SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Abren dispensario de mariguana en calle Moffett

Joe Szydlowski
El Sol de Salinas

El viernes se abrió en Salinas la primera tienda en la que los clientes pueden adquirir un paquete de Blueberry Pie, un lote de Golden Pineapple y algo de Black Mamba. 

El primer dispensario de mariguana para uso recreativo de Salinas abrió el 19 de enero.

Todo esto está disponible con un acompañamiento de Green Crack. 

Después de algunos tropiezos debidos a problemas con las computadoras, Emerald Skyways, el primer dispensario de mariguana para uso médico y recreativo, abrió en la calle Moffett para vender creaciones y concentrados con nombres muy creativos, así como cannabis.

“Estoy feliz. Hemos esperado un largo tiempo”, dijo Kathy Stoudt, de 64 años, una usuaria de mariguana médica que estaba en la fila para entrar a la tienda el 19 de enero.

Esta es una de cinco tiendas a las que la ciudad de Salinas otorgó licencias, aunque solo East of Eden y esta han recibido la licencia de dispensario del estado, que es necesaria para vender dentro de los límites de la ciudad.

El primer dispensario de mariguana para uso recreativo de Salinas abrió el 19 de enero.

Se espera que East of Eden abra sus puertas a finales de febrero. 

La cantidad de clientes del viernes fue similar a la del primer día de ventas legales en California at Monterey Bay Alternative Medicine (MBAM), dijo Lonna Blodgett, copropietaria de las dos tiendas junto con su esposo Robert. 

Ese día, MBAM atendió entre 300 y 500 personas, agregó. 

MBAM había estado abierta desde antes, pero no podía vender mariguana para uso recreativo. 

Al igual que en Skyways, había productos medicinales y recreativos disponibles, pero la gran diferencia era su potencia, dijo Blodgett, 

y agregó que tenía sentido abrir una tienda en Salinas porque aproximadamente el 20 por ciento de los clientes de MBAM provienen de esa ciudad. 

El primer dispensario de mariguana para uso recreativo de Salinas abrió el 19 de enero.

El 19 de enero, después de abrirse las puertas, que cuentan con un detector de metales y un guardia de seguridad, Stoudt y otros entraron, mientras más personas esperaban en el área de recepción. 

Ahí adquirió algunos dulces para tratar la artritis y unos capullos de mariguana para ayudarle a dormir, dijo. 

“Estoy muy, muy contenta con esto, ya no tengo que trasladarme a otro lugar”, dijo después de adquirir la flor. 

Muchos otros usuarios recreativos que estaban en la fila se mostraron menos platicadores; Stoudt le atribuyó esto a los temores de perder sus empleos u otras retribuciones. 

Ese estigma, sin embargo, es infundado, agregó. 

“Es mucho mejor que el alcohol”, dijo. “Hay un viejo dicho que dice que una mentira puede viajar más rápido que la verdad, y eso ha estado sucediendo con la mariguana durante años”.