CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La primera vez que visité la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en la Ciudad de México fue en Año Nuevo en el 2014. La cantidad de gente que se encontraba allí era impresionante. Para ponerlo en perspectiva, imagínense el centro comercial durante el Viernes Negro, sin los empujones ocasionales, y así de congestionada estaba la Basílica. Una persona que visita regularmente el lugar me dijo que después del 12 de diciembre, día en que se celebra a la Virgen de Guadalupe, el 1ro. de enero es cuando la Basílica recibe más visitantes.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Mi familia y yo llegamos a tiempo para entrar a la misa, sin embargo había tanta gente que era complicado llegar hasta adentro. Pero aun así, nos pusimos en la fila que avanzaba hacia la imagen de la Virgen. Para pasar justo debajo de la imagen tienes que caminar sobre un pasillo rodante, lo cual significa que tienes escasos 5 segundos para contemplar y absorber la experiencia de haber visto de cerca una imagen que ha permanecido intacta por casi 500 años. A pesar de que el tiempo es limitado, la experiencia es inolvidable.

El mes pasado, tuve la fortuna de regresar a la Ciudad de México para explorar y conocer más la cultura de la Ciudad. Sólo tenía unos días para aprovechar al máximo todo lo que ofrece la capital. Y claro que en mi lista estaba visitar la Basílica. Fuimos un lunes y sorprendentemente la cantidad de gente presente era agradable, en comparación a la multitud que había dos años atrás cuando fui por primera vez.

Esta vez tuvimos la oportunidad de encontrar asiento disponible adentro de la Basílica y escuchamos la misa de mediodía. Aunque seas o no seas una persona religiosa, te llevaras una experiencia espiritual profunda.

Después de la misa pasamos nuevamente por el pasillo rodante para ver la imagen de la Virgen de Guadalupe. Llegue a la conclusión que la imagen tiene una cierta magia que no se puede explicar. Al salir de la Basílica empezamos el recorrido hacia el cerro de Tepeyac, en el cual se encuentra el Panteón del Tepeyac, la Capilla del Cerrito, tiendas con artículos religiosos y un panorama espectacular, no solo de la Basílica, sino de la Ciudad de México.

Una parada importante durante el recorrido fue en “La Ofrenda”, la cual representa el lugar en donde se apareció la Virgen a San Juan Diego.

Nuestra visita concluyó con una parada en el mercado, en el cual encontraran de todo lo que se puedan imaginar; el Carrillón, el campanario y reloj de la Basílica; la Antigua Basílica; el Templo Expiatorio a Cristo Rey; la Parroquia de Santa Maria de Guadalupe “Capuchinas”, y el monumento al Papa Juan Pablo II.

Al terminar el recorrido, me quede asombrada de la arquitectura de la Basílica y los otros templos y parroquias, los monumentos, y los jardines. (Algo que me encantaría preguntar a los que mantiene los jardines es, ¿cómo mantienen vivas y en perfecto estado las nochebuenas y camelinas? ¡El color y estado de las flores y plantas es admirable!)

Aunque una gran parte de las personas hacen la peregrinación a la Basílica de Guadalupe por motivos religiosos, hay muchas otras personas que lo hacen por carácter cultural, artístico o turístico. Sin importar el motivo o razón de la visita, ir a la Basílica será una experiencia inolvidable y enriquecedora y todas las personas que tengan la oportunidad de visitar la Ciudad de México deberían de agregar este sitio a su lista de lugares para visitar en la ciudad. Créanme, no se arrepentirán.

Datos históricos

  • La primera basílica, actualmente conocida como Templo Expiatorio a Cristo Rey o Antigua Basílica, fue construida de 1695-1709.
  • La Basílica de Guadalupe, la cual actualmente alberga la tilma en donde está la imagen de la Virgen, fue construida de 1974-1976.
  • En dos ocasiones separadas la tilma estuvo en riego de ser destruida. En 1791, en trabajador derramó ácido nítrico mientras limpiaba el cuadro. La tilma solo sufrió daños menores. En la segunda ocasión, en 1921, se trató de destruir la tilma al colocar explosivos en un ramo de flore. Los daños fueron extremos, sin embargo la imagen resultó sin daños.
  • Reportes indican que aproximadamente 20 millones visitan la Basílica anualmente, y casi una tercera parte lo hace el 12 de diciembre.
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2hqYOEg