LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Avanza la ordenanza de marihuana comercial propuesta para el Condado de Monterey.

En la junta del martes, el consejo de supervisores aprobó en forma unánime las ordenanzas de zonificación costera y tierra adentro, que constituyen dos de las cinco ordenanzas de mariguana médica.

El consejo considerará la primera lectura de las tres ordenanzas restantes, con relación a permisos e impuestos, el 19 de julio.

Si la ordenanza se aprueba, la única ordenanza que requeriría un voto público es la medida de impuestos sobre el cannabis comercial. Se espera que la medida se incluya en la votación de noviembre.

Esto significa que el condado continúa avanzando para contar con sus propios reglamentos de marihuana médica comercial.

La marihuana médica comercializada es un tema candente en los municipios de todo California. El estado ha permitido que los gobiernos locales decidan si la van a permitir o la van a prohibir, y que creen sus propios reglamentos. El Condado de Monterey está permitiendo las ventas y el cultivo, y durante el último año el personal ha estado trabajando para producir una ordenanza permanente.

El condado considera que el asunto es crítico, ya que se relaciona con el desarrollo económico. El personal del condado espera que la marihuana médica genere más ingresos de impuestos y empleos en la región. Además, en una región en la que la agricultura ya es un motor económico, el asunto ha suscitado debate y discusión por el uso de tierras y agua.

Abarrota el público la junta

El martes también fue la primera ocasión en que los borradores de las ordenanzas se abrieron a los comentarios del público.

Los asistentes abarrotaron la cámara del consejo de supervisores y atrajeron casi una docena de oradores.

El público representaba a diversos intereses como la agricultura, los productores, los pacientes que usan marihuana para fines médicos y los residentes que compartieron su preocupación acerca de los problemas de seguridad pública. En la junta del martes parecía haber un equilibrio entre los opositores y los defensores.

Varios residentes de Lockwood, en el sur del Condado de Monterey, dijeron que la industria existente, que ha estado operando por debajo del agua, ha creado riesgos a la seguridad pública.

Un residente dijo que hay “muchos daños en caminos privados, luces brillantes encendidas por la noche y generadores. Nos gustaría ver que la ordenanza fuera lo más estricta posible”.

La residente de Salinas Cheryl Ward-Kaiser se opone a que el condado avance tan rápido con la ordenanza antes de crear una estrategia específica de seguridad pública. Ward-Kaiser dijo que su esposo fue asesinado en 1991 en su casa. Ella ha sobrevivido al cáncer tres veces, y dijo que hay numerosas alternativas médicas a la marihuana.

“Pienso que están locos y se van a arrepentir”, dijo Ward-Kaiser acerca del condado. “Lo más importante es la seguridad”.

¿Cómo avanzar?

Como continúan las dudas acerca del cultivo al aire libre y los impuestos, hubo preguntas acerca de si el consejo debería esperar para avanzar con las ordenanzas.

La comisión de planeación del condado recomendó que el consejo aplace la adopción de una ordenanza. La lista de 20 sugerencias de la comisión incluye la consideración del cultivo al aire libre.

“Siento que estamos avanzando demasiado rápido”, dijo el supervisor Fernando Armenta, quien agregó que deseaba obtener más detalles acerca de la aplicación de la ley.

Todos los supervisores del condado estuvieron de acuerdo en que ha sido difícil organizar la ordenanza de mariguana médica debido a la diversidad de intereses.

“Esta fue una de las ordenanzas más difíciles de crear”, dijo el supervisor John Phillips, quien participó en el comité especial.

Además, hay demasiados factores desconocidos. ¿Qué tan grande sería el problema de la seguridad pública y cuántos ingresos generaría en impuestos? ¿Cuánta agua requeriría la floreciente industria?

Podría decirse que la ordenanza de impuestos, que aplica un impuesto especial a los negocios de marihuana médica, es una de las más controversiales.

El condado propone un impuesto de $15 dólares por pie cuadrado, pero la industria no está contenta con él.

“Esa es una cantidad exorbitante”, dijo Joey Espinoza, presidente de la Asociación de Productores Costeros y director asistente de NORML del condado de Monterey, una organización sin fines de lucro que apoya la reforma a las leyes de marihuana y cabildea en favor de la industria del cannabis.

Espinoza dijo que la industria propone un impuesto del 5 por ciento a las ventas brutas, ya que “múltiples dependencias nos están cobrando impuestos”. Los impuestos altos probablemente generarían un mercado negro más grande, agregó.

Mientras tanto, la industria continúa operando mientras adopta una actitud de “a ver qué pasa”.

A finales de febrero, el condado extendió su ordenanza interina que permitía que los productores invirtieran de manera significativa en el negocio antes del 1° julio de 2015 para operarlo.

Poco después de ese voto, Jeff Brothers, director ejecutivo de FLRish, Inc., una empresa que tiene dispensarios de marihuana en el norte de California, incluido San José, inició sus operaciones de cultivo en un vivero que se encuentra justo al sur de Salinas.

Los impuestos altos también limitan lo que Brothers pronostica que puede ser un “importante motor económico para el Condado de Monterey”.

Aaron Johnson, socio de L+G, LLP y abogado representante de los productores de cannabis médica en el condado, sugirió un rango de cantidades por pie cuadrado o un impuesto sobre recibos brutos.

Un valiente mundo nuevo

En el proceso de elaborar la ordenanza, que ya tiene una duración de un año, numerosas dependencias del condado, como la del fiscal de distrito y la del alguacil, han participado junto con un comité especial y la comisión de planeación.

El personal del condado ha tomado la experiencia de condados como el de Butte, que ha adoptado ordenanzas, como casos de estudio. El condado nombró a HdL, una firma con sede en California, para obtener servicios de consultoría acerca de la marihuana médica.

“Este es un valiente mundo nuevo al que estamos entrando”, dijo John Guertin, director asistente en funciones de la Dependencia de Administración de Recursos del Condado en una junta el martes. “Esto es tan solo una prueba”, agregó, e informó que el método del condado es un “paso en fases para entrar a este mundo”.

Craig Spencer, planificador asociado del condado que tiene a su cargo la dirección de la iniciativa, dijo que un método en fases es más seguro. Spencer apuntó al condado de Santa Cruz, que tuvo dificultades para mantenerse al paso del crecimiento de la industria. El resultado incluyó riesgos de incendios y conversiones de laderas.

En una entrevista realizada el lunes, Parker dijo que es una prioridad que el condado cuente con una ordenanza. El condado tiene hasta el 26 de febrero de 2017 para completar la ordenanza, pero el consejo de supervisores dijo que es un asunto prioritario.

Desde que el condado finalizó su borrador en mayo, este fue modificado y se presentó ante la comisión de planeación el 21 y el 28 de junio.

“Creo que querían algo unos pocos meses después de la ordenanza interina”, dijo Spencer.

“Tener una ordenanza de reglamentos que especifiquen las reglas del cultivo. Esto realmente significa que hay claridad para la gente que quiere cultivar y fabricar”, dijo Parker, y agregó que esto es especialmente importante para un condado donde la agricultura es una parte significativa de la economía. La agricultura es el principal motor económico del Valle de Salinas y constituye una industria de $9,000 millones de dólares.

Aunque aún se desconocen los detalles específicos acerca de la forma en que la industria será regulada, Parker sugirió que la industria de la marihuana médica generará ingresos adicionales para el condado.

Los viveros, que se utilizaron para la que en algún momento fue la creciente industria de las flores, ahora se utilizarán para la cannabis.

“Esto utiliza la infraestructura existente en una forma positiva”, dijo Parker.

Connie Bauer, quien trabaja para Creekside Farms, una granja pequeña del condado de Monterey, dijo que planean expandir el negocio de la lavanda al cannabis “porque las cosas han sido difíciles en los últimos años”.

Muchos residentes dijeron que la ordenanza se redujo a los posibles ingresos que la marihuana médica puede generar.

“Lo importante es el dinero”, dijo Terry Kaiser, un sargento de la Oficina del Alguacil del Condado que asistió a la junta con su esposa Ward-Kaiser.

En otras noticias

El martes, el consejo de supervisores votó en forma unánime por incluir la iniciativa en contra de la fracturación hidráulica en las boletas electorales de noviembre.

En mayo, la coalición en contra de la fracturación hidráulica Protect Monterey County recibió una notificación por parte del secretario electoral del condado de Monterey, en la que se le informaba que la iniciativa contra la fracturación hidráulica recibió suficientes firmas calificadas para aparecer en las boletas de las elecciones de noviembre. El grupo recolectó más de 16,000 firmas para la iniciativa “Protect Our Water: Ban Fracking and Limit Risky Oil Preparations” (Proteja nuestra agua: prohíba la fracturación hidráulica y limite las preparaciones petroleras riesgosas).

La iniciativa fue redactada por los ciudadanos del Valle de Salinas y de la Península de Monterey, en conjunto con el estudio jurídico ecológico Shute, Mihaly & Weinberger.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/29IZUFZ