LinkedIn11COMMENT11MORE11

 

“Las mejores tortas que existen”, dijo con una gran sonrisa Orlando Osornio, de 29 años, el propietario de Tortas al 100.

Comentó que la primera vez que escuchó esas palabras de un cliente, pensó que solo era un cumplido. Sin embargo, para la 60ª vez que se lo dijeron, supo que tenía que estar a la altura de las expectativas.

No cabe duda de que Osornio ha avanzado mucho desde sus días de ser un niño hiperactivo que siempre tenía problemas en la escuela. Ahora es dueño de su propio negocio y, a través de él, participa regularmente en eventos de caridad, enfocándose particularmente en retribuir a la comunidad que lo vio crecer.

Nacido en Salinas, Osornio creció en el área de Alisal o 93905, como se refieren a ella quienes pasaron su infancia allí. 

Después de trabajar en algunos bancos (donde continúa trabajando de tiempo completo), Osornio inició un restaurante pop-up en mayo, vendiendo tortas mile-high en mercados de agricultores y eventos especiales.

Cada torta es como un experimento para él. ¿Fue un éxito esta salsa? ¿Qué tan tostado debe estar el pan? ¿Qué tal una torta con una capa de Cheetos picantes? 

 

 

Un líder, no un seguidor

Los comentarios que recibe se han vuelto más positivos, comentó, hasta el punto en que creó una tarjeta de fidelidad del cliente (compre 10 tortas, reciba una gratis) y recientemente entregó a un cliente su primera torta gratis.

Siempre quiso tener su propio negocio y se inspiró en la gran cantidad de taco trucks que observó en el condado de Monterey, especialmente en Salinas. Le gustó la idea, pero pensó que un torta truck sería una opción diferente.

“Nunca he sido un seguidor”, dijo Osornio.

Aunque Tortas al 100 es un buen negocio, Osornio todavía ve posibilidades de mejorarlo. Sus transmisiones en las redes sociales están llenas de videos de carne que chisporrotea en una plancha, con acercamientos y alejamientos juguetones de la imagen, y los mensajes dirigidos a los clientes se firman con la frase “Gracias por mantenerlo al 100”. 

Sin embargo, a medida que su negocio creció, también lo hizo su determinación de retribuir a su comunidad de origen.

Como muchos, Osornio algunas veces sufrió carencias de niño. Siendo el menor de tres hijos, siempre tuvo lo que necesitaba, pero por supuesto no siempre coincidía con lo que deseaba. 

Osornio recordó que cada año recibía un nuevo par de zapatos de Payless para comenzar el año escolar. Ni él ni sus hermanos recibían otro nuevo par hasta que “esos zapatos estuvieran hablando”, contó, haciendo un movimiento de abrir y cerrar con las manos. 

De adolescente, Osornio puso sus ojos en un par de Lugz blancos con celeste; fueron su primera compra importante. Trabajó y ahorró para comprarlos, pero pidió $10 prestados a sus padres para cubrir los impuestos. Y les devolvió el préstamo, contó, con ellos no era posible de ninguna manera quedarse sin saldar una deuda.

 

 

“Esos zapatos me quedaban apretados”, dijo Osornio, hurgando claramente en sus recuerdos.

Sin embargo, ahora los objetivos de Osornio son un poco diferentes. El tipo de zapatos que usa no es algo tan importante como la casa que compró con su esposa, la familia que lo espera en casa, el negocio que está construyendo durante las noches y los fines de semana, y cada pequeño momento de tiempo libre que pueda aprovechar. Y está utilizando su negocio para agradecer a las personas que lo han apoyado a lo largo de su camino.

La familia y la comunidad primero

Osornio ha donado docenas de horas de trabajo, con frecuencia acepta colaborar con eventos de caridad y donar sus ganancias del evento. 

“Es la comunidad la que hace un negocio”, dijo Osornio. “Como crecí en el área de Alisal, eso hace que me sienta muy orgulloso de retribuir a mi comunidad”.

“No importa qué tan pequeño o qué tan grande sea (mi negocio), solo sentí la necesidad de vincularme con la comunidad, porque yo pertenezco a esta comunidad”, agregó.

Osornio está ayudando a patrocinar la carrera/caminata Juntos con Amor, organizada por el Centro de Crisis de Abuso Sexual del Condado de Monterey, donde su esposa, Denise Osornio, es consejera. Osornio lo ve como un ciclo: devolver ayuda a la organización que los ayudó a él y a Denise a comprar su propia casa.

Dio el crédito a su esposa por ayudarle a cambiar su vida, comprar una casa y abrir su propio negocio, todo antes de los 30 años. Gran parte de su filantropía se debe a que está muy agradecido de estar donde está, comentó.

“Si hay algo en el centro de todo, es mi esposa”, dijo Osornio.

En la misma calle donde vive Osornio, vive también la concejal Gloria De La Rosa. Ellos dos, junto con algunos amigos y vecinos, se asociaron recientemente en la víspera de Navidad para ofrecer alimento y ropa a las personas que viven en situación de calle en Chinatown.

De La Rosa armó bolsas con chocolates, naranjas, calcetines y guantes para repartir, y Osornio llevó burritos, tortas y pan de la panadería La Estrella. Colocaron sus carpas en Soledad Street durante varias horas ese día.

Juntos, repartieron comida y bolsas previamente armadas con ropa y golosinas.

“Cuando das a los demás, te sientes bien. De verdad”, dijo De La Rosa. “Los psicólogos lo dicen, la Biblia lo dice. Es un buen sentimiento para todos”.

 

 

Un emprendedor

Retribuir también es una estrategia comercial efectiva, señaló De La Rosa, y Osornio la está utilizando bien, comentó. Al ayudar a generar confianza dentro de una comunidad, Osornio también ayuda a generar confianza en su marca, explicó.

“Orlando es nuevo”, dijo De La Rosa. “Es inteligente, quiere que lo conozcan. Eso es bueno: estás retribuyendo y con ello te van a conocer”.

“Cualquier negocio debería retribuir”, agregó De La Rosa. “¿Quién vendrá a comprar tus productos si no es la gente de tu zona?”

Osornio es parte de un número cada vez mayor de jóvenes empresarios que surgen de Alisal, dijo el director ejecutivo de la Asociación de Negocios Unidos de Salinas (SUBA), Alejandro Chávez.

El área que cubre la SUBA tiene cerca de 750 licencias comerciales. En su mayor parte son para pequeños negocios, comentó Chávez. 

“Todos son comercios familiares que han existido durante varios años”, dijo Chávez. “Hacen todo lo posible por retribuir a la comunidad, aun cuando muchos de ellos se encuentran en modo de supervivencia”.

Según Chávez, estos jóvenes emprendedores están cambiando la forma de hacer publicidad y están ayudando a reconfigurar el panorama de la comunidad empresarial en el este de Salinas.

Osornio se comunica con sus seguidores principalmente a través de sus cuentas de Facebook e Instagram, publicando fotos de tortas y burritos, y anunciando su próxima ubicación pop-up en las plataformas sociales. 

“Hay muchos jóvenes en esta zona, no solo en mi distrito sino en toda mi ciudad”, comentó De La Rosa. “Necesitamos más emprendedores (como Osornio)”.

“Ellos (están trayendo nuevas ideas), definitivamente están generando una sinergia”, dijo Chávez. También predijo que los cambios en el este de Salinas serían importantes, incluso si tardaban mucho tiempo en predominar. La transición de anunciarse en revistas en español a hacerlo en Instagram o Facebook es solo la punta del iceberg, dijo Chávez. 

Pronto, Osornio espera hacer que su negocio sea un poco más tradicional, aunque no está buscando un establecimiento físico. Cuando se apruebe su solicitud de préstamo para pequeños negocios, quiere poner en marcha un food truck en junio, comentó.

Incluso entonces, dijo, no tiene planes de dejar su trabajo de tiempo completo. Seguirá trabajando para asegurarse de poder mantener su negocio funcionando y pagar sus facturas, mientras trabaja en su food truck por las noches y los fines de semana. Dijo que es posible que contrate trabajadores, pero aún no lo tiene decidido.

Sin embargo, Osornio no ha olvidado su enfoque principal: Aún quiere hacer las “Mejores tortas que existen”.

Toma en serio cada pequeño comentario.

“Una vez alguien dejó una crítica, dijo que el pan de la torta estaba húmedo”, comentó Osornio. “Ahora, cada vez que tuesto pan (para una torta), pienso en esa crítica. Cada vez”.

 

LinkedIn11COMMENT11MORE11
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/noticias/2019/01/17/el-propietario-de-tortas-al-100-retribuye-al-93905/2608704002/