LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Más de 250 cráneos han sido encontrados en los últimos meses en lo que parece ser el cementerio clandestino de un cártel del narcotráfico en las afueras de la ciudad de Veracruz, informó el martes el procurador del estado del mismo nombre Jorge Winckler.

Los restos en las fosas parecen ser de víctimas asesinadas hace años, aseveró Winckler.

Pero la noticia no generó sorpresa en Lucía Díaz, la madre de uno de los desaparecidos, cuyo grupo es conocido como Colectivo Solecito.

Las madres presionaron a las autoridades para investigar los campos en los que se encontraron los restos, porque desde hace más de un año tenían la sospecha de que la zona boscosa conocida como Colinas de Santa Fe era lugar de una fosa clandestina.

Ante la nula actividad por parte de las autoridades, los mismos activistas fueron al campo a partir de agosto de 2016, hundiendo varillas por todo el terreno para detectar el delator olor de la descomposición y comenzar a cavar.

Cuando encuentran lo que cree que pueden ser fosas, alertan a las autoridades, quienes realizan las excavaciones finales.

“Escavamos los hoyos, pero intentamos no tocar los restos”, dijo Díaz, porque el ADN podría ser la única esperanza para identificar a las víctimas y tocar los huesos podría alterar dicha evidencia.

Hasta ahora, de acuerdo con Díaz, los investigadores han encontrado unas 125 fosas que contienen cerca de 253 cuerpos. Nadie sabe cuándo comenzaron los entierros, pero Díaz afirma que algunos son bastante recientes.

“Algunos de los cuerpos tenían mucho tejido. Se podía ver una oreja o reconocer parte del rostro”, comentó.

En el primer reconocimiento oficial, Winckler parecía advertir que los entierros ocurrieron antes de que el nuevo gobierno tomara el cargo en diciembre pasado.

“Durante muchos años, el crimen organizado desapareció personas con la complacencia de la autoridad”, dijo el procurador en una entrevista con la televisora Televisa, en una aparente referencia al periodo del exgobernador Javier Duarte, quien está prófugo de la justicia, y sus predecesores.

Winckler dijo que los recursos necesarios para las pruebas de ADN en investigaciones criminales se han desvanecido, por lo que dependen de la ayuda del gobierno federal y de grupos como la Cruz Roja.

Hasta el momento solo se han identificado dos cuerpos — el de un detective de la policía y su asistente — comentó Winckler.

El fiscal dijo que las excavaciones cubren solo una tercera parte del terreno en el que se encontraron los cráneos, por lo que podría haber más restos en el lugar.

“Yo no me imagino cuánta gente más podría estar allí enterrada ilegalmente”, dijo Winckler al resaltar que el estado tiene reportes de alrededor de 2,400 personas desaparecidas. “Veracruz es una fosa enrome”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/2mdH98F