CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La aparente disposición de Donald Trump a “buscar alguna solución” al tema de los jóvenes traídos ilegalmente al país cuando eran niños está dividiendo a su propio partido Republicano, resaltando lo difícil que será para el Congreso tomar medidas relacionadas con la inmigración ilegal, incluidas la construcción de un muro en la frontera con México y el status de los “dreamers”.

Para complicar las cosas, los asesores del presidente electo intentaron dar marcha atrás con sus comentarios apenas fueron publicados, y un integrante de su equipo de transición que exigió anonimidad negó que Trump haya cambiado su política hacia la inmigración ilegal.

En su campaña electoral Trump prometió mano dura hacia los extranjeros que están en el país sin autorización y “cancelar de inmediato” los programas del presidente Barack Obama que dejaron en suspenso la deportación de más de 700,000 de dreamers.

Pero en una entrevista publicada el miércoles por la revista Time, que lo acaba de nombrar “Persona del Año”, Trump suavizó un poco su postura.

“Vamos a buscar una solución que deje contentos y orgullosos a todos”, expresó. “Fueron traídos a una edad muy joven, trabajaron, fueron a la escuela. Algunos fueron buenos estudiantes. Algunos tienen muy buenos trabajos. Y se encuentran en una especie de tierra de nadie, en la que no saben lo que va a pasar”.

Trump no dio detalles y Time indicó que no se desdijo de su compromiso de anular las órdenes ejecutivas de Obama.

Los republicanos que quieren resolver el tema de los dreamers vieron con buenos ojos la nueva postura de Trump.

“Me siento aliviado por sus comentarios y creo que la gente en mi distrito y en todo el país también se va a sentir aliviada”, expresó el representante Mike Coffman, republicano de Colorado. “Obviamente los dreamers son una parte del problema y espero que hagamos algo más. Pero pienso que esa es la prioridad”.

Los comentarios de Trump cayeron bien asimismo entre algunos demócratas, que han estado presionando a Obama para que perdone a los dreamers para protegerlos de cualquier cambio de política que pueda adoptar Trump.

Entre quienes postulan una línea dura hacia la inmigración ilegal, en cambio, las declaraciones de Trump hicieron sonar campanas de alarma.

“Tenemos la obligación de hacer que vuelva a imperar la ley y no puedes hacer eso mientras premias a quienes la violan”, se quejó el representante Steve King. “Está en juego el principio de que hay que respetar las leyes. Espero que prevalezca la prudencia”.

Dado que los dreamers deben revalidar su DACA, como se llama al programa que deja en suspenso sus deportaciones, Trump podría dejarlo sin efecto de hecho, sin hacer nada, simplemente no aprobando las solicitudes de renovación. Pero un integrante del equipo de transición, que pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar del tema, restó importancia a los comentarios de Trump y dijo que la promesa de anular las órdenes ejecutivas seguía vigente.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/2hvXuin