SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Orden de quedarse en casa por COVID-19 no cubre a trabajadores agrícolas; defensores temen por su salud

Kate Cimini
Salinas Californian

Los trabajadores agrícolas realizan un servicio esencial y serán exentos del mandato de permanecer en casa declarado el pasado martes, pero sus defensores temen que las medidas de protección establecidas no sean lo suficientemente enérgicas para protegerlos durante la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, los productores agrícolas y sus representantes dicen que esos miedos son desproporcionados. 

Funcionarios de salud del condado de Monterey anunciaron que se unirán a los condados vecinos y ordenarán a los residentes que se queden en sus casas, y salgan solamente para comprar alimentos, suministros médicos, hacer ejercicio o pasear a sus mascotas, siempre y cuando no se reúnan en grupos y se mantengan a seis pies de distancia de los demás.

Esto se dio tras el anuncio de que existen dos casos confirmados de COVID-19, el nuevo coronavirus, en el condado de Monterey.

“Sin estos trabajadores agrícolas, los alimentos y los cultivos no se cosecharían y los productos no llegarían a los supermercados”, dijo Luis Alejo, supervisor del condado de Monterey. “Espero que los estadounidenses se den cuenta de lo importante que son estos trabajadores agrícolas durante estos difíciles tiempos”.

Grupos de la industria agrícola y funcionarios agrícolas del condado de Monterey aseguran que la industria agrícola ya estaba tomando muchas precauciones para mantener los alimentos limpios y a los trabajadores saludables, aún antes de que el coronavirus se expandiera por el mundo.

Más de 193,000 casos del nuevo coronavirus han sido confirmados, y más de 7,000 fallecimientos se han relacionado con el brote.

La ordenanza emitida en el condado de Monterey es similar a las emitidas el martes por seis condados del Área de la Bahía de San Francisco, limitado la actividad, los viajes y la función empresarial a las necesidades más esenciales.

No afecta a los servicios esenciales del gobierno, como los servicios para proteger la salud, la seguridad y el bienestar de las comunidades, indicó la ordenanza. También contempla a nuestra comunidad agrícola y a los trabajadores del campo, quienes hacen que siga habiendo alimentos en los supermercados y en nuestras mesas, y proporcionan otros productos para consumo personal.

“La agricultura, la ganadería y la avicultura, negocios que proporcionan alimentos, están exentos de la ordenanza”, estipularon funcionarios del condado en un comunicado de prensa el martes. “Aquellas personas cuyo trabajo incluye la producción de alimentos, como siembra, cosecha, procesamiento, empacado y transporte, pueden ir a trabajar, pero dentro de lo posible, deben cumplir con las prácticas de distanciamiento social”.

Un trabajador en el campo

Si bien los trabajadores agrícolas no resultan directamente afectados por la ordenanza de permanecer en casa, los negocios e industrias relacionados con la agricultura podrían estarlo, dijo Henry González, comisionado de agricultura del condado de Monterey. 

Los restaurantes que han cerrado durante el periodo de la ordenanza no estarán adquiriendo alimentos, dijo. Otros negocios podrían estar esperando la orientación del condado respecto a si la exención aplica o no a ellos, comentó. 

Lee esto:Oficiales 'indudablemente salvaron vidas' durante tiroteo en Gilroy, fiscalía declara

Lee esto:Departamento de Policía de Salinas gastó $2M en un sistema de registros que no existe

Lee esto:Dueños de The Beerded Bean rescatan mercado de antigüedades en centro de Salinas

Su oficina permanece abierta, pero ya ha cancelado reuniones grandes y ha atrasado parte del trabajo, aunque las inspecciones siguen realizándose. 

“Llevamos a cabo una actividad crucial con respecto a la agricultura, e inspeccionamos los embarques para certificarlos, para que puedan ser enviados a cualquier parte del país y del mundo”, explicó.

A la Fundación de Trabajadores Agrícolas Unidos (United Farm Workers Foundation o UFW) le preocupa que los trabajadores del campo sean más vulnerables porque no se pueden aislar de los demás debido a su trabajo y porque tienen antecedentes de discriminación. 

“En todos los Estados Unidos estamos viendo que las compañías exhortan a sus empleados a trabajar desde casa, pero desafortunadamente los trabajadores agrícolas que cosechan nuestra comida no tienen esa opción”, dijo Leydy Rangel, especialista en comunicaciones de la Fundación UFW. “Existe una larga historia de trabajadores agrícolas que son excluidos de sus derechos básicos”.

Trabajadores agrícolas nacionales recolectan y empacan coliflor en Salinas. 14 de octubre de 2019.

La Sra. Rangel hizo referencia a la Ley de Normas Laborales Justas aprobada en 1932, la cual excluía a los trabajadores domésticos y agrícolas quienes, dijo la Sra. Rangel, en ese entonces eran en su mayoría afroamericanos. Hoy en día, la mayoría de los trabajadores agrícolas son hispanos o latinos, y esa exclusión sigue en pie actualmente, dijo.

“Es definitivamente preocupante para la Fundación UFW que mientras la mayoría de los consumidores necesitan alimentos, es cierto, no estamos prestando atención a los trabajadores que están haciendo eso posible para nosotros los consumidores”, dijo la Sra. Rangel. “La Fundación UFW realizó una encuesta en su página de Facebook, en la que preguntó (a sus seguidores): “¿Su empleador le ha proporcionado alguna información acerca del virus?” Más del 90 % (de quienes contestaron) dijeron que no habían recibido ninguna información acerca de cómo tomar medidas preventivas contra el virus en el lugar de trabajo”.

Sin embargo, la Asociación de Productores-Transportistas del Centro de California (The Grower-Shipper Association of Central California) dijo en un comunicado de prensa que los agricultores están tomando medidas adicionales, que incluyen “revisar y aumentar los procedimientos de saneamiento en todas las instalaciones agrícolas”. 

Las granjas y plantas de procesamiento contaban desde antes con normas estrictas acerca del lavado de manos, incluso en los campos, y de desinfección, ambas medidas importantes para detener la propagación del virus, dijo Henry González, comisionado de agricultura del condado de Monterey. 

El distanciamiento social, en el cual las personas mantienen al menos seis pies de distancia entre ellas, tampoco es algo difícil de cumplir en los campos, comentó. 

“Generalmente, los trabajadores no trabajan en grupo. Sí trabajan en equipo, por ejemplo, cosechando fresas”, dijo. “Pero incluso así pueden mantener el distanciamiento social”.

Juan Manuel Virgin, a la izquierda, y Daniel López Avilez, al centro, parten en una camioneta tipo pickup. El Sr. Virgin y el Sr. López Avilez hablaron con nosotros sobre las dificultades que enfrentan al tratar de encontrar protección respiratoria. 04 de marzo de 2020.

La Asociación de Productores-Transportistas dijo también que California cuenta ya con leyes estrictas vigentes para los trabajadores agrícolas, como “licencia por enfermedad remunerada para trabajadores agrícolas, así como prestaciones de atención médica para la mayoría de los empleados agrícolas”, y la capacitación se está “revisando y actualizando” para ellos.  

Aunque los trabajadores agrícolas pueden devengar el pago de licencia por enfermedad después de 90 días de empleo, la Fundación UFW está haciendo un llamado para que el estado extienda el requisito de compensación por enfermedad a 40 horas o más, y elimine los topes para la compensación por enfermedad recurrente, además de exentar el periodo de espera de 90 días para que los trabajadores nuevos acumulen el pago de subsidio por enfermedad.

En D'Arrigo Brothers, la compañía a la cual pertenece la marca Andy Boy, se les está diciendo a los trabajadores que se queden en casa durante 14 días después de regresar de viaje, y que no se presenten a trabajar si tienen algún síntoma de enfermedad. 

“Deben estar libres de síntomas antes de regresar", dijo John D'Arrigo, presidente, director ejecutivo y presidente de la junta directiva de D’Arrigo Brothers.

“Estamos haciendo lo que podemos para estar preparados para este asunto del coronavirus”, dijo el Sr. D'Arrigo. “Estamos limpiando todo y todos están haciendo lo posible por hacer de este un ambiente lo más seguro posible”.

D'Arrigo Brothers tiene un contrato colectivo de trabajo con United Farm Workers, el cual incluye una política de licencia por enfermedad, dijo el Sr. D'Arrigo. No dio más detalles.

La Sra. Rangel también dijo que los productores agrícolas deberían dejar de pedir justificantes médicos y colocar a los trabajadores en licencia remunerada durante su convalecencia si resultan infectados por el coronavirus. 

La Fundación UFW “exhorta a los empleados a considerar tomar las medidas necesarias que son importantes para la salud de todos nosotros”, dijo la Sra. Rangel.

Otra preocupación para la industria agrícola es el proceso de visas, dijo en un comunicado de prensa el representante Jimmy Panetta, de Carmel Valley. 

Comentó que el Departamento de Estado de los Estados Unidos suspendió el procesamiento de visas de no inmigrante el martes, incluyendo a las visas agrícolas H-2A, señalando al brote del coronavirus como la razón. 

El sector agrícola depende de unos 250,000 trabajadores con visa H-2A cada año para los trabajos de temporada, por lo que perderlos “representa un grave e importante obstáculo para garantizar la seguridad alimentaria de nuestra nación en estos tiempos difíciles”, dijo el representante Panetta. 

Hizo un llamado al departamento de estado a reanudar el procesamiento de las visas para los trabajadores H-2A que regresan y son elegibles para la exención de la entrevista presencial para la visa, a ampliar esas exenciones a los trabajadores que regresan y que han sido entrevistados en los últimos dos o tres años y a permitir que nuevos trabajadores con visa inelegibles para la exención soliciten una entrevista para la visa con arreglo a la excepción de viaje de emergencia durante esta crisis por el coronavirus. 

La industria agrícola es enorme en el condado de Monterey.

Generó $4,250 millones directamente para el condado en 2018, el año más reciente para el que existen datos disponibles, dijo el comisionado de agricultura González. 

Ese dinero también generó aproximadamente $3,750 millones en actividad económica adicional en el condado. 

Pero la industria ya enfrentaba una escasez de trabajadores antes de que surgiera la preocupación por el coronavirus.

El comisionado González dijo que no ha escuchado nada en el tema de que las compañías agrícolas estén tratando de contratar a más trabajadores más allá de su intento por atender la escasez que existía anteriormente. 

Además, el clima seco de enero y febrero permitió que los productores agrícolas empezaran a cosechar los cultivos antes de lo normal este año, comentó. 

“Por supuesto que la lluvia que hemos tenido los últimos días es bienvenida. Ha hecho que las cosas vayan más lento”, dijo. “Pero una vez que el campo se seque, esto va a marchar a toda velocidad”.

Reportero Joe Szydlowski contribuyó a este artículo. 

Kate Cimini es una periodista multimedia de The Californian. Llámela al (831) 776-5137 o envíe un mensaje de correo electrónico a kcimini@thecalifornian.com. Suscríbase para apoyar al periodismo local.