Columna de reciclaje: Eligiendo con Nuestros Bolsillos

MANDY BROOKS PARA EL SOL

Con las elecciones generales a tan sólo unas semanas, es posible que ya esté agotado por la retórica política. No tema; esto no se trata de respaldar a un político o fomentar una medida o agenda, sino de inspirarlo y animarlo a hacer cambios todos los días de su vida. En particular, se trata de votar con nuestro poder adquisitivo.

Constantemente tomamos decisiones acerca de dónde comprar, qué comprar, qué comer, y así sucesivamente. Créalo o no, estas decisiones tienen grandes repercusiones, y hacen una gran diferencia en su propia casa. Por supuesto, hay cosas en las que tenemos opciones limitadas, y situaciones que limitan nuestras opciones, pero también hay bastantes oportunidades que nos permiten ejercer nuestros ideales. ¡Por ejemplo durante Halloween!

Tal vez no valga la pena romper el corazón de su hijo (o pasar una crisis pública) para negarles el último disfraz producido en el extranjero y vendido en una tienda grande con empaquetado elaborado, pero podría valer la pena ofrecerles algunas opciones mejores. "Mejor" en relativo a sus propios valores, pero podría significar crear menos basura es comprar productos fabricados localmente o hechos en Estados Unidos, comprando materiales reciclados, reutilizando, apoyando a empresas locales o de caridad, ahorrando dinero, buscando soluciones creativas (piense creativamente), etc., mientras que al mismo tiempo con su ejemplo enseña estos valores a sus hijos.

Antes de optar por una opción en una tienda grande, usted podría considerar si: ¿Hay una opción de fabricación local? ¿Podría ser hecho a mano el disfraz, tal vez usando materiales de una tienda de segunda o de su propio closet? ¿Está disponible en una tienda de segunda mano o una tienda de intercambio de disfraces? ¿Podría comprar sólo una cosa que hace que se vea como nuevo y atractivo? ¿Podría alquilar una versión de mejor calidad a un costo similar?

Las preguntas como estas se pueden aplicar a muchas otras compras también. Elegir un producto elaborado con materiales reciclados, revisar las tiendas de segunda locales para opciones viables, hacer compras en mercados y tiendas locales, elegir opciones de producción local, comprar productos duraderos que pueden ser reutilizados, hacer algo a mano en lugar de comprarlo, o reparar algo en lugar de comprar uno nuevo puede ayudar a apoyar la economía local y el medio ambiente local. Incluso ¡podría ayudar a cambiar el mundo!

Ahora más que nunca, su voto cuenta. Vote este noviembre, y vote por sus valores con cada compra que haga.