CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El 11 de mayo, poco antes de la medianoche, se escucharon disparos que perturbaron la paz de la calle La Cuesta Court; a causa de ellos Daniel Ramírez Jr. y Brian Yoder perdieron la vida.

Casi dos meses después, sus familiares y amigos aún no saben por qué perdieron a sus seres queridos, ni por qué se unieron a una comunidad trágica de Salinas.

Según el estilo del homicidio, la policía piensa que el tiroteo estuvo relacionado con pandillas, pero no cree que ninguna de las víctimas haya estado involucrada en actividades de pandillas.

La desconcertante situación de los pandilleros que disparan y asesinan de manera aparentemente aleatoria a personas que no están relacionadas con pandillas ha empeorado, dijo el sargento de la policía de Salinas Chris Lane.

“Hubo una época en que los pandilleros se sentían orgullosos de haber hecho su tarea”, dijo Lane. “Sabían a quiénes estaban matando. Sin importar las razones que daban, por lo menos sabían que estaban atacando a otros pandilleros. Ahora parece que ya no están tan seguros”.

Las autoridades calculan que existen aproximadamente 3,000 personas en Salinas que están afiliadas con las pandillas.

En tiroteos relacionados con pandillas durante 2015, el Departamento de Policía de Salinas tiene un índice de detenciones del 10 por ciento, y un índice de detenciones en los últimos cinco años del 24 por ciento. En cuanto a los homicidios que se derivan de la violencia doméstica, donde hay una conexión más clara, el índice de detenciones es tres veces más alto. Acerca de los homicidios que se consideran “más probablemente relacionados con pandillas”, no ha habido detenciones en los 24 homicidios cometidos en los últimos cinco años.

Amigos sociables y serviciales

Daniel de 32 años, y Brian de 41, eran viejos amigos que se encontraban platicando en la calle cuando fueron asesinados, y al parecer llevaban vidas tranquilas en Salinas.

Daniel estaba ayudando a su padre a criar a sus hermanos más jóvenes mientras trabajaba en San José, y Brian era el activo y orgulloso padre de dos niños.

Ambos hombres eran conocidos por ofrecerle ayuda a cualquiera que la necesitara. Brian era divertido y sociable, y con frecuencia hacía reír a otros, mientras que Daniel era considerado, levantaba el ánimo e inspiraba a los demás.

Ambos poseían talento artístico y participaban en la comunidad a través de las artes. Daniel ayudaba a diseñar promociones para festivales de arte y demás; Brian trabajaba en diversos proyectos de arte de la comunidad, entre ellos la escultura “Hat in Three Stages of Landing” de Salinas, una estatua de Modesto y otras.

En una trágica ironía: Yoder ayudó a pintar un mural llamado “Stop the Violence” (Paren la violencia) en Salinas hace 24 años, debido a su frustración por la violencia que afectaba entonces la zona.

“Simplemente se cansó de eso”, dijo su amigo David Gómez, quien trabajó en el mural con él. “(Los tiroteos) simplemente fueron a lo tonto. Actualmente le están disparando a la gente sin ninguna razón… Necesitan ver que esta gente tiene familia. No están matando tan sólo a una persona, sino a una familia completa”.

Padres, hermanos, hijos

Poco después de que Brian pintara el mural, su madre Susie Truax decidió mudar a la familia fuera de la zona debido a la violencia. El día que empacaron para mudarse, las ventanas de todos los autos de la cuadra estaban rotas y “yo sólo quería que mis hijos estuvieran fuera de ahí”, dijo.

Sin embargo, en cuanto Brian cumplió 18 años, se mudó de vuelta a Salinas. Permaneció cerca de su familia, ya que llamaba a ue su hijo también fuera asesinado.

“En México esto sucede todos los días, pero estamos en EE. UU. y yo no veo ninguna diferencia entre ambos lugares”, agregó. “Me siento mal en los dos lugares”.

Desde la muerte de su hijo, siente como si le hubieran cortado un brazo, y sus ojos lucen cansados mientras habla acerca de su hijo mayor.

“Estas cosas pasan y yo no sé por qué. No es nuevo, pero tampoco va a ser el último porque nadie hace nada, informó. “A nadie le interesan estas cosas que nos pasan a nosotros ahora. Si le pasa a otra familia, hoy o mañana, simplemente siguen haciendo lo mismo, lo mismo”.

Preguntas inquietantes y pocas respuestas

La policía piensa que los hombres fueron asesinados por pandilleros debido al estilo del tiroteo, pero como la investigación continúa abierta aún están considerando otras posibilidades, dijo el sargento Lane. Los dos hombres recibieron múltiples disparos desde una distancia bastante corta, lo cual indica que el pistolero tiró a matar.

“Ese es un caso muy difícil porque no sabemos si está relacionado con pandillas. No parecen estar profundamente asociados con pandilleros, así que ¿cuál es el razonamiento? … Estamos tratando de averiguar por qué alguien dispararía de esa manera contra dos personas que estaban simplemente ahí, sin hacer nada por lo que sabemos”, preguntó Lane.

A veces los pandilleros atacan a alguien que por error piensan que está involucrado en pandillas, dijo Lane, así que ¿estaba Brian o Daniel simplemente hablando con la persona equivocada?

Uno de los hombres llevaba puesta una camisa roja a cuadros la noche en que murió. ¿Es posible que algo tan poco importante les haya causado la muerte?

“Las cosas pequeñas como esa, si ellos andan buscando un tiroteo por venganza, buscan ese tipo de claves y a veces eso es todo lo que necesitan”, agregó.

Tan sólo días antes del asesinato de Brian y Daniel, otros dos hombres murieron en tiroteos separados.

“Si un Sureño tiene una víctima, los Norteños saben que los Sureños buscarán vengarse, así que se ocultan y quizás ellos fueron las únicas dos personas a quienes pudieron encontrar para vengarse”, informó.

Estos son los mismos detalles y preguntas sin respuestas que continúan inquietando a los seres queridos.

“En este momento simplemente nos estamos preguntando si alguien siguió a Brian o si estaban esperándolo”, dijo Rafael. “No hay razón para que él haya estado preocupado”.

La suposición de que las pandillas estuvieron involucradas les ha caído mal a los familiares, y el padre de Daniel se siente frustrado porque la gente que disparó parece estar saliéndose con la suya.

“No tienen a nadie que los detenga”, agregó. “Estos tipos no trabajan, y uno está alimentando al tipo que podría quitarle la vida mañana. Es muy triste”.

En busca de justicia

La policía pide paciencia y explica que probablemente no haya detenciones durante años. En la investigación de cinco años llamada “Operation Daybreak”, nueve sospechosos de participar en una docena de homicidios, siete intentos de homicidio, robos bancarios y demás en 2009 fueron acusados a nivel federal apenas el año pasado.

“Aunque el Departamento de Policía de Salinas no ha detenido a nadie en los casos relacionados con pandillas, las cifras históricas muestran que la justicia para las víctimas y sus familias podría llegar en meses o incluso hasta en años”, escribió el jefe de la policía de Salinas Kelly McMillin en un informe al ayuntamiento a principios de año. Con frecuencia es porque alguien habla, o gracias a una nueva tecnología de investigación que puede ayudar a resolver un caso.

Sin embargo, es difícil aceptar el mensaje.

“La situación es verdaderamente difícil para nosotros, y no nos da ningún cierre”, dijo Rafael. “Nos damos cuenta de que no nos va a devolver a nuestro hermano, pero simplemente es natural que si pierdes a un familiar de esa forma busques esa justicia. No puedes tan sólo jalar el gatillo, conociendo los pasos que siguió mi hermano en esta vida. Es muy frustrante saber que andan por ahí”.

Los familiares han estado llamando con regularidad a los investigadores, a veces todos los días, con la esperanza de obtener novedades, pero con frecuencia se sienten frustrados cuando no les devuelven las llamadas.

“(El detective) me dijo que tiene nueve investigaciones abiertas por homicidios en este momento, dijo Yoder-Hutson. “Yo sé que está ocupado, pero le agradecería una llamada telefónica”.

“Realmente tratamos de mantenernos en contacto con los familiares, pero cuando no tenemos nada nuevo que ofrecerles es difícil continuar llamando a la gente para nada”, dijo Lane. “¿Que nos gustaría hacer un mejor trabajo de comunicación con las familias de las víctimas? Definitivamente”.

En cualquier momento dado, Lane dijo que los detectives están tratando de resolver varios casos de homicidios nuevos y viejos, además de otros delitos. Otros departamentos de policía tienen suficientes oficiales como para contar con investigadores dedicados exclusivamente a homicidios, pero el Departamento de Policía de Salinas no ha tenido un equipo dedicado a homicidios desde hace unos 15 años. El Departamento de Policía de Salinas cuenta con 13 investigadores, y cada uno de ellos trabaja en múltiples casos de homicidio.

Los casos que tienen más pistas llevan la prioridad.

“Aunque podría haber algo de información acerca de uno, el que tiene más información es el que se investiga más antes que el otro, y eso tiene que ser frustrante”, dijo Lane. “Estamos tratando de detener a los malos, y si hay un caso en el que tengamos más información, el detective va a trabajar lo más posible en ese caso antes de continuar con otro que no tenga tanta”.

Nunca es lo mismo

Mientras tanto, los seres queridos se esfuerzan por respirar mientras nadan en un remolino de emociones.

“Él era mi único hermano”, dijo en voz baja Yoder-Hutson. “Aquí estamos y permanecemos unidos y estamos haciendo lo mejor que podemos. Yo todavía tengo un vacío de terror en el estómago que no se me quita… Lo más importante son mis sobrinos que ahora crecerán sin su padre y eso me duele mucho. No tiene sentido. No conozco ninguna razón de por qué sucedió esto”.

Patti Rodríguez dijo que piensa que su hijo adolescente no ha caído en la cuenta de que nunca volverá a ver a su padre. Aunque ella acaba de comprar una casa y está contenta en su empleo, la preocupación con la seguridad de su hijo la ha hecho pensar en mudarse como lo hizo la madre de Brian hace años.

“Mi hijo es una persona inteligente y realmente no sabe acerca de las pandillas, así que no estoy muy preocupada por eso, pero a ellos no les importa. Uno puede estar en el lugar incorrecto en un mal momento, y ese es mi temor”, agregó.

En un cálculo conservador, cientos de los habitantes de Salinas lloran a sus seres queridos que fueron asesinados y no tienen ninguna resolución por detenciones.

“Ahora que esto nos afecta directamente, ahora sé cómo se siente toda esta gente, y no entiendo cómo suceden estas cosas y cómo la gente sigue viviendo al saber que le han quitado la vida a una persona, que han herido a su familia y especialmente a sus hijos”, dijo Rodríguez.

“Antes mi papá decía que vemos este tipo de cosas a distancia”, dijo Rafael. “Ahora nos está pasando en casa y estamos pasando por lo mismo que otras familias… Continuamos pensando en lo que diría (Daniel); él diría ‘Sean fuertes’”.

Ahora la familia también vive con temor. Después del asesinato de Brian, los familiares que estaban en el jardín frontal un día se congelaron al ver pasar a un auto que se movía con lentitud. Rafael se pone paranoico, y voltea a ver hacia atrás mientras juega fútbol con su hijo. La inquietante sensación lo sigue, en especial por la noche, cuando regresa a casa del trabajo.

Ambas familias se preguntan acerca de las familias de quienes mataron a Brian y a Daniel. Rafael dijo que espera que quizás uno de ellos sepa lo que sucedió y se decida a hacer lo correcto. También se sienten impulsados a hablar más acerca de la violencia.

“Antes yo no creía demasiado en la política, pero con esto, ahora nuestra vida está en sus manos”, dijo Daniel Ramírez Sr. “parece que juegan con nuestras vidas… Son vidas, no sólo la vida de mi hijo, sino muchas vidas, que podrían estar ahí en el momento incorrecto, en el lugar equivocado. ¿Cuántas veces escucharemos lo mismo? Quizás usted salga, pero no sabe si va a regresar. Eso es demasiado”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/29XDfvd