CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Simplemente no me pude contener. El viernes (25 de noviembre) perdí el control y me puse a estudiar minuciosamente las últimas divulgaciones de finanzas de las campañas, en los formularios 460 estatales para las contiendas por el ayuntamiento de la ciudad de Salinas.

Supongo que como he estado siguiendo este ritual durante tanto tiempo, está resultando ser un hábito difícil de romper. Como antiguo escritor político de The Californian, probablemente he escrito una media docena o más de columnas a lo largo de los años; en ellas lo exhortado a interesarse más en averiguar exactamente cómo nuestros líderes locales llegaron a serlo. Una de las ventanas más grandes para atisbar ese proceso es tomar nota de quién les da dinero; pero tenga cuidado, las contribuciones políticas se parecen un poco a las salchichas. Quizás le guste el producto final, pero observar cómo se hacen puede resultar asqueroso.

La verdad es que amo a la mayoría de los políticos. Amo el hecho de que, en Estados Unidos, casi todas las transiciones de poder son pacíficas y en su mayoría civilizadas. Diantres, ni siquiera me molestan los políticos oportunistas que intencionalmente se mudan a ciertos lugares para poder entrar a la “política”. Peor aún son los políticos oportunistas que de hecho resultan electos para luego no hacer nada. Sin embargo, merecen crédito por meterse a la batalla.

Así que, mientras el polvo continúa asentándose después de las elecciones del 8 de noviembre, parece que el ayuntamiento de la ciudad de Salinas será un organismo algo diferente después de que los novatos tomen los juramentos para sus puestos a finales de diciembre.

En el distrito 1, el distrito controlado por la maquinaria del caos humano y el titular José Castañeda, los votantes señalaron que ya están hartos de ese misógino bravucón y nombraron a uno de los contendientes, Scott Davis o Brian Contreras, para el puesto. Actualmente, Davis tiene una ventaja de un solo punto porcentual sobre Contreras. También me encanta el hecho de que Juan Sandoval, el hombre que fracasó en múltiples ocasiones en sus intentos por retirar a Castañeda, esté ahora derrotando sonoramente al titular que no recibió ningún apoyo. Ay, José, el que la hace la paga, ¿verdad?

Los resultados finales serán oficializados en la junta del ayuntamiento, el 6 de diciembre.

Lo que es interesante acerca de las elecciones de este año son los movimientos de los comités de acción política. Los denominados PAC son hacedores de dinero para los candidatos; esto no es nada nuevo. Así se han hecho las cosas durante algún tiempo. Lo interesante es lo que vi, y lo que no vi en la última ronda de formularios 460 (todos los cuales se llenaron antes del 22 de octubre) y eso fue lo que me llamó la atención.

Lo que vi en los documentos es el surgimiento de un nuevo participante político: el Comité de Acción Política de los Médicos del Salinas Valley Memorial. Este PAC está comenzando a hacer sentir su presencia al enviarles cheques no grandes, pero tampoco completamente insignificantes, a ciertos candidatos; en este momento desconozco cuál es su objetivo específico. Felicitaciones a los médicos, ahora se encuentran oficialmente en los radares locales.

Un PAC más antiguo y establecido, que representa los profundos intereses agrícolas y comerciales de la zona, es el Grupo de Liderazgo del Valle de Salinas (SVLG), que no bombardeó exactamente estas elecciones con dinero como lo ha hecho en el pasado.

El SVLG, dirigido por el constructor Don Chapin II, le hizo una contribución de $2,500 dólares a Villegas para ayudarle a ganar contra Lutes en el distrito 6 y una contribución de $12,500 a Virginia Mendoza, en un fallido esfuerzo por derrocar a De La Rosa en el distrito 4.

Lo que se desconoce, según los últimos documentos, es cuánto dinero le dio SVLG a Joe Gunter. Algunas fuentes dicen que la contribución fue por lo menos tan grande como la que le entregaron a Mendoza. De cualquier forma, la información se encuentra en los últimos documentos presentados por el alcalde. Oh, además, los intentos por hablar con Gunter, un candidato a quien este columnista apoyó públicamente, no tuvieron éxito el viernes.

Supongo que ha habido otras fallas en la presentación de los formularios 460 durante este último período de entrega de documentos. Tendré una mejor idea cuando se publiquen los documentos finales de las campañas de 2016 a finales de enero. Y no lo olvide, las leyes electorales del estado permiten hacer correcciones y enmiendas a los documentos de publicación de finanzas. Así que, mientras tanto, a esperar.

Es interesante que un análisis del oponente de Gunter para alcalde, Amit Pandya, demuestre que, de lo que parece ser una campaña de aproximadamente $61,000 dólares, $40,000 fueron préstamos personales a Pandya ($25,000) y a su taller de reparación automotriz Green Phoenix ($15,000).

Este tipo de créditos explica por qué a Pandya le fue tan mal en estas elecciones. Esto me dice que el apoyo a su campaña tenía media milla de ancho, pero solo media pulgada de profundidad. Dicho esto, Pandya es un hombre inteligente y espero que con esta derrota no se limite a darse por vencido. Necesitamos más gente como él en el ayuntamiento, no menos.

Sin embargo, mi preocupación acerca de los PAC locales como SVLG es el poder declarado y a veces dañino que pueden ejercer.

Tenga en mente que la mayoría de las contiendas para un puesto en el ayuntamiento cuestan actualmente alrededor de $40,000 dólares. Así que, si usted es SVLG y le entrega a un candidato la mitad de su presupuesto completo de campaña en un solo cheque, puede estar seguro de que le responderán las llamadas telefónicas de inmediato. También puede estar seguro de que obtendrá acceso a ese funcionario en el momento en que lo desee. Para expresarlo de otra forma, se trata de comprar influencias y asegurar accesos. No es ilegal, pero esa es la razón por la que algunas jurisdicciones consideradas han impuesto límites a las contribuciones políticas en las contiendas locales.

Pienso que a corto plazo la solución para resolver este desequilibrio, por lo menos aquí en Salinas, es crear una forma latina de SVLG para ayudar a representar a todos los trabajadores del campo que trabajan por horas, a los papás, mamás, niños y personas regulares de esta ciudad que no están comprometidos con la idea de que “la industria agrícola siempre sabe lo que es mejor”.

Esta versión del SVLG dependería solo de personas regulares que contribuyeran a ayudar a equilibrar la balanza y mantener equilibradas las perspectivas y las prioridades del ayuntamiento.

Crear un PAC de este tipo requerirá de la determinación y la voluntad de los líderes y de que los residentes latinos de todas las condiciones sociales de Salinas se reúnan y creen el tipo de arcas de guerra con las que cuenta SVLG. Esto se puede hacer, y espero que algún día se haga.

Así que le recuerdo que preste atención a los formularios 460 cuando se entreguen a la oficina administrativa de la ciudad el 31 de enero. Este es el tipo de documento que le dirá cuál es la verdadera historia detrás de estas elecciones.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2h8deaW