CNDH: Policía de México realizó ejecuciones extrajudiciales

POR LULU OROZCO Y CHRISTOPHER SHERMAN | AP

CIUDAD DE MÉXICO – La Policía Federal de México ejecutó arbitrariamente a por lo menos 22 personas en una hacienda el año pasado, y luego movió los cadáveres y plantó armas para sustentar la versión oficial de que los fallecimientos ocurrieron en un enfrentamiento, afirmó el jueves la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Un agente perdió la vida en el choque registrado en el estado occidental de Michoacán el 22 de mayo de 2015. El gobierno ha dicho que los muertos eran presuntos miembros de un cártel del narcotráfico que se ocultaban en la hacienda en Tanhuato, cerca de la frontera con el estado de Jalisco.

Hubo también dos casos de tortura y cuatro fallecimientos más provocados por el uso excesivo de la fuerza, dijo Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH. Indicó que no le fue posible determinar en forma satisfactoria las circunstancias en las que ocurrieron otros 15 fallecimientos.

“Se acreditaron hechos que implican violaciones graves a derechos humanos atribuibles a servidores públicos de la Policía Federal”, señaló González.

El comisionado de seguridad nacional de México, Renato Sales, que supervisa a la Policía Federal, refutó las acusaciones en una conferencia de prensa efectuada antes de que la CNDH concluyera la suya.

Sales dijo que los policías federales ordenaron a los sospechosos que tiraran sus armas y se rindieran, pero recibieron disparos como respuesta.

“El uso de las armas fue necesario y proporcional ante la agresión real e inminente y sin derecho. Es decir, se actúa, a nuestra consideración, en legítima defensa”.

La cifra de muertos tan desequilibrada, de 42 a 1, generó sospechas de que los agentes pudieran haber matado arbitrariamente a personas durante el operativo.

La CNDH puso en tela de juicio la explicación gubernamental sobre qué fue lo que condujo al enfrentamiento en primer lugar. La Policía Federal había dicho que encontró un camión desde el cual le dispararon, y que después llegó a la hacienda.

En su informe, la comisión dijo que el gobierno no proporcionó evidencia que respaldara dicha versión, e indicó que los dichos de los testigos dan a entender que 41 policías federales se habían infiltrado a la hacienda desde incluso las 6 a.m. Los agentes iniciaron su ofensiva cuando menos una hora antes de lo que dijeron en sus reportes sobre el incidente, señaló la comisión.

La pesquisa de la CNDH halló que 40 de las víctimas civiles fallecieron por herida de bala. Uno murió en un incendio y otro fue atropellado.

El gobierno se había negado a dar a conocer los informes de las autopsias efectuadas a las víctimas.

Anteriormente, el Instituto Nacional de Acceso a la Información había dicho que no había evidencias de que se tratara de violaciones a los derechos humanos.