CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Zulema Álvarez-Yáñez ya no tiene miedo. El hombre que juró deportarla a ella y a miles de otros estudiantes indocumentados que asisten a escuelas en Estados Unidos se ha convertido en el presidente electo. La amenaza continúa, pero Álvarez-Yáñez no puede permitir que la venza, por ahora.

El 9 de noviembre, al día siguiente de las elecciones, Álvarez-Yáñez fue al campus y se registró en el Centro Mi Casa para estudiantes Dreamer.

“Definitivamente la vibra era diferente a la usual”, dijo. “Algo andaba mal. Todos llegaron. Algunos comenzaron a llorar.

“Nunca pensé que Trump ganaría. Tenía muchas preguntas. Por lo general tengo algo que decir, pero ese día permanecí callada. Básicamente estaba en shock. Me sentía decepcionada, enojada con todo y con todos”.

Álvarez-Yáñez se desahogó con un orientador y se sintió mejor.

Ahora, la residente de Salinas, de 18 años de edad, continúa con su vida. Está terminando su primer semestre en Hartnell. Lleva una carga completa de clases, y al mismo tiempo trabaja como vendedora de teléfonos celulares en Target.

Eso es precisamente lo que su colegio comunitario quiere.

Los colegios y universidades del área de Salinas se han unido al coro nacional de campus que le están pidiendo al presidente electo Donald Trump que acepte a los estudiantes indocumentados y no los deporte.

El viernes pasado, Hartnell College publicó un folleto con una hoja de datos posteriores a las elecciones y una guía de recursos para los estudiantes Dreamer y los estudiantes con familias en situaciones mixtas.

El folleto está disponible en Internet y en formato impreso en Mi Casa Dreamer Center, un centro de recursos y apoyo para los estudiantes indocumentados.

En la Universidad Estatal de California en la Bahía de Monterey (CSUMB) se ha emprendido un esfuerzo para establecer un centro similar al de Hartnell. Existen otros esfuerzos que también intentan aumentar la visibilidad de los indocumentados, mantenerlos fuera de las sombras de la sociedad y hacer que se sientan parte de la comunidad dentro y fuera del campus, dijo Sarait Martínez, coordinadora de programas de acercamiento inicial y de apoyo.

Los estudiantes están formando un club llamado UndocuOtters, informó, y hay talleres organizados por interesados de la comunidad como la United Farmworkers Foundation, que ofrecen apoyo legal e información acerca de migración y otros temas.

El conteo extraoficial de estudiantes indocumentados en CSUMB es de menos de 200.

“Realmente queremos construir esos puentes con la comunidad y asegurarnos de que el apoyo a nuestros estudiantes sea sólido para que no tengan miedo y vean que pertenecen aquí”, agregó.

Mientras tanto, se han dado esfuerzos locales por apoyar a estos estudiantes después de las acciones emprendidas a principios de esta semana por parte de los líderes de los tres sistemas principales de educación superior de California.

Además, anteriormente, otras 300 universidades a nivel nacional ya prometieron retener y apoyar a los estudiantes indocumentados inscritos en sus campus.

La rectora de la Universidad de California (UC) Janet Napoliano, el rector de la Universidad Estatal de California (CSU) Timothy P. White, y el rector de los Colegios Comunitarios de California Eloy Ortiz Oakley enviaron una carta conjunta al presidente electo Trump. En ella lo exhortan a permitir que los estudiantes que se encuentran ilegalmente en EE. UU. continúen su educación sin temor a ser deportados.

“Estos hijos de inmigrantes indocumentados son tan americanos como cualquier otro joven del país”, dijeron en la carta. “Ellos representan una parte de lo mejor que puede ofrecer nuestro país… Deberían poder continuar con su sueño de obtener una educación superior sin temor a ser detenidos, deportados o atrapados en una redada por tan solo tratar de aprender… Le imploramos que les informe que son miembros valiosos de nuestras comunidades y que se les permitirá continuar buscando el sueño americano”.

Últimamente, Trump ha bajado el tono de su retórica acerca de la migración con respecto a la deportación de los aproximadamente 11 millones de indocumentados del país. De hecho, disminuyó esa cantidad a 3 millones. Pero también ha dicho que desmantelará la orden ejecutiva del presidente Obama que permitió crear la Acción Diferida para Personas que Llegaron durante la Niñez (DACA).

Esta orden protege a los estudiantes indocumentados y a otros jóvenes contra la deportación y les proporciona permisos de trabajo temporales, pero no les garantiza un camino a la residencia legal o a la ciudadanía.

DACA le proporcionó a la estudiante Álvarez-Yáñez un permiso de trabajo y un número de seguro social. Fue así como logró obtener un empleo e inscribirse en Hartnell.

Su temor es perder todo eso si Trump decide eliminar DACA.

Trump no ha nombrado aún al director del Departamento de Seguridad Nacional, que será responsable de aplicar las leyes de migración. Esa selección sería fundamental para el futuro de DACA y para los estudiantes que la han solicitado. El gobierno tiene toda su información de contacto, lo cual los convierte en los blancos más vulnerables para cualquier medida de deportación.

“La que está más amenazada en este momento es la orden ejecutiva federal, DACA”, dijo Bronwyn Moreno, directora de asuntos estudiantiles y programas especiales de Hartnell.

Hartnell tiene inscritos aproximadamente a 800 estudiantes indocumentados. De ellos, aproximadamente 200 utilizan el centro de recursos Mi Casa.

Técnicamente, esto no afecta la capacidad de los estudiantes para asistir a la escuela en California, pero sí afecta su capacidad para trabajar, dijo Moreno. Esto se resume en su supervivencia.

En Hartnell, los estudiantes están comenzando a organizarse para convertirse en una fuente de información y defensa mutua, informó. Están trabajando en pedirle al consejo del colegio que adopte una resolución en apoyo de los estudiantes Dreamer.

Desde 2001, California ha tratado de dar cabida a la búsqueda de una educación superior por parte de los indocumentados. El proyecto 540 de la Asamblea (AB 540) permite que los residentes del estado que se encuentran ilegalmente en EE. UU. califiquen para colegiaturas de residentes estatales.

En 2015, de conformidad con el AB 540, se expidieron exenciones a 61,000 estudiantes de colegios comunitarios, a 10,000 estudiantes de CSU y a 3,700 estudiantes de UC. En forma combinada, los tres sistemas universitarios tienen casi 3 millones de estudiantes inscritos, según cifras estatales.

Aunque muchos estudiantes indocumentados se han visto motivados a través de estos programas y otros apoyos a salir de las sombras, muchos otros prefieren permanecer fuera de la luz, dijo Yáñez. Moreno informó que, aunque tratan de acercarse a ellos, para algunos continúa existiendo el estigma y la vergüenza asociados con el hecho de ser indocumentados.

“No todos se sienten cómodos con el simple hecho de revelar su estado”, agregó.

El centro Mi Casa es tan solo una estrategia para acercarse a los indocumentados. Han creado una red de aliados alrededor del campus, donde estos estudiantes se pueden sentir bien recibidos y buscar ayuda si la necesitan, informó.

“No queremos que lleguen y tengan que preocuparse por cosas como ‘me van a pedir mi número de seguro social o me van a decir que no soy elegible’, porque cada vez que uno tiene que pasar por eso es traumatizante”, dijo.

“Te encuentras en una caja. No puedes tener todas las libertades que la mayoría de los estudiantes disfrutan. Queremos eliminar todas esas barreras”.

Así que el nuevo folleto es otra forma de orientar a los estudiantes indocumentados para que obtengan apoyo y comprensión.

Los únicos lugares del campus donde quizás no encuentren ese tipo de apoyo es en los programas con financiamiento federal. Sin embargo, incluso ahí, encontrarán a un orientador o a alguien que forma parte del personal y que se preocupa por su bienestar, informó.

The Associated Press contribuyó a este reportaje.

En línea

Mi Casa: Hartnell College Dreamer Center: thttp://www.hartnell.edu/mi-casa-hartnell-college-dreamer-center

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2hJZRhF