SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Estudiantes alzan su voz a favor de la unidad e igualdad

POR SUSANA VÁZQUEZ | EL SOL

Con un mensaje de unidad, empoderamiento e igualdad, cientos de estudiantes de la preparatoria Alisal pacíficamente se salieron de la escuela el jueves, 17 de noviembre, para protestar en contra de la marginalización de grupos.

Aunque la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos causó molestia, tristeza y angustia en muchas personas, su victoria también encendió el sentimiento de movilización y respuesta social en muchos estudiantes y comunidades en todo el país.

Pero los estudiantes de Alisal querían hacer claro que esta no era una protesta en contra de Trump, sino “una protesta en contra de las personas con perjuicios, el racismo, el sexismo (etc.). Es importante para nuestros estudiantes que entiendan que Alisal es unificadora para que así puedan hacer los cambios para que todo el mundo vea”.

La protesta fue un evento muy organizado.

Estudiantes líderes crearon un documento para monitorear las diferentes actividades durante el evento. Administradores locales colaboraron con los estudiantes para asegurarse de que la marcha se llevara a cabo sin inconvenientes.

A las 12:08 P.M., cuando sonó el timbre para el almuerzo, estudiantes se reunieron en el patio para hablar sobre las directrices y el motivo de la manifestación. Docenas de letreros se encontraban en el escenario, mientras estudiantes y el director Ernesto Garcia hablaban.

La importancia de llevar a cabo una protesta con respeto y paz fue resaltada al inicio y durante el evento.

Antes de que los estudiantes se formaran para iniciar la protesta, Garcia les recordó que no usaran profanidades y que siguieran las reglas que habían discutido previamente. Maestros y estudiantes en un carrito de golf lideraron el paso para detener el tráfico para dar paso al grupo.

Cuando los estudiantes iniciaron la marcha hacia la Biblioteca César Chávez gritaron “El pueblo unido, jamás será vencido” y otras frases en inglés.

Cuando los estudiantes llegaron al recinto, la entrada de la biblioteca estaba preparada con bocinas y un podio para que los oradores hablaran.

Antes de iniciar los discursos, las personas que asistieron hicieron el juramento a la bandera.

Uno de los oradores fue Ernesto Vela, educador en el Condado de Monterey. Él enfatizó la importancia de estar cívica y socialmente involucrados para poder lograr un cambio positivo en la comunidad.

“Sé que muchos de ustedes, y muchos americanos tienen inquietudes e inseguridad por el futuro. La pregunta más grande que debemos hacernos es cómo vamos a vivir nuestras vidas en esta nueva realidad”, dijo Vela.

“Les sugiero que no tenemos otra opción, pero seguir adelante. Tenemos que estar unidos como comunidad. Tenemos que estar activamente participando en la política local, estatal y federal. Tenemos que hacer que nuestras voces se escuchen como hoy, pero todos los días a partir de hoy. Debemos escribir cartas a nuestros líderes locales cuando tenemos inquietudes…Pero lo más importante es demostrar que las ideas y filosofías que existen no son indicativos de quienes somos. Depende de nosotros que nos levantemos cada día y escojamos ser excepcionales, porque ustedes lo son”.

Hubo un mensaje solido de concientización y empoderamiento.

Oradores repitieron en varias ocasiones que el cambio viene solamente cuando los jóvenes están participando en sus comunidades y ejerciendo su derecho y responsabilidad de votar porque su voto no sólo es su voz, pero la voz de los que no puede votar.

“Estoy aquí en solidaridad con la comunidad inmigrante, nuestros hermanos y hermanas indocumentados. Los felicito a cada uno de ustedes por luchar y defender lo que creen”, dijo Maricela Cruz, miembro de la junta del distrito escolar Alisal Union.

“Lo que han hecho hoy es el inicio de un movimiento. Un movimiento para fomentar el cambio, y el cambio empieza con ustedes. Sé que muchos de ustedes tienen miedo por ustedes, por sus familias y compañeros. No sabemos lo que el mañana tendrá, pero sabemos algo: estamos en esto juntos y no nos quedaremos callados. Es importante que aprendan de la política y se involucren. Eduquen a su vecino, hablen con sus familias y con su voto sean la voz para los que no tienen”.

Estudiantes de Alisal también fueron oradores durante la asamblea. Ellos representaban el miedo real que viven sus familias y comunidad inmigrante.

Uno de los estudiantes que habló fue Josué Gil. Él expresó la decepción y tristeza que sintió después de ver los resultados la semana pasada, pero recordó a sus compañeros que necesitan seguir trabajando duro para crear la diferencia en la comunidad.

“Podía ver el miedo en los ojos de mis padres y abuelos al ver que el país retrocedía el pasado racista”, dijo Gil.

“Aunque no podemos cambiar los resultados, no podemos detenernos en el pasado. Las personas de la nación debemos de trabajar más fuerte, permanecer optimistas, y luchar por nosotros y nuestro país…las elección pusieron en evidencia que todavía hay odio en el país y debemos continuar demostrando porqué esta nación representa igualdad y justicia para todos”.

El nombre de varios activistas renombrados fue pronunciado durante la reunión.

Esmeralda Garcia, una estudiante y organizadora de la marcha, recordó a los estudiantes la importancia perseverar para ser la diferencia que quieren ver en el mundo.

“…donde estaríamos si Gandhi, Martin Luther King Jr., Rosa Parks, César Chávez o la Madre Teresa no hubieran luchado. En mi caso, ¿dónde estaría si mi padre no hubiera cruzado la frontera? Yo, como muchos otros, soy la hija de un inmigrante exitoso, pero son personas como mi padre quienes me han motivado a ser la diferencia”, expresó Gracia.

“Es importante recordar que el cambio no sucede de la noche a la mañana, pero les aseguro que si nos mantenemos unidos y enfocados, el cambio llegará. Estoy aquí hoy para animar a todos a continuar siendo la voz de poder y de razón. No debemos olvidar que nuestra voz es nuestro poder. Sobreviviremos porque el fuego que arde en nuestro interior quema más que el que nos rodea”.

Para concluir la marcha, estudiantes dejaron ir globos blancos. Y con sus cabezas en alto, regresaron a la preparatoria Alisal.