SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Ayuda Boys and Girls Club a familias necesitadas

POR LAUREEN DIEPHOF PARA EL SOL

Los deseos sí se vuelven realidad.

Tres ejecutivos de TheBoys and Girls Club del Condado de Monterey hablaron recientemente acerca del éxito del programa anual Adopt-a-Family. También compartieron lo que aún se requiere para asegurar unas fiestas navideñas exitosas para los niños que son miembros del club.

El equipo incluye a Marlene Trotter-Murray, directora en jefe de impacto; Katie López, coordinadora de voluntarios; y Linda Tosetti-Gulley, directora de comercialización y relaciones públicas.

De acuerdo con López, el programa Adopt-a-Family consiste en que una vez seleccionadas las familias de los cinco clubs (de entre familias cuyos hijos han sido miembros de TheBoys and Girls Club durante largo tiempo), entonces se les asigna a un voluntario que compra regalos para cada niño de la familia.

El voluntario lleva los regalos sin envolver al centro de Seaside para que el personal pueda asegurarse de que los tamaños son correctos, en caso de que sea necesario cambiarlos por el tamaño adecuado.

Entonces, los voluntarios se reúnen en el sitio de Seaside alrededor del 1° de diciembre para envolver los regalos.

Estos se entregan a los padres el 15 de diciembre para que los coloquen bajo el árbol, de forma que provengan de Santa Claus.

Cada niño, informó López, recibe dos juegos de ropa, calcetines, ropa interior, zapatos, una chamarra, un libro y un juguete de su lista predeterminada.

Cuando alguien dona dinero pero no tiene tiempo para ir de compras, el personal de TheBoys and Girls Club se encarga de adquirir los regalos.

“Los regalos tienen un valor aproximado de $200 dólares por niño, y los niños deben pertenecer a la misma familia”, dijo Trotter-Murray. Todos los voluntarios que adoptan a una familia ya han sido reclutados. Este año harán donaciones a un total de 130 familias distribuidas entre los cinco clubs.

El club continúa teniendo algunas necesidades financieras, como el costo del papel para envolver, los listones y los siguientes eventos.

“Para cada regalo utilizamos un papel de envoltura hermoso y grueso, y colocamos los regalos en cajas con listones”, dijo López.

El papel de envoltura, las cajas y los listones se adquieren a granel en Monterey Packaging Supplies de Del Rey Oaks.

Gary Vick, propietario de Carl’s Junior, donó el tiempo para pasar comerciales en KION, así como el costo de imprimir carteles para anunciar el programa de Adopt-a-Family.

Entre las personas que se encargarán de envolver los regalos se encuentran voluntarios de CHOMP, Target, Bank of America, Wells Fargo, Young Professionals, Pebble Beach Company, East Side Rotary, la Fuerza Aérea de EE. UU., Recipe Ladies, AmeriCorps, Kohl’s de Marina y muchas personas individuales.

“Tiende a convertirse en una tradición anual para estas personas que ayudan a envolver regalos”, dijo Trotter-Murray.

Los empleados de algunos de los negocios mencionados adoptan también a familias, informó López.

La gerente de la tienda Kohl’s de Marina, Sandy Tompkins, apoya a The Boys and Girls Club a través de empleados voluntarios que trabajan algunas noches por semana envolviendo regalos. Varios de sus empleados también han adoptado familias. Kohl’s, según informó Tompkins, apoya a TheBoys and Girls Club a través de una subvención.

“Todo esto forma parte del programa nacional Kohl’s Cares for Kids”, informó. “Este año será el cuarto o quinto año que yo adopto a una familia con tres niños. Mi hija también adopta a una familia”, dijo Tompkins, y agregó que “es bueno retribuirle a la comunidad”.

Gina Nucci, propietaria de Mann Packing Company de Salinas y miembro del consejo de The Boys and Girls Club, ha participado en el programa Adopt-a-Family durante 10 años.

“Nuestros empleados también se inscriben como voluntarios para adoptar a una familia”, informó. También mencionó que los regalos incluyen algo para toda la familia, como una película, una tarjeta para víveres o una comida para toda la familia en un restaurante.

“A los niños les damos ropa; pueden ser abrigos, zapatos y un par de jeans, así como juguetes. Es posible que algunos de los niños solo tengan un par de jeans. Así que tener un par nuevo puede aumentar su autoestima”, informó.

Miranda Jackson solo ha vivido aquí durante un año, pero ya está profundamente involucrada en la comunidad del condado de Monterey. Es directora de desarrollo de The Boys and Girls Club, y recientemente ofreció una función en su casa para 40 mujeres. De ese grupo salieron varias participantes en el programa Adopt-a-Family de este año, quienes donaron dinero.

Jackson ha trabajado en el campo de las organizaciones sin fines de lucro durante toda su vida, y está viviendo en el condado de Monterey con su esposo, quien trabaja en la industria agrícola.

“Mi esposo y yo adoptamos a una familia que tiene un niño de 8 años y otro de 6”, informó.

Donna Ferraro, antigua directora ejecutiva de The Boys and Girls Club del Condado de Monterrey, fue quien organizó el primer programa Adopt-A-Family en 1994, con 10 a 15 familias.

“Un inversionista, Brigitte y Mel Wasserman, preguntaron si podían proporcionar alimentos a las familias más necesitadas”, recordó Ferraro.

“Ella y su esposo compraron alimentos no solo para la comida navideña, sino productos básicos para ayudar a las familias que habían sido miembros del club durante un tiempo. A partir de entonces”, dijo Ferraro, “comenzó el programa Adopt-a-Family. Nos dimos cuenta de que aunque los alimentos eran necesarios, muchas de nuestras familias no tenían los medios para proporcionarle la magia de la Navidad a sus hijos. Además, veíamos a niños que necesitaban zapatos y ropa. Unos dos años después el programa se expandió para dar servicio a más de 100 familias, incluidos los miembros de The Boys and Girls Club y sus hermanos.

“Puedo asegurarle que nosotros recibimos más de ellos que lo que les damos”, dijo Ferraro acerca de ella misma y de las otras personas que participan. “No necesitamos el reconocimiento. Nunca querríamos quitarle la dignidad de la familia a los padres. Queremos que nuestros niños sientan la emoción de la mañana de Navidad. Nuestra comunidad es fenomenal. Esto no sería posible sin el apoyo de esa comunidad”.

“Hasta la fecha sigo viendo a nuestros miembros, que ahora ya andan rondando los 30 años de edad, y recuerdo sus Navidades y la diferencia que [el programa] significó para sus familias”, informó. “¡Hay tantas historias de lágrimas, agradecimiento y alegría! Hay un par de historias que nunca olvidaré. Había un padre que estaba muriendo de cáncer. Nosotros pudimos proporcionarles una Navidad porque ellos no podían pagar los regalos de sus hijos. El padre murió unas semanas después de Navidad. Su hermana fue al club para decirnos lo agradecida que estaba de que su hermano se hubiera sentido tan feliz de poder ver a sus hijos abrir sus regalos en su última Navidad”.

“Otra historia es la de un niñito y su hermana que llegaron a The Boys and Girls Club. Su mamá acababa de tener un bebé y el papá se había ido a México a buscar trabajo. Ellos no iban a tener ninguna Navidad, así que les enviamos los regalos y les dijimos que Santa Claus los había dejado en el club. El niño se dio la vuelta para mirar a su madre y le dijo “Te lo dije mamá...¡Los deseos sí se vuelven realidad!”

The Boys and Girls Club también busca apoyo financiero para sus fiestas navideñas anuales, que se celebran en cada uno de sus cinco centros: Seaside, Salinas, escuela secundaria El Sausal, escuela secundaria La Paz y escuela secundaria Harden, durante la semana del 12 de diciembre. Se necesitan donaciones monetarias para papel de envoltura, cajas y listones, así como regalos para los niños que asisten a las fiestas. Visite www.bgcmc.org o llame a Katie López al 831-394-5171 para obtener más información.