LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los votantes de Salinas estarán entre los que decidan el futuro de la perforación petrolera en el Condado de Monterey en las elecciones del 8 de noviembre.

En las boletas se encuentra la medida Z, un proyecto para prohibir la fracturación hidráulica, que también está dirigido a prohibir o contener otras prácticas de la perforación petrolera, como:

La perforación de nuevos pozos petroleros.

La disposición del agua de desecho contaminada en el subsuelo.

La contención del agua de desecho en estanques de superficie.

Los líderes de la industria petrolera y de la campaña del No a la Z temen que esta medida ponga fin a la perforación petrolera en este condado.

Los líderes del Sí a la Z y de la campaña Protect Monterey County dicen que ya es momento de ponerle un límite a la perforación a nivel local y comenzar a avanzar hacia fuentes de energía alternativa.

Ambos lados han invertido fuertemente en sus campañas de medios. No a la Z había gastado más de $3.7 millones de dólares en propaganda política hasta el 21 de octubre. Sí a la Z había gastado $153,000 hasta el 22 de octubre, según el portal público para la revelación de información acerca de las campañas del Departamento de Elecciones del Condado de Monterrey.

La medida Z se está observando como un indicador del futuro de las prácticas de perforación petrolera en todo el país. Algunos activistas ambientales prominentes como los actores Leonardo DiCaprio y Mark Ruffalo, han expresado su apoyo a la medida Z a través de los medios sociales.

Los defensores del Sí a la Z dicen que las restricciones de esta medida ayudarán a proteger el suministro de agua potable del Valle de Salinas. Sin embargo, los defensores del NO a la Z responden que las prácticas de perforación petrolera se han efectuado durante décadas sin ningún impacto en el agua potable o en el agua que se utiliza en la industria agrícola.

El Condado de Monterey es el cuarto productor de petróleo más importante del Estado de California. La mayor parte se extrae del campo petrolero de San Ardo en el sur del condado. Chevron y Aera Energy obtienen cientos de millones de dólares anuales de estos campos petroleros.

Los intereses petroleros le proporcionan al Condado de Monterey entre $2 y $8 millones de dólares al año en ingresos por impuestos. Al compararse con las decenas de millones de dólares presupuestados anualmente para las dependencias del gobierno local y los distritos escolares, los impuestos del petróleo representan una pequeña pero confiable contribución para el apoyo de escuelas, distritos de bomberos, ciudades y otros usos públicos.

Sin embargo, ese ingreso fiscal fluctúa con el aumento y la caída de los precios del petróleo, según informó el valuador del Condado de Monterey Steve Vagnini. Por ejemplo, en 2015, el condado obtuvo $8 millones de dólares en impuestos del petróleo, pero Vagnini espera que este año haya una disminución importante en los ingresos, debido a que los precios del petróleo han estado bajando.

La campaña del No a la Z argumenta que algunos servicios de seguridad pública y escuelas podrían agotarse si la medida se aprueba.

Vagnini advierte, y un análisis imparcial del condado acerca de la medida agrega, que los estrictos controles del uso de suelo podrían considerarse como “una toma inconstitucional de la propiedad” según lo describe la misma medida. En algunos casos podría provocar que las compañías petroleras y los dueños de las propiedades demandaran al condado.

Esto tiene el potencial de obligar al condado a usar dinero y recursos para defenderse, agregó.

Sin embargo, quienes respaldan la campaña del Sí a la Z apuntan a excepciones en la medida que están dirigidas a evitar el litigio según cada caso.

Eso representa poco consuelo para los defensores del No a la Z, quienes temen la pérdida del empleo de cientos de trabajadores petroleros.

Uno de ellos es el residente de Salinas Alan Anthony, quien ha trabajado como operador de un cabezal en el campo de Chevron en San Ardo durante los últimos 34 años.

Anthony se despierta a las 3:30 A.M. para llegar a su trabajo a las 5:00 A.M. Dijo que si pierde su empleo, ya no podría seguir viviendo en Salinas.

“No quiero mudarme”, informó. “Amo a Salinas”.

Inicialmente, la campaña del No a la Z informó que la medida produciría la pérdida de 1,000 empleos. Sin embargo, el condado calcula que la pérdida sería de 730 empleos.

En comparación, la industria agrícola del condado proporcionó 73,000 empleos en 2015-2016, según los expedientes del condado.

Mientras tanto, los defensores del Sí a la Z dicen que la medida está diseñada tan solo para prevenir el futuro crecimiento de la industria petrolera, no para eliminarla.

“Realmente intentamos equilibrar las cosas de forma que se protegieran los empleos petroleros existentes”, dijo Mary Hsia-Coron, una organizadora de la campaña del Sí a la Z.

Estos son los principales aspectos de la medida Z, con las perspectivas de ambos bandos:

Fracturación hidráulica

La fracturación hidráulica es un proceso controversial que extrae petróleo y gas natural de lugares de difícil acceso en el subsuelo al hacer explotar la capa de pizarra con agua, arena y sustancias químicas.

Sí a la Z dice que debería prohibirse la fracturación hidráulica porque el proceso utiliza sustancias químicas patentadas que podrían contaminar el agua potable. La fracturación hidráulica también se ha relacionado con terremotos en otros estados.

No a la Z dice que la fracturación hidráulica no se está usando en el Condado de Monterey y tampoco se usará en el futuro. La práctica se probó aquí, pero se determinó que no era productiva y era incompatible con la geografía.

Perforación petrolera

Sí a la Z argumenta que la cantidad actual de pozos petroleros, más de 1,500, es adecuada para un área con un medio ambiente sensible como el nuestro.

No a la Z dice que prohibir la creación de nuevos pozos disminuirá en gran medida la cantidad de petróleo que se produce.

Al prohibir la creación de pozos nuevos, las compañías se verían obligadas a efectuar “perforación horizontal” para extraer la mayor cantidad posible de petróleo de los pozos existentes.

La perforación horizontal es como tomar una leche malteada, dijo Karen Hanretty, directora de comunicaciones de la campaña No a la Z. Uno “mete el popote y sorbe todo. No es que ya no haya leche malteada, sino que es necesario mover el popote” para tomársela toda.

La perforación horizontal no puede compensar la falta de pozos nuevos, ya que la práctica es limitada en cuanto a qué tan lejos se puede perforar, según informaron los representantes del campo petrolero.

Agua de desecho

La medida Z prohibiría los pozos nuevos de inyección de agua de desecho y eliminaría progresivamente los que se están usando actualmente.

Los defensores del Sí a la Z temen que el suministro regional de agua potable pudiera resultar contaminado por el uso continuo de los pozos de inyección de agua de desecho.

El campo petrolero de San Ardo se encuentra directamente corriente arriba del Valle de Salinas y, si hay algún problema, la contaminación causada por la inyección de agua de desecho se esparciría por todo el valle hacia el océano, dijo Hsia-Coron.

El año pasado, varios pozos de inyección de agua de desecho de San Ardo se listaron como “fuera de cumplimiento” ante la Ley de agua potable segura. Los integrantes de la campaña del Sí a la Z interpretaron esto como que los pozos están inyectando en áreas donde podría haber agua potable.

La inyección también se ha relacionado con un aumento en los sismos en otras partes del país.

No a la Z dice que la inyección de agua de desecho es vital para el proceso de perforación petrolera. Se ha usado durante décadas sin ningún efecto negativo para el medio ambiente.

El agua se inyecta a miles de pies de profundidad en el subsuelo, en acuíferos que ya contienen petróleo, y no en las regiones que contienen agua potable. “Nunca es lo mismo Nunca se toma arena con petróleo en ella. Yo no voy a querer esa agua en mi casa”, dijo Dallas Tubbs, supervisor de un equipo técnico de Chevron.

En cuanto a la falta de cumplimiento con la Ley del agua potable segura, los funcionarios petroleros dijeron que se trata de una falla de comunicación entre las dependencias federales y estatales, y que se está solucionando.

En cuanto a los temores sísmicos, desde que la inyección del agua de desecho comenzó en San Ardo en 1957, no se ha registrado ningún aumento en la cantidad de sismos en el área, según informó Winston Seiler, científico de la tierra y asesor del proceso de aviación de Chevron.

Producción

Chevron y Aera generan en total 321,000 barriles diarios de agua contaminada en San Ardo, aproximadamente 19 barriles de agua por cada barril de petróleo, informó Hanretty.

El petróleo se separa del agua y se refina en otro lugar.

El agua se somete a una etapa inicial de limpieza y después se divide en tres partes: aproximadamente un 49% del agua se desecha por medio de un pozo de inyección de agua de desecho, un 38% se calienta y se bombea de vuelta al subsuelo como vapor para ayudar a que más petróleo crudo con una consistencia de melaza salga del subsuelo, y el resto se purifica en la planta de ósmosis inversa de Chevron.

La campaña del Sí a la Z dice que, sin la inyección de agua de desecho, las compañías petroleras serán responsables de limpiar el 100% del agua que extraen. La expansión del proceso de limpieza debería crear nuevos empleos, informó Hsia-Coron.

No es cierto, informaron los representantes del No a la Z, quienes dijeron que las operaciones petroleras de San Ardo ya no podrían limpiar el agua usando el proceso de ósmosis inversa porque este proceso produce una pequeña cantidad de desecho contaminado que se inyecta en el subsuelo.

Estanques de agua de desecho

Sí a la Z dice que los estanques de agua de desecho con frecuencia tienen fugas, incluso si están forrados, y representan riesgos para el medio ambiente.

Sus defensores apuntan a los estanques de agua de desecho de otros condados que han tenido fugas y han causado contaminación del agua del subsuelo.

No a la Z dice que la medida impediría el uso de la ósmosis inversa para limpiar cualquier cantidad de agua en el campo petrolero de San Ardo.

El agua limpia de la ósmosis inversa carece de los minerales fundamentales, así que se coloca en una cuenca de recarga que contiene espadañas y arcilla. Una vez que se considera que el agua está lista, se libera a las celdas de pantanos del lugar. La cuenca de recarga y las celdas de los pantanos son técnicamente “estanques de agua de desecho” y quedarían prohibidos por la medida Z.

“Estamos muy orgullosos de las instalaciones de pantanos que construimos”, dijo Tubbs. “No quiero que el agua del subsuelo se contamine. Este campo es importante para nosotros. Nos importa el medio ambiente”.

Un último comentario

Cuando los residentes del condado voten, deberán sopesar las siguientes opiniones contradictorias acerca de la medida Z:

Los trabajadores petroleros de San Ardo quieren asegurarles a los residentes de Salinas que trabajan duro para proteger el agua del subsuelo y evitar que se contamine. Todos los pozos se monitorean y automáticamente se cierran si hay algún problema. “Hasta donde yo sé, el agua del subsuelo nunca ha mostrado señales de contaminación”, dijo Tubbs. “El agua subterránea está tan limpia hoy como lo estaba hace 70 años”.

Los defensores del Sí a la Z urgieron a los votantes a comenzar a pensar en fuentes de energía alternativa. “No necesitamos este petróleo. Ya es hora de comenzar a cambiar”, dijo Hsia-Coron. “Hay muchos recursos estupendos. Hay energía solar y aeólica gratuita. ¿Por qué no aprovecharlas? Y esto también creará muchos más empleos”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2fp0RIk