CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

En Salinas, las banquetas malas han sido un asunto polémico durante casi dos décadas.

Esto se ha traducido en docenas de reclamaciones y demandas. De acuerdo con una revisión de la información proporcionada por la ciudad, el personal y los funcionarios electos han recibido un flujo constante de quejas y reclamaciones de los residentes.

“Ha sido bastante constante durante los últimos años. Esta es la reclamación más común”, dijo el abogado de la ciudad Chris Callihan.

Sin embargo, desde que la ciudad aumentó las reparaciones de las banquetas a principios de 2016, no ha habido ninguna reclamación ni demanda nueva, informó.

Dicho esto, la ciudad continúa trabajando para resolver los casos atrasados.

Entre el 1° de julio de 2011 y el 30 de abril de 2016, la ciudad recibió 50 reclamaciones y pagó casi $850,000 dólares para resolverlas. Las reclamaciones han variado desde $12.30 dólares hasta una reclamación en 2013 en la que la solicitante recibió $133,991 dólares. No ha habido reclamaciones en 2016.

La mayoría de los casos se centran en tropiezos, caídas y resbalones, y de acuerdo con Callihan, las presentan residentes de todas las edades. Entre las 50 reclamaciones, una docena de ellas fueron demandas y aún hay numerosos casos abiertos.

En el caso de la reclamación con el monto más alto ($133,991 dólares), una residente se tropezó y se cayó debido a “una elevación significativa en la acera”, según la demanda. El tenis de la residente quedó atrapado en la acera elevada y ella se fracturó la cadera y tuvo que someterse a cirugía de emergencia debido a la caída. Una investigación del especialista en reclamaciones descubrió que la acera estaba elevada 2.5 pulgadas.

En otro caso, una residente de Salinas recibió $101,555 dólares en una demanda después de que el zapato se le quedó atrapado en una acera elevada y ella se quebró un hombro y una rodilla.

Una revisión de las reclamaciones sugiere que las lesiones más serias relacionadas con las banquetas incluyen rodillas quebradas, tobillos torcidos, espaldas fracturadas y ligamentos desgarrados. Aproximadamente en la mitad de los casos, los solicitantes no han recibido ninguna compensación cuando se descubrió que la ciudad no tenía culpa.

Callihan confirmó que no ha habido ninguna muerte.

Las llamadas a los residentes que presentaron las reclamaciones no fueron respondidas, o en algunos casos ellos no quisieron hablar del asunto.

El director de obras públicas Gary Petersen dijo que es demasiado pronto para determinar si los últimos esfuerzos de la ciudad afectarán la cantidad de reclamaciones o quejas en el futuro.

“Con 14 años de trabajo atrasado, la mayor parte del tiempo nos enteramos de gente que ya está en la lista”, dijo Petersen.

Banquetas y árboles

La ciudad también está combatiendo los problemas de las banquetas plantando tipos nuevos de árboles.

Victor Baez, el arborista de la ciudad, dijo que los problemas de las banquetas históricamente han sido causados por el clima y los árboles.

El suelo arcilloso de Salinas, que es un subproducto del clima de la costa central, dificulta la penetración de las raíces. Como resultado, estas empujan contra el concreto de la acera y hacen que se agriete, se levante y se deforme.

Muchos de los árboles de la ciudad, incluidos los alcanfores y los árboles del ámbar plantados en la década de 1970 y 1980, no son ideales para el suelo arcilloso y han causado daños en las banquetas, dijo Baez.

La ciudad está plantando árboles que no dañarán tanto las banquetas, incluidos ciruelos rojos, madroños y perales de flor.

“Esperamos que estos árboles resulten mejores que los que hemos plantado en el pasado”, agregó.

En el nuevo año del presupuesto, la ciudad iniciará un nuevo programa de poda de árboles con $300,000 dólares de la Medida G.

El concejal Steve McShane dijo que se siente animado con los últimos acontecimientos.

“No tengo duda de que estamos logrando algunos de los mayores avances que he visto”, agregó. “Tenemos más presupuesto, personal y recursos asignados para resolver estos problemas que los que hemos tenido jamás en el pasado”.

El 14 de junio, la ciudad aprobó un presupuesto más robusto para el año fiscal 2016-2017, que iniciará el viernes. El personal de la ciudad espera que los $4 a $4.5 millones de dólares que se requieren por lo menos para reparar las banquetas provengan de los fondos de la Medida G.

La ciudad también ha utilizado la iniciativa de reparación de banquetas para iniciar también un nuevo sistema de contratación de empleos, en el que nombraron a dos contratistas para realizar la mayoría de las reparaciones.

“La gente necesita darnos un poco de tiempo”, dijo Petersen. “Es importante entender que estamos resolviendo esto a medida que avanzamos, y que el asunto de la contratación por pedidos de trabajo continúa siendo algo nuevo, pero que mejoraremos bastante en los próximos meses”.

La residente de Salinas Maureen Wruck, quien forma parte del comité de la Medida G de la ciudad, dijo que aunque la lista de banquetas es larga, los esfuerzos de la ciudad representan un buen comienzo.

“Es difícil cuando uno se tropieza o cuando una persona mayor no puede bajar de la acera. Entiendo la frustración, pero pienso que ahora tenemos la Medida G y estamos implementando estos programas. Estamos aumentándolos y continuaremos haciéndolo”, agregó. “Sospecho que en los próximos años veremos enormes cambios en las banquetas”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/296ZE3l