Buscarán pena de muerte en caso de homicidio y tortura de niños de Salinas

POR CHELCEY ADAMI | EL SOL

Tami Huntsman lloró y se derrumbó en una silla el miércoles, mientras el fiscal Steve Somers anunciaba que buscarán la pena de muerte en el caso de homicidio y tortura de unos niños que existe contra ella.

Huntsman, de 40 años, y Gonzalo Curiel, de 18, están acusados por la tortura y homicidio de dos niños pequeños cuyos cuerpos fueron encontrados en una bodega de Redding, así como por la tortura de una niña de 9 años que sobrevivió.

El juicio de este caso, que atrajo la atención nacional el año pasado al descubrirse los cadáveres de los niños, está programado para comenzar en febrero, pero Kay Duffy, abogado defensor de Huntsman, anunció hoy que buscarán un aplazamiento y un procedimiento Keenan, que consiste en permitir que el tribunal nombre a un segundo abogado defensor para ayudar en el caso.

La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Monterrey decidió solicitar la pena de muerte después de reunirse con la defensa y analizar el asunto con los familiares de las víctimas, así como con diversas dependencias policíacas involucradas, dijo Somers.

Han pasado más de 10 años desde que la pena de muerte se solicitó en un caso en el Condado de Monterrey, y será el primero de este tipo de casos en el que Somers participe como fiscal.

Somers dijo que a la fiscalía le gustaría avanzar en el caso tan rápido como sea posible, ya que se espera que tres menores den testimonio y “necesitan continuar con sus vidas”.

El caso regresará al tribunal el 7 de septiembre; en esa ocasión se espera que se cree un programa de reuniones informativas.

Curiel era menor de edad en el momento en que ocurrió el supuesto delito, y por lo tanto no es elegible para la pena de muerte.

El abogado de Curiel, Jeremy Dzubay, dijo que la decisión de solicitar la pena de muerte “complica en gran medida el proceso del procedimiento”, pero que depende del juez decidir si el juicio se aplaza aún más.

También se había reportado que Huntsman estaba embarazada en marzo, pero no está claro qué pudo haber sucedido con el embarazo. Somers no quiso hacer comentarios acerca del asunto, y declaró solamente que “Me gustaría pensar que lo que pudo haber pasado ha sucedido”. Se reportó que Huntsman y Curiel eran novios en el momento de los supuestos delitos.

Huntsman y Curiel están acusados de dos cargos de homicidio, tres cargos de tortura, un cargo de abuso infantil y dos cargos de conspiración, uno de ellos para cometer tortura y el otro para cometer abuso infantil.

La pareja fue detenida en diciembre, después de que las autoridades localizaron a una niña de 9 años que había sido víctima de graves abusos pero había sobrevivido, así como los cuerpos de los hermanos de la niña, Delylah Tara de 3 años y Shaun Tara de 6.

La demanda ante el tribunal alega que entre el 13 de diciembre de 2014 y el 13 de diciembre de 2015, Huntsman y Curiel se rehusaron a proporcionar vestimenta, refugio y alimento adecuados a la menor víctima de abuso que sobrevivió, y que también restringieron, golpearon, patearon y le fracturaron los huesos a la víctima, rehusándose al mismo tiempo a proporcionarle una atención médica adecuada.

Aunque el caso acabó abarcando tres condados, los investigadores dijeron que parece que los dos niños más pequeños murieron como resultado de un abuso constante que comenzó en Salinas.