SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Inauguran vivienda costeable en Barrio Japonés de Salinas

POR AMY WU | EL SOL

Dai-Ichi Village sobresale entre los proyectos de vivienda costeable. La entrada principal del complejo se ubica en la calle Rossi, en el área del Barrio Japonés de Salinas, y se encuentra rodeada de un torii (una entrada tradicional japonesa); el exterior del edificio está construido con tejas de madera marcadas con un Haiku del famoso poeta japonés Matsuo Bashō.

Dai-Ichi Village es el más reciente proyecto de vivienda costeable para personas de la tercera edad que ha abierto sus puertas en Salinas. La reurbanización de $12.5 millones de dólares consistió en demoler 10 unidades de vivienda pública y convertir el lugar en un complejo de cuatro pisos con 41 unidades de una recámara. El nuevo complejo cuenta con una sala comunitaria, dos laboratorios de cómputo y un vestíbulo con decoración de estilo asiático que incluye una estatua de Buda.

Los primeros residentes se mudarán en la última semana de noviembre o la primera de diciembre, informó Starla Warren, presidente y directora ejecutiva de Housing Authority Development Corp. (HDC) del Condado de Monterrey, desarrolladora del proyecto. HDC es una organización sin fines de lucro que se especializa en vivienda de usos mixtos y en la reurbanización de proyectos de vivienda.

El 100% de Dai-Ichi consiste en vivienda costeable y se aceptan cupones para vivienda de la sección 8, dijo Warren. El proyecto generó una avalancha de solicitantes, y la lista de espera se limitó a 200.

Esta es la tercera de las cuatro fases del proyecto de desarrollo de vivienda Haciendas de la ciudad, el cual incluirá un total de 190 unidades de HDC.

El jueves por la mañana, con un frío otoñal, la comunidad, los líderes empresariales y los funcionarios electos, incluido el asambleísta Luis Alejo (demócrata por Salinas) y el alcalde de Salinas Joe Gunter, marcaron la gran inauguración con discursos, y posteriormente hubo un almuerzo japonés.

El proyecto se inició en marzo de 2015 y se considera una colaboración entre HDC, la autoridad de la vivienda del condado, la ciudad y numerosos patrocinadores, un equipo de urbanización y organizaciones basadas en la comunidad del Barrio Chino.

Dai-Ichi (que significa “el primero” en japonés), se considera significativo para la ciudad, en especial en una época en que Salinas enfrenta una grave escasez de vivienda costeable y un creciente problema de indigencia.

Escasez de vivienda costeable

Durante la reunión del ayuntamiento el 1° de noviembre, Alfred Diaz-Infante, director de CHISPA, la mayor organización urbanizadora privada y sin fines de lucro con sede en el condado de Monterey, dijo que todas las listas de espera para vivienda costeable, incluida la de la sección 8, están cerradas, a excepción de un desarrollo de vivienda reservado para los trabajadores agrícolas.

Para muchos proyectos, la lista de espera tiene un tope de 2,000 “para no darle a la gente falsas esperanzas”, dijo Diaz-Infante. Salinas cuenta actualmente con más de 400 unidades de vivienda social, pero eso no es suficiente para una ciudad que tiene una gran población de clase trabajadora, así como elevados precios en las rentas y ventas de viviendas.

Dai-Ichi Village, que se encuentra en las orillas del Barrio Chino, también forma parte de los esfuerzos de la ciudad por revitalizar esa comunidad histórica que ha caído en la depresión urbana y ha atraído a campamentos de indigentes. Desde septiembre, la ciudad ha estado avanzando con su proyecto de revitalización del Barrio Chino, también conocido como “El Plan”, con el objetivo de convertir al Barrio Chino en el vibrante centro residencial y comercial que fuera alguna vez.

“Es el centro de la ciudad”, dijo Gunter acerca del Barrio Chino.

Agregó que aunque el “financiamiento ha representado un desafío” para la vivienda costeable, los proyectos como el de MidPen Housing Corp. están avanzando, y la ciudad está trabajando muy de cerca con proveedores de servicios para los indigentes como Dorothy’s Place con el fin de combatir el problema de la indigencia.

Dai-Ichi recibió apoyo de las concejales Gloria De La Rosa, quien representa al distrito 4 donde se encuentra el proyecto, y Jyl Lutes.

Siguiente fase

Ahora que Dai-Ichi ya se completó, HDC continuará con la cuarta fase del proyecto Haciendas, la cual involucra demoler lo que ahora son los departamentos Laguna Haciendas, un complejo de vivienda pública adyacente a Dai-Chi Village. Si todo sale bien, el proyecto, que se espera que reciba el nombre Nihon Machi Village (que significa “Barrio Japonés”), ofrecerá 40 unidades de vivienda multifamiliar costeable y abrirá en diciembre de 2017.

“Estas personas tienen un historial”, dijo Gunter acerca de HDC, y habló de sus proyectos completados, que incluyen Haciendas 1 y 2 y los departamentos Tynan Village.

El proyecto de $12.5 millones de dólares incluye $1.6 millones en impacto diferido y cuotas de procesamiento de la ciudad, $8 millones en un crédito para vivienda y $9 millones en créditos para vivienda de Wells Fargo.

Cada año, Wells Fargo otorga aproximadamente $2,500 millones de dólares para vivienda costeable en créditos e inversión en créditos fiscales, informó Eric Leimbach, vicepresidente y gerente de relaciones del banco.

Alejo, quien comenzará con su nuevo puesto por el distrito 1 en el Consejo de Supervisores, dijo que está comprometido a expandir la vivienda costeable en su distrito, en el que se encuentra el Barrio Chino.

Esto incluye el mapeo de proyectos de vivienda existentes, así como la identificación de sitios para proyectos potenciales. Alejo dijo que los proyectos de ley como el proyecto 2 de la Asamblea para crear una Autoridad de Inversión y Revitalización de la Comunidad (CRIA) en las comunidades marginadas, el cual apartará un 25% para vivienda costeable, también representan posibles herramientas.

Barrio Japonés

Dai-Ichi Village también sobresale porque se encuentra en una propiedad que en el pasado se conoció como el Barrio Japonés, y que incluye las calles Lake y California, que antes eran predominantemente propiedad de japoneses.

Las asociaciones culturales, incluida la Asociación China de Salinas y la Experiencia Cultural Asiática (ACE), trabajaron en conjunto con el arquitecto Paul Davis en el diseño exterior.

A sugerencia del grupo, Davis incorporó el torii e incluyó un exterior de madera (un elemento arquitectónico que se utiliza en muchos países asiáticos), así como el poema Haiku que está grabado de manera prominente en la pared, cerca de la entrada.

El poema de Bashō’s “El antiguo estanque”, que se traduce como “El antiguo estanque, una rana salta, sonido del agua”, simboliza las nuevas experiencias, dijo Davis.

Una lista de espera

Guadalupe Sánchez, de 70 años, quien vive en Haciendas 1, dijo que aunque sus hijas la han invitado a mudarse con ellas, a ella le gusta la independencia de pagar su propia renta. “Estoy contenta aquí”, dijo Sánchez, quien disfruta en especial de las clases de Zumba.

“La vivienda para las personas de la tercera edad es muy necesaria; muchos de ellos están discapacitados, y algunos tienen un ingreso fijo. Necesitamos más vivienda para las personas de la tercera edad”, dijo De La Rosa.

Después de que los asistentes se retiraron hacia el interior del edificio para el almuerzo, Guadalupe Ávila permaneció afuera de Dai-Ichi Village mirando con anhelo el edificio.

Ávila, de 62 años, dijo que es indigente y ha estado viviendo en Dorothy’s Place y en otros lugares.

Hizo su solicitud para vivir en Dai-Ichi y ha estado en listas de espera para diversas viviendas costeables durante los últimos cuatro años.

Ávila entró al complejo de vivienda y visitó el departamento modelo que está abierto al público.

“Espero poder obtener uno”, dijo.