LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

A pesar de las mejoras en las instalaciones y las prácticas, los internos que enfrentan problemas de salud mental durante su encarcelamiento en la Cárcel del Condado de Monterey no reciben una atención adecuada, según un informe del Gran Jurado Civil del Condado de Monterey.

La deficiencia deja al condado en riesgo de nuevos litigios, sostiene el informe titulado “La Crisis de la Cárcel del Condado de Monterey: nuestro centro de salud mental”.

En 2013 se presentó una demanda a nombre de los internos actuales y anteriores de la cárcel, en la cual se citaron serios problemas estructurales y sistémicos que los ponían en peligro. El condado llegó a un acuerdo de $4.8 millones de dólares y la demanda se tradujo en diversas mejoras a la cárcel.

Los cambios incluyen contar con un enfermero registrado en lugar de un auxiliar, realizar un cuestionario médico del interno; el área de visitas ahora ya cumple con la Ley para Estadounidenses con Discapacidades; se han añadido casi 300 cámaras actualizadas en las instalaciones para mejorar la seguridad; se redujo la cantidad de puntos “de amarre” con la esperanza de prevenir los suicidios por colgadura; y se agregó una cerca de malla ciclónica a lo largo de las escaleras y las plataformas del segundo piso para impedir que la gente salte.

Como hubo seis suicidios de internos entre 2009 y 2015, de los cuales tres fueron en ese último año, varios de los cambios se enfocan en la prevención del suicidio. Los cambios que se produjeron como consecuencia de la demanda también incluyen exámenes de clasificación para los internos asignados a segregación después de una semana y posteriormente cada dos semanas, así como el hecho de que los internos colocados en segregación tienen permitido salir de sus celdas durante dos horas al día en lugar de una.

Además, a todos los internos, no solo a los que ya tienen condena, se les ofrecen ahora dos horas por semana de programas que incluyen temas como la recuperación de la adicción, mujeres afectadas por traumas y cómo reincorporarse a la fuerza laboral.

Sin embargo, el gran jurado civil considera que la atención de salud mental en la cárcel sigue sin atenderse de manera adecuada.

El no hacerlo ya le ha costado al condado $4.8 millones de dólares en la demanda, y el dinero podría haberse invertido mejor en otras cosas, escribió el gran jurado civil en el informe.

Sin un plan para abordar la crisis de salud mental en la cárcel, el condado debería prepararse para más casos de demandas colectivas y multas considerables, se señaló en el informe.

En promedio, más de 100 mujeres y 900 hombres están alojados en la Cárcel del Condado de Monterey, y se calcula que alrededor del 45 por ciento de los detenidos en las prisiones y las cárceles de California tienen problemas de salud mental, según el informe.

En particular, el gran jurado civil citó el uso de celdas de seguridad, también conocidas como “cuartos de hule”, como una de las prácticas “más impactantes”, y las describió como “celdas asquerosas, sin ventanas, en las que se coloca a los prisioneros suicidas durante múltiples días”. Las celdas carecen de baños, camas y lavabos; a los prisioneros los desnudan y los obligan a sentarse y a dormir en el mismo piso en el que una rejilla sirve como baño, según el informe.

El comandante John Thornburg, de la Oficina del Alguacil del Condado de Monterey, dijo que hay cinco celdas de seguridad que se utilizan para internos suicidas, pero aclaró que se colocan ahí en batas de seguridad, no desnudos, y que hay una ventana en la puerta que permite que el personal los observe.

El gran jurado civil citó la falta de servicios de salud mental financiados públicamente en el condado, con la excepción de 22 camas en el Centro Médico Natividad, como un factor que contribuye al problema.

Durante la era de Reagan, los cierres de hospitales estatales también provocaron que la cárcel se convirtiera de hecho en un “centro de salud mental”, según el informe; además, agregaron que obligar a los internos con problemas de salud mental a permanecer en la cárcel por meses o más tiempo antes de trasladarlos a un hospital del estado es “cruel e inhumano”.

El gran jurado civil recomendó el financiamiento de un nuevo centro de salud mental del condado, además de revisar los modelos existentes de instalaciones de salud mental integradas dentro de la cárcel, como en los condados de Los Ángeles y Santa Clara.

También recomendó que los servicios del Departamento de Salud Conductual del Condado de Monterrey se integren en la cárcel, en lugar de subcontratarlos al Grupo Médico Forense de California.

“(Los problemas de salud mental) son definitivamente algo que estamos abordando y resolviendo”, dijo Thornburg. “No es ningún secreto que la salud mental es un tema candente en estos días, y en la aplicación de la ley en general enfrentamos a una gran cantidad de personas que tienen problemas de salud mental”.

La oficina del alguacil tiene 60 días para responder oficialmente al informe del gran jurado civil.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2tF67At