CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La prolongada sequía de California ha sido una tremenda fuente de frustración para la industria agrícola, en especial para el Valle de Salinas, donde esta representa el principal motor de la economía, pero una poderosa tormenta del Pacífico que azotó la zona el viernes pasado, y el subsiguiente período de fuertes lluvias, han resultado ser fuente tanto de dolores de cabeza como de alegrías para los agricultores.

El total de las lluvias fue de 0.58 pulgadas el viernes, 0.34 el sábado, 0.01 el domingo y 1.62 el lunes (datos de la semana pasada).

Aquí en el Valle de Salinas, las compañías y productores agrícolas están haciendo inventario del impacto que tuvo la tormenta sobre los cultivos. La agricultura es un negocio importante en el Valle. La industria está valuada en $9,000 millones de dólares, y los valores de la producción de cultivos del condado de Monterey representaron un total de más de $4,800 millones en 2015.

“La mejor forma de expresar esto es con un viejo chiste: el agricultor es el único que reza para que llueva todo el año, y luego se queja cuando llueve”, dijo Brian Antle, presidente de Planttape USA en Tanimura & Antle (T&A). “Es cierto que preferimos tener agua que no tenerla”.

Los participantes de la industria, incluido Antle, dijeron que es probable que el mal tiempo retrase la producción durante una o dos semanas. Las inundaciones debidas a las fuertes lluvias, y algunos campos que han quedado sumergidos, probablemente retrasen el ciclo de siembra.

“Lo más importante es que este es un momento crucial para plantar los cultivos de verano”, dijo Antle. “Con este tiempo no podemos entrar a los campos y algunos (cultivos) han quedado sumergidos, así que el agua tardará un tiempo en desaparecer para que podamos entrar a sembrar”.

“Yuma terminará antes de tiempo y Salinas comenzará retrasada. Estamos anticipando una brecha en la producción”, agregó.

La cosecha se divide entre abril y noviembre en el Valle de Salinas y el resto del tiempo en el condado de Yuma, Arizona.

Yuma, cuyo apodo es “la capital de las verduras de invierno del mundo”, es conocida por tener un clima soleado todo el año, pero la región también ha tenido un invierno más cálido que lo usual.

Tim York, presidente de Markon, una cooperativa con sede en Salinas que surte, entrega y comercializa verduras frescas, dijo que el impacto probablemente se refleje en una brecha de producción de siete a 10 días. Los productores pueden “cosechar antes en Salinas o esperar un poco más en Yuma para retrasarlo”, agregó.

York informó que los próximos 45 días serán fundamentales para tener una idea más exacta del impacto que sufrirá la industria.

Si el ciclo de siembra se ve afectado, los consumidores probablemente verán el aumento de precio de las verduras en las tiendas.

“Los costos definitivamente subirán si la demanda supera a la oferta”, dijo Antle.

Granjas inundadas

La tormenta y las lluvias también dejaron inundados algunos campos en las granjas.

Un recorrido por Salinas reveló que hay campos de lechuga romana y surcos de fresas parcialmente, o en casos completamente, inundados.

T&A, que se encontraba en el proceso de siembra de cultivos como lechuga, brócoli y coliflor, sufrió algunas inundaciones leves en sus campos.

Desde el sábado, el administrador del rancho T&A Scott Rossi y sus cuadrillas de 15 a 20 trabajadores han combatido la inundación por medio de bombeo y han abierto las acequias de riego.

El viernes, Rossi dijo que no habían resultado afectados, pero la inundación comenzó el sábado. Rossi y su equipo instalaron bombas estacionarias adicionales después de los apagones.

Aunque es demasiado pronto para confirmar la extensión de los daños, Rossi dijo que los cultivos existentes, en su mayoría brócoli y coliflor, probablemente resulten afectados. Podría formarse una corteza en el suelo o las semillas podrían haber volado.

“Yo diría que existe una posible reducción en la cantidad de plantas por acre”, agregó.

El equipo continuará vigilando cuidadosamente el río Salinas mientras planean comenzar a sembrar lechuga en la parte norte del valle. Mientras tanto, el suelo permanece saturado y hay mucho escurrimiento.

“Si sigue lloviendo, entonces veremos qué pasa”, dijo Rossi. “En este momento, el daño es controlable”.

Los productores informaron que el impacto depende de la cantidad de tiempo que los cultivos permanezcan bajo el agua y de la etapa de crecimiento en la que se encuentren. York dijo que si la planta ya emergió y después queda sumergida, probablemente sea necesario volver a sembrarla.

Esperar para ver

Norm Groot, director ejecutivo del Buró Agrícola del Condado de Monterey, dijo que es demasiado pronto para determinar el impacto total. Muchos productores no comienzan a sembrar hasta finales de febrero o principios de marzo.

“No me he enterado de que haya cambiado ninguna fecha programada de siembra”, informó.

Agregó que es probable que las lluvias hayan cambiado la situación de la sequía. Las presas del condado, el lago Nacimiento y el lago San Antonio, cuyo nivel ha estado bajo debido a años de sequía, se están llenando; Nacimiento se encuentra a un 97% y San Antonio a un 42% de su capacidad.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2mgDtT0