LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Elsa Mendoza Jiménez es la latina que tiene el puesto más alto en el gobierno del Condado de Monterey.

Como fue criada en un rancho ganadero, Mendoza Jiménez no le teme al trabajo duro ni al horario prolongado.

Mendoza Jiménez tiene 40 años, y se convirtió en directora del Departamento de Salud del Condado de Monterey, el segundo departamento más grande del condado según su presupuesto y cantidad de empleados, por medio de un voto unánime que tomó el Consejo de Supervisores el 7 de junio.

Con esta decisión, Mendoza Jiménez se convirtió en una de las latinas con puestos más altos en el gobierno del condado de Monterey, una denominación que agradece pero al mismo tiempo trata de evitar.

“Espero que en la época actual, la gente pueda ver más allá del sexo, el origen étnico y la edad, y que nos veamos mutuamente como profesionales dedicados que nos esforzamos por servir a nuestra comunidad en la mejor forma posible”, le dijo Mendoza Jiménez a The Californian durante su primera entrevista extensa como nueva directora del departamento.

Mendoza Jiménez, quien solía ser directora asistente del departamento, tomó el puesto de jefa interina cuando el director anterior Ray Bullick se retiró en febrero.

Dijo que está muy interesada en las posibilidades del trabajo.

“Me siento honrada y agradecida por la oportunidad”, dijo Mendoza Jiménez, una originaria del Valle de Salinas llena de energía y con los ojos brillantes que fue criada en King City y que se graduó como valedictorian en King City High en 1994.

Mendoza Jiménez está casada, tiene dos hijas y vive en Prunedale. Dijo que emprenderá varias iniciativas nuevas en el departamento que cuenta con más de 1,000 empleados y un presupuesto que se espera que alcance los $240 millones de dólares en este año fiscal.

Su departamento está organizado en siete burós que incluyen salud conductual, servicios clínicos, servicios médicos de emergencia, salud ambiental, salud pública y administración.

Como nueva líder del departamento, Mendoza Jiménez dijo que continuará supervisando muchos de los programas y asuntos en los que Bullick se enfocó durante su corto período como director.

Algunos de ellos incluyen un cambio fundamental hacia la creación de políticas de salud basadas en la comunidad, la implementación y administración de la Ley de Atención Médica Asequible que continúa evolucionando, y la continuación de la planeación estratégica y a largo plazo.

Mendoza Jiménez dijo que ella y su personal están ocupados trabajando en el plan estratégico de 2016-2020, el cual incluirá el intento de combinar las iniciativas existentes con iniciativas nuevas.

Agregó que las iniciativas estratégicas del departamento son facultar a la comunidad, mejorar la salud a través de programas, políticas y actividades, mejorar la salud y la seguridad de la comunidad a través de la prevención y asegurar que el acceso sea cultural y lingüísticamente adecuado.

Mendoza Jiménez dijo que el departamento cuenta con una nueva iniciativa con el acrónimo HiAP, que significa “salud en todas las políticas”, y que será la principal prioridad de la dependencia en el futuro.

“HiAP reconoce que la salud de nuestros residentes se determina en gran parte por medio del ambiente físico, social, económico y de servicio en el cual vivimos, aprendemos, trabajamos y jugamos. HiAP es un método colaborativo para mejorar la salud de la población al incorporar los factores de salud en la toma de decisiones de todos los sectores y áreas de políticas, con la intención de identificar la forma en que estas decisiones influyen en la salud o la afectan”, informó.

Según la presidente del Consejo de Supervisores Jane Parker, Mendoza Jiménez es un modelo a seguir para las mujeres en general, y para las latinas en particular, de todo el condado y del estado.

“Tenemos 27 departamentos en el condado. Diez de ellos están dirigidos por mujeres, y tan solo cuatro están a cargo de latinas. Para mí, esta falta de representación es una señal de nuestra continua parcialidad y racismo sistémico, y esto no debería ser así. Como condado, necesitamos ser mejores que esto”, agregó.

Cuando fue momento de decidir quién tomaría las riendas del departamento, Parker dijo que fue fácil.

“Nadie más se le acercó”, dijo Parker acerca de Mendoza Jiménez. “Ella me impresiona. Es respetuosa, pero también te ve directamente a los ojos y te dice lo que piensa. Pienso que va a hacer un gran trabajo para nosotros”.

Simón Salinas, su colega en el consejo, estuvo de acuerdo.

“Elsa es un estupendo producto desarrollado a nivel local. Desde el principio me impresionó. Pone a la gente en primer lugar y tiene una perspectiva muy aterrizada”, informó. “Es un ejemplo de profesional joven que ha regresado a casa para servir a su comunidad. Necesitamos más como ella”.

Además de su deseo de asegurarse de que haya más servicios conductuales y psicológicos disponibles en las clínicas del condado, Mendoza Jiménez, al igual que la mayoría de los profesionales de salud pública, está de acuerdo en que la próxima arremetida de casos de pre-diabetes y diabetes consumirá cada vez más los recursos de su departamento y del Centro Médico Natividad, que se administra por separado y es el hospital de la red de seguridad del condado para los pobres y los indigentes.

“Como parte de la reforma de salud, ahora estamos tomando medidas para establecer equipos multidisciplinarios de atención básica que incluyan a trabajadores de salud de la comunidad en nuestras clínicas de atención primaria, los cuales ofrecerán mejores servicios para el control de las enfermedades crónicas, tanto en la clínica como en la comunidad. Además, continuaremos expandiendo nuestros esfuerzos de HiAP para crear cambios sustentables en nuestros ambientes físicos, sociales y económicos, con el fin de ejercer una influencia positiva en los resultados de las mejoras de salud y en la prevención de los padecimientos crónicos como la diabetes”, dijo Mendoza Jiménez.

Con más de 1,000 empleados, el departamento de salud del condado, que se estableció en la década de 1920, ha crecido en una dirección vertical respecto a su organización y sus siete burós. Esta estructura organizacional no se presta a la colaboración entre burós, informó.

“Por desgracia, continuamos trabajando en silos... Los cambios estructurales tomarán algo de tiempo, pero esperamos que en los próximos dos años estaremos operando bajo un nuevo paradigma en el que el personal de los diferentes burós colaborará para mejorar los resultados de salud”, agregó.

Mendoza Jiménez enfrenta una gran cantidad de trabajo y no ha perdido tiempo en comenzar a hacerlo.

Cuenta con el apoyo de su familia, que se enorgullece profundamente de sus logros educativos desde el principio hasta la universidad.

“Yo no estaba tan preparada como algunos de los otros estudiantes que provenían de familias que habían sido educadas en universidades y que habían sido criados en comunidades más grandes y con mejores oportunidades. Tengo una ética laboral extremadamente sólida debido a mi crianza”, agregó. “Al crecer en un rancho, una aprende la importancia del trabajo duro, la estructura, la organización y el cuidado de los demás. Haber crecido sin muchos recursos me enseñó a no desperdiciarlos”.

ELSA MENDOZA JIMÉNEZ

Puesto: Directora del Departamento de Servicios para la Salud del Condado de Monterrey

Edad: 40

Nació y creció: King City

Vive en: Prunedale

Sueldo anual: $187,832 dólares.

Educación: BA, Santa Clara University; MPH, San Jose State University

Personal: casada, con dos hijas.

Recreación: ir de campamento y viajar.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2aHpcZR