LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Manasi Godbole pasó esta Navidad cocinando, viendo películas y abriendo regalos con su familia. Recibió un suéter y unas botas, y dijo que eso era lo único que quería.

Godbole celebró las fiestas como cualquier otra persona, pero su celebración fue con una familia a quien había conocido solo dos meses antes.

Desde octubre, Godbole ha trabajado en Door to Hope, un centro de rehabilitación para mujeres con problemas de drogadicción y alcoholismo de Salinas.

“Yo era alcohólica y me la pasaba en las calles durante el día. Door to Hope le ha dado este nuevo sentido a mi vida”, dijo Godbole. “Llegué hasta un punto oscuro en el que pensé que no haría nada. Sin embargo, venir aquí ha sido como obtener una familia y una red de amigos”.

Godbole dijo que proviene de una infancia en la que fue víctima de abuso y, aunque no consumía drogas fuertes, empezó a beber en una etapa temprana de su vida.

Agregó que es originaria de Filadelfia, y que acabó en Salinas porque tiene un estilo de vida nómada y viaja por todo el país pidiendo aventones y acampando.

No fue sino hasta después de que Godbole se casó que las cosas empeoraron. Ella y su esposo se quedaron atorados en el condado de Monterey.

Godbole dijo que trató de suicidarse mientras estaba ebria y acabó en el Hospital Comunitario de la Península de Monterey.

“Me emborraché y traté de hacer que me atropellara a un auto en la calle”, dijo. “Si hubiera estado sobria, nunca lo habría hecho”.

Su intento de suicidio la llevó a CHOMP y le permitió enterarse de Door to Hope, agregó.

Arthur Turqueza, terapeuta de Door to Hope, dijo que algunas personas que acuden al centro de rehabilitación aún no están seguras de querer cambiar, pero que desde el principio detectó que ella tenía el deseo de estar sobria.

Godbole informó que quería lograr ese cambio y que el programa le ha ayudado en diversas formas.

“Las otras mujeres que están aquí son increíbles”, informó. “Poder confiar en otros te lleva a confiar en ti misma de nuevo. Su amistad increíble me durará para toda la vida”.

Godbole está participando en el programa tradicional que tiene una duración de tres a seis meses en Door to Hope, el cual cuenta con diferentes grupos y planes que van desde clases de gimnasia hasta de establecimiento de límites.

En Door to Hope todos los residentes contribuyen para alcanzar una recuperación exitosa, y Godbole dijo que ha contribuido a ayudar a otros con su nutrición.

Como tuvo un trastorno alimenticio en el pasado que le hizo perder peso de manera peligrosa, Godbole ha visto los beneficios de evitar los alimentos que provocan más depresión, dijo.

“Hay mucha gente que se come sus sentimientos y consume lo que sabe bien, pero eso no siempre es lo mejor para uno”, informó. “No te das cuenta de que las verduras frescas contribuyen a la salud física y mental”.

Godbole dijo que le gustaría regresar a la universidad después de salir de Door to Hope y que ha estado considerando hacer solicitud en la Universidad de California en Davis para estudiar agricultura.

Letty Fowler, asistente ejecutiva de Door to Hope, dijo que es fundamental enseñarles a las mujeres a hacer cosas que nunca han hecho estando sobrias.

“Todas estas cosas podrían parecernos normales, pero es posible que no sean normales para ellas”, agregó. “Ese es el tipo de cosas que estamos tratando de inculcarles para que tengan constancia al salir”.

Fowler dijo que hacia el final del programa trabajan en prepararse para salir al asegurarse de que tengan un lugar a dónde ir y hablar con ellas acerca de solicitar vivienda y empleo.

Las personas que desean unirse al programa deben pasar primero por el proceso de evaluación para determinar cuál es su necesidad. Entonces, se les coloca en una lista de espera en base a la gravedad de sus padecimientos, agregó.

Door to Hope inició sus operaciones en 1971 y se ha extendido al abrir nuevas casas de recuperación en Salinas.

Una de ellas, llamada Nueva Esperanza, es para mujeres y niños, y la otra, dedicada a las mujeres jóvenes, se llama Santa Lucía.

Aunque todas las casas residenciales de Door to Hope son para mujeres, también cuentan con un programa para pacientes ambulatorios en el que tanto los hombres como las mujeres acuden a sus oficinas durante tres horas diarias, dijo Fowler.

Door to Hope implementó además un programa completamente en español por las noches, e inició un programa de tratamiento concurrente integrado para adolescentes que enfrentan problemas de salud mental o abuso de sustancias.

Los programas como Door to Hope son importantes para la comunidad, ya que ayudan a la gente a convertirse en miembros funcionales de la sociedad.

“Pienso que hay muchas personas en nuestra comunidad que no quieren admitir que la adicción afecta a sus familiares”, informó. “Definitivamente no es un tema divertido para hablar de él y crea un ambiente incómodo. A veces no tienen ni idea”.

 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/noticias/2018/01/04/se-dedica-centro-de-rehabilitacion-door-hope-ayudar-mujeres-de-salinas/1004835001/