SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Continúan las reparaciones de banquetas en Salinas

POR AMY WU | EL SOL

La limpieza después de la tormenta, la cual incluyó limpiar árboles caídos y escombros, pudo haber retrasado las reparaciones de las banquetas en Salinas, pero el trabajo continúa.

"La ciudad dijo que lo estaban haciendo tan rápido como podían, pero el trabajo se atrasó debido a las lluvias", dijo Al Espindola, residente de Salinas, que también participa en el comité de supervisión de la medida G; la medida G es el impuesto sobre las ventas que financia los proyectos de seguridad pública, incluyendo la policía y la reparación de banquetas.

El cuarto y último proyecto de reparación de banquetas de la ciudad es un tramo de la Calle Riker, que implica remplazar banquetas dañadas en ambos lados de la Calle Acacia y la Calle San Luis.

El trabajo de reparación tiene un costo estimado de $146,000 dólares, y la mayoría está ocurriendo detrás de la preparatoria Salinas.

Los próximos proyectos de reparación de banquetas incluyen la Avenida Central, Iris Drive y la Calle Tyler.

En Salinas, las banquetas y los árboles en ocasiones van de la mano, con árboles cada vez más grandes y en ocasiones sus raíces empujan el concreto provocando grietas y torsión en las banquetas. A lo largo de los años, la ciudad y su arbolista designado Víctor Báez han identificado árboles que son más adecuados para las banquetas.

El proyecto de la Calle Riker también incluye la sustitución de cinco árboles desaparecidos y dañados por arboles más resistentes de Pyrus Aristocrat, árboles medianos a grandes conocidos por adaptarse a las cuatro estaciones del año. Báez está buscando salvar tres árboles.

Las banquetas son un tema especialmente sensible para los residentes de Salinas quienes, durante muchos años, se han sentido frustrados por la falta de reparaciones. Los residentes llamaron a la ciudad y se agregaron en una creciente lista de casos y quejas, que creció a una lista larga 14 años de espera. Algunos de ellos esperaron y continuaron esperando, mientras que otros arreglaron las aceras a través del programa de la ciudad 50-50, en el cual la ciudad paga la mitad del costo de las reparaciones.

El director de Obras Públicas Gary Petersen dijo que el retraso fue en parte debido a la falta de fondos; la ciudad fue golpeada con una recesión económica en el 2009 cuando el personal se colocó en permiso de ausencia. Las aceras y los baches fueron relegadas por cuestiones más críticas relacionadas con la seguridad pública.

Esto cambió cuando paso la medida G, el impuesto a las ventas aprobados por el Ayuntamiento en noviembre del 2014, que ha dejado a la ciudad $22 millones de dólares hasta la fecha.

En la reunión del Ayuntamiento del 21 de febrero, el Consejo aprobó otros $1.4 millones de la medida G, que duplica el monto original presupuestado para las reparaciones de banquetas y calles.

Al final del año fiscal 2016-17, la ciudad habrá gastado $2.6 millones en reparaciones en calles y banquetas.

Fuentes de financiamiento

Espindola dijo que el comité de supervisión de la medida G apoya plenamente el gasto. Con el próximo presupuesto 2017-18 a la vuelta de la esquina (a partir del 1° de julio), dijo que, si la policía no hacía más contrataciones, le gustaría que más del dinero de la medida G se designara para arreglar banquetas y calles.

"Veo muchas banquetas arregladas ahora. Creo que todavía estaríamos mirando una lista de 12 años de retraso si no tuviéramos la medida G ", dijo Maureen Wruck, otro miembro del comité de supervisión de la medida G.

Además, residentes votaron en las elecciones del 8 de noviembre para que la medida X fuera aprobada, esta medida deja financiamiento adicional para infraestructura, incluyendo arreglos en las banquetas. Se espera que los ingresos del impuesto sobre las ventas de transporte en todo el condado dejen $600 millones en un periodo de 30 años y el 60% se destinará a ciudades y condados, mientras que el 40% se destinará a proyectos regionales de transporte y será administrado por la Agencia de Transporte del Condado de Monterey (TAMC, por sus siglas en inglés).

Se estima que Salinas recibirá un total de 91 millones de dólares en un periodo de 30 años, y los ingresos deben comenzar a venir en el tercer trimestre, dijo la concejala de la ciudad de Salinas Kimbley Craig, que ha estado en el consejo de TAMC durante los últimos seis años.

Sólo en el próximo año, se espera que la ciudad complete más de un millón de dólares en reparaciones de banquetas con dinero de la medida X, dijo Petersen. La meta es que en los próximos tres a cinco años se completen más de $10 millones en reparaciones de banquetas con la medida X.

Petersen dijo que la ciudad prioriza las reparaciones basadas en el volumen y la eficiencia.

"Miramos las áreas donde hay un alto número de quejas para que se reparen las banquetas, y miramos si podemos hacer el trabajo de tres a cinco bloques a la vez", dijo Petersen. "Sólo seguimos trabajando en estas áreas grandes".

Además, la ciudad continúa acortando la lista de banquetas ("Seguiremos trabajando para honrar las reparaciones que deben realizarse para aquellos que han esperado", dijo Petersen). Petersen y su equipo también usan la lista de AmericanS with Disabilities (americanos con discapacidades), que establece qué banquetas y caminos deben cumplir con las regulaciones federales, como plan de acción. La ciudad ha utilizado Granite y Granite Rock para realizar los proyectos más grandes, suplementado por el personal de mantenimiento de la ciudad para los proyectos más pequeños.

Petersen dijo que cree que la lista de espera de 14 años "ha disminuido considerablemente".

Al final, las aceras pueden golpear un nervio porque están literalmente tan cerca de casa.

"Es parte de la calidad de vida. Sales de la casa todos los días y tu banqueta se parece a una rampa de patinaje, y es incómodo verlo”, dijo Craig. "Son recordatorios todos los días a los residentes que su ciudad necesita mejorar en esa área”.