SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Clinton va bien en votación anticipada en North Carolina

POR HOPE YEN | AP

WASHINGTON – Siete semanas antes de los comicios, las primeras cifras de la votación anticipada para elegir presidente muestran una fortaleza inicial de Hillary Clinton en North Carolina, ofrecen buenas noticias a Donald Trump en otro estado reñido, Iowa, y registran una cantidad récord de papeletas solicitadas en Ohio.

Las primeras cifras de los votos previos a la elección, que fueron dadas a conocer el martes, son demasiado preliminares para servir como indicadores claros sobre el resultado de los comicios. Sin embargo, son de interés porque, a diferencia de encuestas, dan información sobre votantes que ya votaron o que están dando los primeros pasos para hacerlo. Las campañas están escudriñando estas cifras para ayudarse a desarrollar sus estrategias.

Históricamente, los demócratas hacen un buen trabajo en atraer a los votantes anticipados, y los republicanos reconocen que su meta principal es evitar grandes reveses antes del día de la elección el 8 de noviembre. La votación anticipada ya se está efectuando en North Carolina, mientras que Georgia, Wisconsin y Virginia comenzarán a aceptar sufragios esta semana y Iowa lo hará a partir de la próxima semana.

Hace cuatro años, cerca de 45.6 millones de estadounidenses, el 35% del electorado, votó anticipadamente.

En North Carolina, estado que Trump tiene que ganar para poder llegar a la Casa Blanca, más de 53,000 votantes han solicitado papeletas, y 2,939 ya las han devuelto, de acuerdo con cifras recabadas por The Associated Press. Eso representa un aumento en comparación a las 47,313 papeletas solicitadas durante un lapso de tiempo similar en el 2012.

Desglosado por partido, el 40% de las papeletas que han sido devueltas hasta ahora son de demócratas, en comparación con el 33% de republicanos. Para estas fechas en el 2012, los republicanos llevaban una ventaja leve, de 43% a 38%, en papeletas devueltas.

El republicano Mitt Romney ganó el estado por escaso margen ese año y es difícil ver cómo Trump podría sumar los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia sin triunfar en North Carolina.