Proclama Dolores Huerta ‘Sí a la Z’

POR ROBERTO M. ROBLEDO | EL SOL

La mayoría de las personas reconocen a Dolores Huerta por su labor en el movimiento laboral agrícola y en las luchas por los derechos de las mujeres y por los derechos civiles.

El martes en Salinas, Huerta mostró su apoyo a la protección ambiental durante una manifestación y marcha en favor de la Medida Z, la propuesta para prohibir la fracturación hidráulica en todo el condado.

Vistiendo un traje gris a rayas y una blusa de color rojo, la diminuta pero vivaz lideresa, que ya tiene más de 80 años, se presentó ante las cámaras y se dirigió al público.

“Hay muchos problemas… pero si no cuidamos a la madre tierra todo se perderá”, dijo Huerta.

“Las compañías petroleras podrán tener mucho dinero, pero nosotros tenemos a la gente” y el poder en las encuestas, agregó.

Huerta urgió al público que votará en favor de la Medida M a que continúe organizándose mientras la temporada electoral entra en su último mes.

Huerta dijo que la fracturación hidráulica es una forma de polución, ya que contamina el suministro de agua.

Entre la gente que apoya la Medida Z se encontraban el candidato a la alcaldía Amit Pandya y la concejal Gloria de la Rosa, quien busca la reelección por el distrito 4.

Pandya es el contendiente del alcalde Joe Gunter, quien está haciendo campaña en contra de la Medida Z.

Para unir al público, Huerta dirigió algunos cantos como “Z se puede!” y “Sí en la Z”, que estuvieron precedidos de una emotiva versión de “De Colores”, una canción infantil que también es popular en las manifestaciones donde se organiza a los trabajadores del campo.

Después, el grupo de aproximadamente 25 personas salió de las oficinas generales de Yes on Z que se encuentran en 521 S. Main St., y marchó al ayuntamiento de Salinas en la calle Lincoln.

Caminando a buen paso, Huerta dirigió a un pequeño pero expresivo grupo de manifestantes a través del distrito de negocios del centro a mediodía para atraer la atención hacia la Medida Z, la propuesta contra la fracturación hidráulica que se presentará en las boletas electorales el 8 de noviembre.

A gritos de “¡Prohíban la fracturación hidráulica ahora!” y “¡Sí a la Z!”, los manifestantes utilizaron correctamente las aceras y respetaron los semáforos de la mejor manera posible.

La marcha los llevó hasta los escalones del ayuntamiento, donde Huerta se dirigió al grupo y criticó al alcalde Gunter por su posición en contra de la Medida Z.

“Oiga, alcalde, no estamos de acuerdo con su posición. Y cuando votemos recordaremos la decisión que usted tomó”, dijo Huerta,

quien predijo que la Medida Z se aprobará el 8 de noviembre y espera que Gunter se disculpe cuando esto suceda.

Urgió a Gunter a unírseles para trabajar por un medio ambiente seguro y por procedimientos seguros en la perforación petrolera, para mantener segura a la gente y crear empleos en el Condado de Monterey.

En una llamada telefónica el martes por la tarde, Gunter dijo: “Aprecio su postura y diálogo al respecto. Es la mejor forma de ver estas medidas, con ideas y opiniones”.

Gunter agregó que se relacionó con “No a la Z” a través del grupo de alcaldes del condado. Para tomar su decisión leyó la medida y visitó los campos petroleros, informó. El desacuerdo es “parte de la política americana”, dijo. “Pueden decir lo que quieran. Yo no estoy enojado por nada de lo que digan”.

La visita de Huerta fue probablemente otro intento de la campaña “Sí a la Z” por arrojar una luz prominente a su causa. Dennis Bank, líder del Movimiento Indígena Americano, también visitará el Condado de Monterey esta semana en apoyo de la Medida Z.

Las cifras de finanzas de la campaña muestran que la campaña “No a la Z”, respaldada por dos importantes compañías petroleras, está gastando más de 20 veces más que ellos.

La Medida Z propone la prohibición de la fracturación hidráulica en el Condado de Monterey También impediría que las compañías petroleras inyectaran agua de desecho en el subsuelo.

La campaña “No a la Z” sostiene que la medida pondría fin a toda la producción petrolera del Condado de Monterey, el cual perdería millones de dólares en ingresos fiscales y aproximadamente 1,000 empleos relacionados con el petróleo.

La Medida Z permitiría que la producción petrolera continuara, pero sin fracturación hidráulica.