SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Alisal debe recibir atención política

POR JEFF MITCHEL | EL SOL

Hace poco reflexionaba acerca de lo mucho que hemos visto a Jimmy Panetta y a Casey Lucius recientemente en los medios locales.

Se han atacado mutuamente en su afán excesivo por capturar el puesto del distrito electoral 20 (CD-20) del congresista Sam Farr en la Cámara de Representantes durante una diversidad de presentaciones conjuntas de campaña en camino a las elecciones del 8 de noviembre, y eso ha sido estupendo.

Elecciones 2016.

Me da gusto que los electores (especialmente los nuevos) se estén viendo expuestos a ellos, ya que contar con una nueva voz en D.C. será algo importante.

Sin embargo, aunque Panetta y Lucius se han enfocado en las áreas centrales del CD-20 donde es probable que se presente la mayoría de los votantes, hay un área, que fácilmente es la más deprimida y empobrecida del distrito completo, que no ha recibido mucha atención política de ellos.

Esa área, por supuesto, es la comunidad de Alisal en Salinas.

Sí, seguro que han hecho bastantes visitas a domicilio, pero ninguno de ellos ha dado discursos ni asistido a mítines ahí.

Así que se me ocurrió que bajo el nombre de mi columna y el nuevo proyecto periodístico de The Californian sobre la salud de la comunidad podríamos darles a Jimmy y a Casey una oportunidad de decirnos cómo encausarían el significativo poder del gobierno federal para aliviar parte del dolor y sufrimiento que están experimentando los habitantes de Alisal, en particular a la luz de los esfuerzos casi completamente fallidos que hemos visto hasta la fecha por parte de la ciudad y del condado.

Además, por si se lo estaba preguntando, el Alisal es sede de parte de la mayor violencia entre jóvenes, tiene la mayor densidad residencial, la mayor cantidad de personas que se encuentran en el nivel de pobreza o por debajo de este, la mayor cantidad de personas que sufren de inseguridad alimenticia y la mayor cantidad de personas sin seguro médico o acceso a ningún tipo de atención médica (excepto por la sala de emergencias locales).

Entonces, ¿qué fue lo que dijeron?

(Parte de las respuestas sin repasarlas primero a través del filtro de esta columna se encuentran más adelente en la nota).

Si tuviera que calificarlos, me vería obligado a darles un resultado de B- como mucho.

Ambos proyectaron empatía hacia la gente del Alisal, pero en ocasiones se desviaron de sus respuestas para no ofender a la gente pobre de otras comunidades del distrito. Eso es comprensible. Se trata de la política, después de todo, y ambos se están postulando para un puesto público.

Dicho esto, a Lucius le bajamos la calificación porque simplemente no pudo contenerse y culpó a Panetta por lo que dijo que es un aumento del 70% en violaciones, robos de autos y violencia de pandillas en el Condado de Monterey. Fue un golpe bajo, ya que Panetta es tan solo un fiscal entre docenas. Sus acusaciones debieron estar más correctamente enfocadas contra nuestro fiscal de distrito electo, Dean Flippo, el funcionario en jefe a cargo de la aplicación de la ley en el Condado de Monterey.

La mayoría de sus respuestas también fueron al estilo de la “Enciclopedia Británica”, lo cual no me sorprendió por completo. Ambos provienen de una clase media sólida y en lo personal nunca han enfrentado algunos de los problemas que padecen los residentes del Alisal diariamente.

No fueron terriblemente específicos, pero el proceso de hacerlos pensar en esta comunidad perdida representa un éxito modesto. Por supuesto, a las pruebas me remitiré y todos podremos juzgar mejor su desempeño cuando llegue el momento de su reelección en 2018.

Le doy puntos a Panetta porque proviene de una situación en la que la política es el negocio familiar. Entiendo que él ya sabe dónde se encuentran las cosas y probablemente tendrá la capacidad, debido al nombre de su familia, de reclutar a personal experimentado.

A final de cuentas, el problema se reduce a los dilemas relacionados con reemplazar a una persona como Sam Farr, que cuenta con 23 años de experiencia.

Sin importar quién gane, y sospecho que va a ser Panetta por el reconocimiento de su nombre en un distrito predominantemente demócrata, la verdad es que comenzará como un diputado sin un cargo específico durante un tiempo.

Recuerde, el reconocimiento de su nombre y lo que puede hacer por sus electores en casa depende de sus asignaciones a los comités de la Cámara.

Tengo la confianza de que ambos harán un buen esfuerzo, y ahora que han tenido que pensar en realidad acerca de la parte más pobre de su distrito, mantendrán al Alisal entre sus prioridades. Por lo menos, espero que así lo hagan.

El gobierno federal es algo poderoso. En las manos correctas, puede hacer el bien en una escala inmensa. Puede levantar comunidades completas y detener el sufrimiento.

Dada la falta de avance por parte de la ciudad y del condado durante los últimos años para producir realmente un cambio significativo en el Alisal, espero que este “cambio de guardia” tan poco común en el Congreso produzca por fin el alivio que esta vibrante comunidad nuestra tanto merece.

Tampoco sería mala idea que nuestro próximo congresista moviera la oficina del distrito CD-20 al Alisal y aprendiera a hablar español, algo que yo estoy empezando a hacer.

Plan de Lucius para aliviar el sufrimiento de Alisal

FOTO DE ARCHIVO - Casey Lucius.

Como alguien que creció viviendo en departamentos, entiendo la necesidad de contar con vivienda costeable en la Costa Central.  No queremos que las familias tengan que mudarse cada vez que les aumentan la renta, lo cual significa que los niños tienen que cambiar de escuela y los padres tienen que viajar más tiempo para llegar al trabajo.

También conozco de primera mano lo que significa ir al supermercado y tener que devolver las cosas al llegar a la caja registradora porque no hay suficiente dinero.  Durante mi niñez comimos muchos sándwiches de tomate. En la actualidad, tenemos niños que viven aquí en nuestra comunidad y que van a la escuela hambrientos porque es posible que su única comida del día sea el almuerzo que reciben en la escuela.  ¿Cómo podemos esperar que nuestros niños se concentren y tengan buenas calificaciones en la escuela con los estómagos vacíos y sin energía por mala nutrición?  Somos la mejor nación del planeta y cultivamos suficientes alimentos en Estados Unidos para alimentar al mundo entero.  Nunca deberíamos tener niños que vayan hambrientos a la escuela.

Hay partes de Watsonville, Hollister, Salinas y el sur del condado de Monterey que están identificadas por el USDA como áreas de bajos ingresos y poco acceso a alimentos frescos.  El USDA y el Departamento de Salud y Servicios Humanos están proporcionando subvenciones a las comunidades para expandir el acceso a los alimentos sanos.  Estas subvenciones con frecuencia financian los mercados campesinos locales.  El problema es que tenemos bastantes mercados campesinos, así como frutas y verduras frescas alrededor de nosotros.  Como su representante, trabajaré con la administración para niños y familias con el fin de proporcionar vacunas anuales a los niños de las áreas rurales, vitaminas diarias y tarjetas para comidas.  También trabajaría con los burós agrícolas del condado para coordinar la cosecha de los campos locales con los bancos de alimentos, las escuelas, las iglesias y los refugios.  En 2015, The Washington Post reportó que hasta un 40% de las frutas y verduras se descartan porque no son lo suficientemente bonitas como para venderlas en las tiendas.  Estas son frutas y verduras que podrían ayudar a los desiertos alimenticios locales.

Acerca de la necesidad de vivienda costeable, este problema se relaciona directamente con los salarios.  Estoy convencida de que la mayoría de las personas quieren lo mismo en la vida: recibir un salario justo, tener un techo sobre la cabeza en un vecindario seguro, alimentar a sus familias y enviar a sus hijos a escuelas buenas.  Esto parece suficientemente simple, pero estos deseos básicos se encuentran ahora fuera del alcance de muchas familias de nuestro condado.  He tenido la esperanza, después de haber trabajado en el consejo de la Autoridad para la Reutilización de Fort Ord (FORA), de que el fuerte Ord se reurbanice para vivienda costeable.  Me encantaría ver la construcción de viviendas estilo departamentos y dormitorios, además de viviendas unifamiliares.  Necesitamos viviendas para nuestros veteranos, ancianos, indigentes, estudiantes y familias que estén pasando por transiciones difíciles.  Pienso que necesitamos comprometer ese espacio como un área con supermercados, transporte público, atención para la salud, servicios para veteranos y vivienda.  El espacio está ahí, pero necesitamos crear la voluntad pública y política.  Esto requeriría cambios en los códigos de densidad y zonificación.  También requeriría financiamiento federal y estatal.  Como su representante, lucharé por expandir la Ley de Gastos en Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano.   Esta ley proporcionará ayuda para rentas hasta finales de 2017, pero caducará si no se extiende.  También proporciona dinero para las dependencias públicas de vivienda a nivel local, y ofrece cupones para veteranos y ancianos.

Por último, nuestra área está experimentando altos índices de violencia juvenil. Desde que Jimmy Panetta comenzó a trabajar en la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Monterey en 2010, el índice de violaciones reportadas ha aumentado más del 50%, y los robos en vehículos automotrices reportados han aumentado más del 70% en el área.  Jimmy Panetta promociona su trabajo en el combate a la violencia de las pandillas, pero sin embargo los condados de Alameda y Monterey han permanecido entre los peores del estado en homicidios juveniles, en parte como resultado de sus prolongados problemas con las pandillas. Pienso que la mejor forma de combatir la violencia juvenil es a través de la educación y la capacitación laboral.  Muchos jóvenes involucrados en delitos dejan la preparatoria porque no ven un futuro para ellos.  Necesitamos invertir en capacitación vocacional en las preparatorias para que los jóvenes puedan aprender un oficio y graduarse con habilidades laborales.

Lucharé por asegurarme de que la capacitación vocacional reciba financiamiento de la Ley para el Éxito de cada Estudiante, que entrará en vigor en 2017.  También necesitamos asegurarnos de que todos los estudiantes tengan acceso a una educación de calidad en un ambiente seguro.  Esto significa que necesitamos invertir en transporte escolar, servicios de orientación escolar, programas de nutrición, programas contra el acoso, actividades extracurriculares y más maestros para disminuir la cantidad de alumnos por maestro en los salones de clases.  Nuestra responsabilidad es asegurarnos de que los niños y los adultos jóvenes puedan imaginar un futuro productivo y exitoso para ellos.  Para lograr esto, elevaré el financiamiento para la educación a un nivel nuevo.  Actualmente, la contribución federal a la educación del preescolar al 12° grado es tan solo del ocho por ciento.  Creo que esta cifra debería duplicarse para asegurar que los distritos de bajos ingresos reciban los fondos federales que necesitan.

Los problemas de la violencia juvenil, los salarios, la vivienda costeable, la nutrición y el acceso a la educación están todos interconectados y requerirán un liderazgo sólido y considerado, tanto a nivel local, como en los niveles estatal y federal.  Quiero que la gente de la Costa Central sepa que he vivido en carne propia muchas de estas dificultades y que trabajaré duro para asegurarme de que otros tengan oportunidades de alcanzar el éxito.

Plan de Panetta para aliviar el sufrimiento de Alisal

FOTO DE ARCHIVO - Jimmy Panetta.

El Congreso tiene la responsabilidad de dirigir al país en la lucha para alcanzar una mayor igualdad y justicia.  Debemos trabajar juntos y en todos los niveles de gobierno para lograr tener familias sanas en el Alisal y en todas nuestras comunidades de la Costa Central.  

El primer problema que debemos resolver, y que ha estado pendiente desde hace mucho, es una reforma migratoria completa.  Esto afecta al distrito electoral completo, y específicamente al Alisal.  El Censo de EE. UU. identificó a Salinas como la ciudad que ocupa el séptimo lugar en porcentaje más grande de latinos del país.  Muchos de los inmigrantes latinos son compañeros de clase de nuestros hijos y son nuestros vecinos; ellos deben tener la oportunidad de convertirse en parte de nuestra democracia.  La reforma migratoria completa debe incluir la actualización del proceso de expedición de visas para beneficiar a los empleadores y a los empleados desde el Valle de Salinas hasta el Valle del Silicio, reforzar la seguridad fronteriza y crear una vía para la obtención de la ciudadanía de nuestros “Dreamers” y de las familias que respetan la ley.  Esa reforma beneficiará nuestra economía, así como nuestra nación.  Como nieto de inmigrantes italianos, pienso que es responsabilidad del Congreso trabajar para alcanzar los ideales de la Estatua de la Libertad, de forma que todos tengan oportunidad de alcanzar el Sueño Americano.

Como asistente del fiscal de distrito del equipo antipandillas de Salinas, fui responsable de procesar a pandilleros que eran delincuentes violentos.  Debemos continuar nuestra lucha contra aquellos que causan estragos a propósito y siembran el temor en nuestras comunidades.  Al mismo tiempo, debemos darnos cuenta de que no podemos salir de este problema con tan solo detener gente.  Las fuerzas de la ley deben continuar entendiendo y creando relaciones y confianza con la comunidad donde existen los problemas, a través de una capacitación adecuada, tecnología, acercamiento y mantenimiento del orden en la comunidad.  Como miembro del Consejo de Justicia Criminal y Juvenil de California, le ofrecí asesoría a la oficina del gobernador en asuntos de financiamiento federal para los programas locales de justicia criminal.  Debemos asegurarnos de tener el financiamiento federal adecuado para resolver la falta de recursos de nuestras comunidades más marginadas.  Necesitamos financiar la educación y la capacitación laboral, así como los programas de colocación.  Como miembro del consejo del Campo Juvenil Rancho Cielo de Salinas, sé lo que pueden hacer los programas correctos por la juventud que se encuentra en riesgo, y conozco la forma en que estas inversiones refuerzan nuestra comunidad.

En la Costa Central, una cantidad importante de nuestros estudiantes son aprendices del idioma inglés, y la mayoría de ellos viven debajo del nivel de pobreza.  Es probable que esos estudiantes no estén suficientemente preparados cuando entran al sistema educativo.  Lucharé para financiar el programa de Head Start, el cual ha proporcionado oportunidades educativas, nutricionales y de salud a más de 32 millones de niños de bajos recursos.  También me enfocaré en expandir las opciones de educación temprana para las familias, así como en mejorar el Programa de Educación para Migrantes, con el fin de ayudar a los niños migrantes a moverse de una escuela a otra.  Me aseguraré de que el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) continúe apoyando programas como el Second Harvest Food Bank, el cual proporciona más de un millón de comidas sanas a casi 7,000 de nuestros estudiantes cada mes.

Además, lucharé por asegurarme de que la educación superior sea tanto accesible como costeable.  Como miembro del consejo de administración de la Fundación de la Universidad de California en Santa Cruz inicié, obtuve el financiamiento y trabajé directamente con Rubén Pizarro de la Dream Academy para permitir que 125 estudiantes de preparatoria de Salinas visitaran esa universidad de clase mundial.  Como graduado del Monterrey Peninsula College (MPC), entiendo el papel fundamental que los colegios comunitarios pueden jugar al proporcionar a los estudiantes las bases académicas y de capacitación laboral necesarias para alcanzar el éxito.  Por lo tanto, trabajaré para financiar el colegio comunitario para los alumnos responsables y para apoyar los programas federales TRiO que ayudan a los estudiantes de primera generación a asistir a la universidad.

La vivienda costeable se ha convertido en un problema crítico en la mayoría de las áreas de toda la Costa Central.  En Salinas, el ingreso promedio per cápita es de $18,000 dólares al año, lo cual apenas alcanza para pagar las rentas del mercado.  Con el fin de mantenernos al paso de la demanda de vivienda, será necesario construir anualmente 261 unidades de vivienda durante los próximos ocho años.  Recientemente, el Congreso proporcionó más créditos fiscales para viviendas de bajos ingresos, los cuales ayudarán a financiar la construcción de vivienda de renta costeable.  Trabajaré para reforzar ese programa federal y encontrar otras formas en que el gobierno federal pueda proporcionar empleos y dinero para financiar la vivienda de las personas con ingresos bajos a moderados.  También lucharé por proyectos de urbanización a las tarifas del mercado y por obtener contratos federales de “reserva” para financiar vivienda sin fines de lucro que sea accesible para las familias que trabajan.  Motivaré y apoyaré los proyectos de vivienda de compañías privadas que se desarrollen con información de la comunidad, como el Spreckels Crossing de Tanimura and Antle, y también los proyectos de reurbanización como los departamentos Camphora del Valle de Salinas.   Necesitamos ver todas las opciones, incluidos los fideicomisos de vivienda pública, las subvenciones del USDA para el desarrollo rural, los cupones del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) y los topes a las rentas con tarifas justas del mercado para los programas de vivienda de la Sección 8.

Necesitamos desarrollar nuestra economía de forma que cree empleos y resuelva la creciente desigualdad de los ingresos en nuestro país.  Tenemos una floreciente y diversa economía local en agricultura, turismo, investigación, educación y fuerzas armadas.  Para proteger esa economía, necesitamos invertir en la infraestructura para reparar nuestros caminos y puentes, reforzar nuestra estructura de transporte público y actualizar nuestros sistemas de calidad y cantidad de agua.  Necesitamos invertir en una economía de energía limpia similar a la de los campos de paneles solares que se están desarrollando en el sur del condado de Monterey y en San Benito.  Por último, necesitamos reformar nuestro código fiscal para eliminar los huecos legales y las deducciones innecesarias, con el fin de que todos contribuyamos a nuestros servicios gubernamentales necesarios.

Desde que anuncié mi candidatura para representar esta área en el Congreso, he estado visitando de manera incansable todos los rincones del distrito para escuchar y responder a las necesidades de nuestros residentes.  He escuchado acerca de los problemas críticos que enfrenta la comunidad, así como del compromiso que sus residentes tienen por lograr resultados.  Sé que el Alisal es un lugar único en el que el patrimonio cultural forma una parte integral de la solución.  La diversidad es lo que nos hace fuertes.  Sin embargo, debemos trabajar juntos en todas las comunidades y todos los niveles de gobierno para servir a cada persona y a cada parte de nuestro hogar en la Costa Central de California.