitales. El Mee Memorial redujo su personal a 300 empleados, dijo Valladares. 

Al mismo tiempo, la Unión Nacional de Enfermería (NNU) emitió una declaración que describía los despidos en cualquier hospital como una imprudencia. 

“Los despidos y suspensiones son ejemplos del afán de lucro que hay en nuestra industria de la atención médica y su renuencia a invertir recursos para crear medidas que no beneficien inmediatamente sus finanzas”, dijo la NNU. “Ya hemos visto que estas motivaciones fracasan al no surtirnos adecuadamente con equipos de protección personal, en favor de las prácticas de gestión de inventarios llamadas “justo a tiempo” que son las que utiliza la industria de fabricación de autos”.

No obstante, el Mee Memorial enfrentaba el cierre de sus instalaciones en el verano, y no obtuvo suficientes fondos de estímulo de la Ley CARES, dijo Valladares.

Esto se debe a que esos fondos de estímulo se basaron en informes de costos de Medicare, de acuerdo con el sitio web del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos. 

“De hecho, tenemos una población muy joven, predominantemente latina”, dijo Valladares. “Muchos trabajan en la industria agrícola”, explicó. 

El Mee Memorial también recibió menos fondos de los que se le prometieron, dijo. El estado dijo que estaba enfocando sus cada vez menores recursos en la temporada de incendios, comentó. 

El CHOMP, el Natividad y el SVMH no han tenido despidos masivos, optando por reducir las horas cuando las salas de emergencias están menos ocupadas y reasignando personal de operaciones inactivas.

Telemedicina, carpas: ¿Una nueva normalidad?

Los hospitales son optimistas en relación con otras tendencias. 

Los administradores de los cuatro hospitales están de acuerdo en que el COVID-19 ha impulsado la adopción anteriormente lenta de las consultas médicas a través de teléfono o videochat. 

“La necesidad de la telemedicina se ha incrementado muchísimo”, dijo Valladares. 

La fundación Montage, propietaria del CHOMP, solo está llevando a cabo el 25 % de sus citas para consultas de no emergencia, dijo Packer. El resto son de telemedicina, como revisiones postoperatorias sobre la medicación. 

“A muchos pacientes les agradan, a muchos médicos también. (Los pacientes) no tienen que conducir, no se tienen que estacionar, no tienen que exponerse a nadie más”, dijo Packer. “... Ciertamente eso va a ser algo diferente”. 

Anteriormente no se bonificaba la telemedicina al mismo nivel que las consultas en persona, dijo Valladares. Y no se adoptó ampliamente hasta que, durante la pandemia, el Centro de Servicios Medicare/Medicaid incrementó los pagos.

Los hospitales también se han acercado a la tecnología como un recurso provisional para las consultas, las cuales han sido canceladas en su mayoría, dijo Packer.

“Pasamos años y años acogiendo a toda esta familia como unidad de cuidados. Hemos pasado a usar iPads para permitir que los familiares hagan visitas de forma remota”, dijo. “En qué momento se estabilizará eso, me parece que aún está por determinarse”.

El Dr. Radner del SVMH dijo que los hospitales podrían conservar las carpas de triaje, las cuales ofrecen áreas separadas para filtrar las consultas normales de hospital frente a los posibles casos de coronavirus. 

“Tenerlas como un lugar para filtrar a las personas que tienen otras enfermedades infecciosas podría ser beneficioso. Todos se sienten cómodos con eso, la gente se siente más segura”, dijo. “Necesitaremos que Cal OSHA dé su visto bueno, pero puedo verlo como algo que muchas instituciones continuarán haciendo tras el COVID-19”. 

Además, los protocolos futuros en los asilos de ancianos dependerán mucho del estado, dijo Packer. 

Independientemente de eso, nadie debería dejar de ir a una sala de emergencias; la rigurosa limpieza en los hospitales, el nivel de conocimientos de los trabajadores de salud y las prácticas sanitarias hacen que sea uno de los lugares más seguros para quienes están enfermos o sufren de alguna afección o dolencia.

CLOSE

Hay en EEUU centenares de casos, concentrados casi siempre en los barrios más humildes, que están sufriendo de forma desproporcionada el drama de la actual pandemia. La Voz

“Si evita acudir a un servicio de emergencias del hospital, su probabilidad de morir si tiene un infarto en casa estando solo es mayor que la de contagiarse del coronavirus”, dijo Radner.

Joe Szydlowski es un periodista multimedia de The Californian que escribe acerca del gobierno, crimen y canabis. Te puedes comunicar con el por medio de Twitter al @JoeSzyd_Salinas o al 235-2360. Apoye el periodismo de The Californian: https://bit.ly/2Qo298J

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/noticias/2020/05/28/covid-19-cambiara-de-forma-permanente-la-atencion-medica-en-california/5264797002/