CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

SPRECKELS — En abril del año pasado, los ejecutivos de Tanimura & Antle (T&A) introdujeron la idea de construir edificios de departamentos para ofrecer viviendas limpias y costeables a sus trabajadores de temporada.

Un año después terminaron la construcción de dos edificios de departamentos y los primeros trabajadores se mudaron. Desde entonces, se ha terminado la construcción de seis edificios de departamentos adicionales en un lote de cuatro acres que se encuentra en el antiguo parque industrial Spreckels, propiedad de T&A, enseguida del corporativo de T&A en la calle Spreckels.

El miércoles, 13 de julio, los funcionarios de T&A que se habían mostrado reacios a permitir el acceso al complejo de 100 departamentos, abrieron las puertas para una ceremonia de corte del listón e inauguración de los departamentos Spreckels Crossing.

Los partidarios del proyecto fueron invitados a visitar departamentos vacíos, así como otras instalaciones para los inquilinos empleados. El complejo incluye salas de recreación, una tienda de la empresa y campos atléticos para fútbol soccer y béisbol, así como una cancha de basquetbol en interiores, la cual se encuentra en un edificio cercano de la antigua planta azucarera.

De inmediato se puede ver que esto no tiene la apariencia de las viviendas para empleados simples y utilitarios que con frecuencia se relacionan con la industria agrícola y otras industrias.

Mike Ávila, director de Avila Construction con sede en Monterey, empresa que tuvo a su cargo la construcción de los departamentos, dijo que en las primeras pláticas con T&A, su director ejecutivo y presidente Rick Antle dijo que quería que fueran agradables.

“Sabíamos que queríamos que fueran agradables y bonitos, por supuesto, para representar los valores de nuestra compañía y nuestro respeto por nuestros empleados”, dijo Antle en una entrevista después de cortar el listón.

En cuanto a estilo, Spreckels Crossing se parece a los complejos de departamentos de lujo que se pueden encontrar por el Valle de Salinas, aunque está rodeado de enormes edificios de almacenamiento de la antigua planta azucarera que ahora se utilizan para almacenamiento de T&A.

Ávila dijo que Spreckels también quería que los departamentos se construyeran rápidamente, a tiempo para que algunos estuvieran listos para recibir inquilinos para la cosecha de abril, “lo cual equivale a hacerlo muy rápido”.

Como las tierras ya eran propiedad de T&A, no fue problema llevar a cabo la construcción dentro de los límites de tiempo, en particular porque la propiedad tenía acceso cercano a agua y electricidad, dijo Ávila, y agregó que su preocupación era si los diversos permisos y aprobaciones de las dependencias del Condado de Monterey se expedirían rápidamente.

Pero así fue, dijo Antle, quien le informó al público durante la ceremonia de corte del listón que desde el principio se logró la participación de constructores locales y de funcionarios del condado que ayudaron a hacer más eficiente el proceso de obtención de permisos.

“El apoyo que obtuvimos del condado fue increíble”, dijo Antle. “Logramos mudar a la gente 10 meses después de obtener nuestros permisos”.

Y también hubo otro apoyo, que incluyó el de LandWatch del Condado de Monterey, una organización sin fines de lucro que defiende el crecimiento y la planeación inteligente.

T&A acudió al grupo buscando información desde el principio. Las sugerencias de LandWatch que se incorporaron en el proyecto incluyeron construir una pequeña tienda de conveniencia en el complejo y hacer que la autoridad del transporte público de Monterey-Salinas incluyera a Spreckels Crossing en una ruta de autobús para que los trabajadores que no cuentan con autos, que es la mayoría, puedan ir a Salinas y a otras comunidades a hacer sus compras, por entretenimiento y a otras actividades.

“Pienso que es un ejemplo espectacular de lo que se puede hacer cuando un buen urbanizador privado como T&A decide trabajar con la comunidad para resolver una necesidad crítica de vivienda costeable para sus trabajadores”, dijo Michael DeLapa, director ejecutivo interino de LandWatch.

Los funcionarios de T&A dijeron que la construcción de los departamentos surgió a raíz de que a la compañía le faltaron 284 trabajadores para levantar la cosecha el año pasado, lo cual provocó que algunas cosechas no se levantaran. Una parte importante de esta escasez eran los altos precios de las rentas en el Valle para los trabajadores de temporada, así como la limitada cantidad de departamentos y habitaciones de renta disponibles.

“Muchos vivían en cocheras. Algunos vivían en sus autos”, dijo Antle acerca de sus trabajadores de temporada.

Adrián Guzmán, quien ha trabajado en los campos de T&A durante 22 años, dijo que no la pasaba tan mal, pero que vivir aquí para trabajar era difícil.

Normalmente pagaba de $400 a $450 dólares por una sola habitación de la casa, y usualmente no tenía acceso a ninguna otra parte de la casa, incluida la cocina.

“Me gusta cocinar”, dijo el originario de México de 50 años de edad a través de un intérprete, y agregó que tenía que solventar los costos diarios de restaurantes o comprar comida precocida en los supermercados.

En abril, Guzmán informó que dejó a su esposa, a sus cuatro hijos y a sus dos nietos en su casa de Yuma y se dirigió al norte para trabajar seis meses en Salinas, donde fue uno de los primeros empleados en habitar Spreckels Crossing.

En su interior, los departamentos son modestos; cada uno tiene dos habitaciones con sus propios baños y hasta cuatro camas gemelas; son parecidos a los dormitorios universitarios. Cada departamento también incluye muebles en la sala, ollas y sartenes, platos, utensilios, una cocina y una televisión.

La renta de cada habitación es de $500 dólares al mes, y hasta cuatro inquilinos pueden dividirse ese costo por habitación, o pueden pagar más si menos de cuatro ocupan la habitación. En el caso de Guzmán, él comparte su habitación con otro hombre y paga $250 dólares al mes.

El precio promedio de un departamento de una habitación en Salinas es de $1,330 dólares mensuales, según el informe de julio de ApartmentList.com. Ahí se indica que la tarifa promedio de un departamento de dos habitaciones es de $1,610 dólares mensuales.

A pesar de la falta de privacidad, Guzmán piensa que su nueva situación es mucho mejor que antes.

“Todo es nuevo, como en mi casa. Es bueno. Me siento feliz y a gusto”.

Guzmán agregó que también se siente más seguro al pasear por los edificios de departamentos y las áreas recreativas que lo que se sentía en algunos de los vecindarios inseguros donde solía vivir en Salinas. Observó que las instalaciones de T&A cuentan con oficiales de seguridad que vigilan los departamentos y el resto del parque industrial.

Antes de la construcción, la seguridad era una gran preocupación entre varios de los residentes de Spreckels que se encuentran al otro lado de la calle; muchos de ellos se opusieron abiertamente al proyecto, ya que les preocupaba que los empleados que vivirían ahí se dirigieran al centro y crearan problemas de vagancia y delitos.

“Siempre vas a tener personas que dirán ‘no en mi patio’”, dijo Antle el miércoles. “Pero llega un momento en que la gente necesita darse cuenta de esta situación de vivienda que tenemos en el Valle de Salinas, y necesitamos hacer algo y proporcionar esa vivienda”.

Observó que la compañía recibió dos consultas de residentes de Spreckels preguntando cuándo comenzarían a mudarse los trabajadores a los nuevos departamentos, “y en ese momento (algunos) ya habían estado ahí durante 90 días, así que el director ejecutivo consideró eso como una señal de que ninguno de los temidos conflictos estaba sucediendo.

Por su parte, Guzmán dijo que los vecinos de Spreckels no deben preocuparse.

“Yo no necesito ir al parque de Spreckels. Aquí tengo mi parque”, dijo.

También informó que no tiene motivo para visitar ningún negocio de Spreckels, ya que puede ir en autobús a Salinas a hacer sus compras y otras actividades.

“Lo único que mis compañeros y yo necesitamos es un lugar barato y seguro para vivir, y lo único que queremos hacer es llegar a casa (del trabajo), cocinar y comer una buena comida”.

Guzmán agregó que él y sus compañeros de trabajo han hablado de que el hecho de que T&A ofrezca una vivienda tan buena y costeable es un fuerte incentivo que podría atraer a la gente a venir y trabajar aquí, y esperan que otros empleadores del Valle sigan la idea y desarrollen viviendas comparables para sus trabajadores.

Antle dijo durante la ceremonia de corte del listón que espera que Spreckels Crossing se convierta en “la norma para el Valle de Salinas”, y que el proyecto se podría usar como un ejemplo de vivienda propiedad del empleador.

No quiso hablar acerca de cuánto pagó T&A por construir Spreckels Crossing. Dijo, sin embargo, que es posible que la compañía no haya terminado, ya que está considerando construir más departamentos en el parque industrial, posiblemente en los sitios de dos bodegas vecinas que planean derrumbar.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/2a1TOlv