LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Victor Cortés está dispuesto a apostar a que sus miniverduras orgánicas van a ser un éxito en el mercado de las frutas y verduras frescas.

El agricultor, quien es miembro de la Asociación de Capacitación Agrícola y del Suelo, produce sus cosechas en tan solo 4.5 acres del centro que se encuentra al sureste de Salinas. Su negocio se llama La Granjita Organic.

“Todos dijeron que estaba loco”, dijo Cortés acerca de la gente con la que trabaja en los ranchos productores de bayas para Driscoll’s. Sin embargo, está decidido a que prospere la actividad agrícola que seleccionó.

Cortés cultiva pimientos y pimientos dulces en miniatura, tomates cherry, varios tipos de pepinos chicos, incluidos los pepinillos, la piña tomate y los tamarillos, una fruta con forma de huevo que proviene de Sudamérica. Además, está considerando cultivar garbanzos orgánicos.

“Estoy seguro de que puedo hacerlo, pero no sé si es suficientemente bueno (para el mercado)”, dijo. “Queremos cultivar para sobrevivir… Haré lo mejor que pueda”.

Cortés, de 41 años y originario de Gonzales, es agricultor y granjero de tercera generación. Su abuelo llegó a Estados Unidos proveniente del estado mexicano de Michoacán en la década de 1960 con el Programa Bracero. Su abuelo trabajó en las huertas de los alrededores de Watsonville y eventualmente adquirió su propio rancho.

Cortés comenzó a trabajar en la industria de las bayas hace 16 años. Fue uno de los primeros en trabajar en la producción de bayas orgánicas.

“Vi que las cuidan muy bien”, informó. “El sabor es mejor. Comencé a cambiar de opinión ( acerca de ellas)”.

Cortés se esforzó hasta llegar a ser gerente de la compañía donde trabajaba. Sin embargo, quería independizarse. Se inscribió en ALBA, que enseña a las personas a convertirse en agricultores. Cada año que permanecen en la escuela, a los miembros de ALBA se les otorga un poco más de tierra para cultivar.

La semana pasada, los campos donde Cortés cultiva estaban demasiado mojados para usar un tractor, así que él y su esposa se pusieron a cosechar los minipimientos amarillos y rojos a mano. Con orgullo presumió sus rábanos recién plantados, que están protegidos por un túnel de plástico ligero.

“Estos últimos dos años hemos estado en promoción”, informó. “Hemos estado vendiendo cosas poco a poco. Creo que las cosas saldrán bien”.

En diciembre, Aggrigator adquirió ALBA Organics. La compañía, que se encuentra en sus etapas iniciales, ha enlazado a 45 productores pequeños del Valle de Salinas con compradores a través de su sitio web. Ayudan a los productores a encontrar más mercados y a tener una mayor participación en el establecimiento de los precios de sus productos. Por otro lado, ayudan a los compradores de frutas y verduras a encontrar más productos.

Cortés tiene la esperanza de que Aggrigator le ayude a vender sus miniverduras. Dijo que espera encontrar por lo menos un mercado que compre todos sus productos.

“En este momento, con Aggrigator, pienso que va a ser aún mejor”, informó. “Si ellos (los compradores de Aggrigator) ven (los productos) en Internet, quizás puedan comprar mis tomates cherry en Japón… Va a ser la oportunidad para que entremos al mercado”.

La agricultura es un riesgo grande, y Cortés sabe exactamente qué tan grande. Subrayó el hecho de que los pequeños productores enfrentan los mismos problemas que los grandes: problemas con la seguridad de los alimentos, la mano de obra y el agua. Dijo que desea seguir siendo pequeño y concentrarse en los productos orgánicos.

“No quiero crecer como las grandes compañías”, informó. Quiero desarrollar el sabor”.

También dijo que aproximadamente la mitad del mercado de frutas y verduras ya es orgánico y que él siente que complementa al mercado en general.

“La gente puede escoger sus propios alimentos para disfrutarlos”, informó. “Para mí, esta es mi meta: encontrar un mercado para mis productos… Podemos crear nuestro propio futuro”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2mBrkFs