LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La esquina de Salinas donde la calle Front se convierte en la calle Abbott ve pasar mucho tráfico todos los días, durante todo el día.

Para la tienda Front Porch Consignment, sin embargo, muchos de los transeúntes solo pasan por ahí. Esta tienda, que se encuentra ubicada en el 475 de la calle Front, cerrará sus puertas a finales de noviembre o mediados de diciembre.

Gary y Christine Rayner iniciaron el negocio como una tienda de artículos a consignación en febrero. Anteriormente, la pareja administró R & R Deals durante dos años en ese mismo lugar.

Gary expresó claramente su razón para cerrar.

“Es que no hay suficiente apoyo de la comunidad, no hay suficiente gente que regrese”, dijo. “Simplemente, no pude hacer que la gente viniera”.

Si tuviera que hacerlo de nuevo, dijo Rayner, ubicaría la tienda en otra parte de la ciudad.

“Una parte del público que no nos viene a visitar son las personas del corredor de la carretera 68”, agregó. “La gente tiene este estigma acerca de Salinas y no quieren estar en esta área. Tienen miedo de venir aquí. No todos, pero muchos dicen ‘Oh, está en Salinas, así que no voy a ir’”.

El concepto de Front Porch Consignment era el de una tienda que aceptaba artículos para vender, y un porcentaje de la venta se dividía entre el propietario y la tienda. El negocio también ofrecía espacio a vendedores privados dentro de su sala de exhibición para que colocaran ahí su mercancía.

“Cuando comenzamos, recibíamos de 10 a 15 personas al día que querían vender cosas a consignación”, informó, “pero no tenía mucho espacio porque mis vendedores ocupaban la mayoría de la tienda”.

Rayner continúa pensando que existe un lugar para una tienda de ventas a consignación en Salinas.

“Todos los que vienen nos dicen: ‘¿Pero cómo que vas a cerrar? Esto es exactamente lo que Salinas necesita’”, informó. “Sin embargo, la gente no lo apoya”.

La mayoría de los vendedores ya se fueron, y el cierre les ha afectado. Los que continúan ahí han reducido sus precios y están ofreciendo descuentos del 40 al 50% en ciertos artículos, como arte para paredes y artículos con motivos de Frida Kahlo.

Como un ejemplo de los desafíos que enfrentaron, Gary apuntó a un juego de mesa y sillas estilo bistró.

“Es un juego de $4,000 dólares en perfectas condiciones. No he podido venderlo ni por $1,000 dólares”, dijo, y agregó que la mayoría de los clientes no reconocen la ganga. “La gente de Pebble Beach, Monterey y el corredor de la 68 no viene. Simplemente esa gente no viene aquí”.

“Lo que también pasa y es una locura”, agregó, “es que las personas a las que realmente les gusta la tienda no corren la voz porque no quieren que los demás obtengan las ofertas” .

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2iVPtsI