LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

En una caja de exhibición que forma parte de la exposición “Lost Childhoods: Unofficial Stories” (Infancias perdidas: historias extraoficiales) que está montada en la Universidad Estatal de California en la Bahía de Monterey (CSUMB), se encuentra el encendedor de Melissa Leong, decorado con artísticos remolinos y el nombre “Meli” en la esquina inferior izquierda, junto con otros artículos personales de jóvenes que están o estuvieron en hogares de crianza.

El encendedor es un regalo que Leong recibió de su novio. De acuerdo con la descripción del objeto, escrita en papel de libreta, “este encendedor significa mucho para mí porque encontré a alguien que me ama por cada uno de mis aspectos, ya sean buenos o malos”.

Leong, quien tiene 19 años y es de San Mateo, ahora trabaja como defensora de la juventud y enlace de crianza para Epicenter, una organización local sin fines de lucro que proporciona servicios a jóvenes de crianza en edad de transición o a personas que alcanzan la edad adulta y dejan el sistema de atención de crianza del Condado de Monterey. 

Leong, quien actualmente continúa en el sistema de atención de crianza debido al Proyecto de ley 12 de la Asamblea de California, que otorga asistencia gubernamental a jóvenes de crianza hasta la edad de 21 años, participó por primera vez en el proyecto con la organización sin fines de lucro California Youth Connection (CYC). 

Junto con otras organizaciones sin fines de lucro, CYC reunió a más jóvenes de crianza para que contaran sus historias y compartieran los artículos personales que les ayudaron a hacerlo.

Con la ayuda de Epicenter, la exposición se mudó entonces al National Steinbeck Center y debutó el 2 de febrero, con adaptaciones para visitantes de habla inglesa y española. 

En la exposición de Salinas se agregaron obras de jóvenes de crianza “extraoficiales”, que viven ilegalmente en el país y que no viven con sus padres o han experimentado la indigencia. Debido a su situación migratoria, estos jóvenes casi nunca reciben servicios de crianza institucionales. 

La exposición comienza con una cerca metálica pequeña que lleva a la sala donde se aloja “Lost Childhoods: Unofficial Stories”. 

De acuerdo con Miranda Mossey, coordinadora del programa en Epicenter, la idea es enfatizar las dificultades y los obstáculos por los que también pasan los jóvenes indocumentados. “La exposición se enfoca en quienes fueron jóvenes de crianza en el sistema oficial, pero también en los jóvenes de crianza indocumentados”, agregó. “Así que, al igual que la frontera, esta es una especie de primera entrada a la exposición”.

Una vez dentro, los datos que se muestran en carteles describen las disparidades de la juventud de crianza oficial: 50 por ciento de los jóvenes de crianza reciben un diploma de preparatoria, mientras que menos de 10 por ciento de ellos se gradúan de la universidad, aunque Mossey dijo que es probable que esa cantidad sea menor. Un 85 por ciento de los jóvenes de crianza tiene dificultades de salud mental, en comparación con el ocho por ciento de la población adolescente.

En la introducción de “Lost Childhoods: Unofficial Stories”, se informa que cada año, 5,000 personas salen del sistema de crianza de California. No existen datos sobre los jóvenes de crianza extraoficiales.

En el programa de la Fundación Lucile Packard kidsdata.org se descubrió que en 2015 había 62,035 jóvenes de menos de 21 años en el sistema de atención de crianza de California, 450 de los cuales vivían en el condado de Monterey. El condado tenía una tasa de jóvenes de crianza del 3.6 por ciento por cada 1,000 personas, por debajo del 5.8 por ciento a nivel estatal.

La descripción de la exposición le da contexto al proyecto y va seguida de artículos, historias y retratos personales de los jóvenes de crianza, incluida Leong.

“Creo que una de las mejores partes de la exposición es que trata de las experiencias por las que pasan los jóvenes”, dijo Mossey. “Con mucha frecuencia escuchamos las opiniones de los trabajadores sociales, los políticos o alguien que habla acerca de ellos. Pero estas son sus experiencias. No es posible ofenderse”.

Cada sección cuenta con artículos que se encuentran en cajas de exhibición de vidrio montadas sobre pedestales, que pertenecen a jóvenes de crianza del área de la Bahía de San Francisco. Esto incluye el encendedor de Leong.

La exposición cerrará temporalmente a principios de mayo, para reemplazar el contenido con obras creadas por jóvenes que pertenecieron al sistema de crianza del condado de Monterey, informó Enid Baxter Ryce, directora del Centro de CSUMB en Salinas.

Los objetos personales incluyen ropa interior usada y una bata de hospital que usó “Captain” porque en su hogar grupal había jóvenes que rehusaban la misma ropa, así como una imagen enmarcada de “Valentino”, quien fue joven de crianza, mientras besa a su esposo “Marcus” el día de su boda.

En las paredes de la exposición, encima de los artículos personales, se muestran retratos en blanco y negro de antiguos jóvenes de crianza, que fueron tomados por el fotógrafo de San Francisco Ray Bussolari.

Hacia el final de la exposición hay una mesa cubierta de fotografías Polaroid del debut inicial del 2 de febrero, así como pañuelos desechables, plumas, lápices y cinco libretas para que los visitantes escriban en ellas. En estas libretas hay comentarios para los padres de crianza, los niños indocumentados, notas dirigidas a sentimientos y emociones, una que pregunta “¿Qué significa para ti la FAMILIA?”, y “Preguntas o comentarios acerca del sistema de atención de crianza”.

Los jóvenes de crianza extraoficiales, personas indocumentadas en un sistema similar al de crianza, proporcionaron cinco pinturas enmarcadas en altares con velas artificiales y subtítulos que explican las piezas creadas por los artistas.

Estas fueron proporcionadas por Hijos del Sol Arts Productions, un estudio de arte del este de Salinas que les da a los jóvenes la oportunidad de pintar y expresarse a través del arte. 

José G. Ortiz, fundador del estudio, considera que las pinturas le agregan contenido a la conversación. “Hay historias que no se han contado. Pensamos que si podemos colaborar con nuestras propias historias de los jóvenes que están en situaciones de indocumentados, tendremos una relación un poco más sólida con el tema. Los jóvenes de crianza existen en diferentes situaciones y formas”, informó.

Los artistas son estudiantes de Ortiz, quien aclaró que “a veces, yo soy estudiante de ellos”.

La exposición termina con letras de madera distribuidas en una pared en la que se puede leer “Take Action”, primero en español y después en inglés. Después, hay tarjetas de presentación que proporcionan información sobre cómo ayudar a los jóvenes de crianza, como prácticas profesionales pagadas y empleos para pagar pases de autobús.

“Es difícil ver todas las piezas sin querer hacer algo”, dijo Mossey.

“El Despojo”, una pintura grande de Ortiz, se encuentra enseguida de la sección de acciones. En ella se muestra a un hombre y a una mujer sentados y descalzos, rodeados de niños, y cuyos ancestros se desvanecen en el trasfondo del grupo.

Ortiz se inspiró en su abuela indígena de México, quien creía en la conexión entre las personas. 

“Es el inicio de una familia, sin importar qué familia tengas”, describió. “Podría ser un tío. Podrían ser dos papás. A veces podrías ser solo tú”.

A Leong, que participó en la organización de la exposición de Salinas, le impresionaron las obras de arte de la exposición y las historias del museo.

“Podemos tener familias y podemos tener otras cosas que la gente tiene. Es solo que quizás tengamos que trabajar el doble para obtenerlo, pero existe”, dijo.

 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/noticias/2018/03/09/comparten-jovenes-de-crianza-experiencias-en-exposicion/411067002/