Activistas reportan crímenes contra la humanidad en país

POR LULU OROZCO | AP

CIUDAD DE MÉXICO – El gobierno mexicano ha cometido crímenes contra la humanidad en su guerra contra los cárteles del narcotráfico, dijeron el martes grupos defensores de los derechos humanos, que exhortaron al gobierno a que actúe al respecto.

El informe publicado por Open Society Justice Initiative, con sede en Nueva York, es un extenso análisis de actos contra la humanidad, lo que es definido como asesinato, tortura y desapariciones. Algunas organizaciones mexicanas asociadas ya se habían puesto en contacto con la Corte Penal Internacional en La Haya, Holanda, para instarla a que procese los casos, agrega.

En el informe se señala de manera particular al cártel de los Zetas, una de las organizaciones delictivas más violentas, por la gravedad de sus crímenes.

El grupo hizo un llamado a las autoridades mexicanas para que den mayor seguimiento a casos en que personal judicial y militar ha cometido atrocidades graves, los cuales no han sido investigados cabalmente.

El gobierno respondió al informe el martes por la noche con un comunicado conjunto del Ejército, la Armada y la Procuraduría General de la República.

En el texto se esbozaban los esfuerzos del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para implementar un nuevo sistema de justicia a partir del 18 de junio, así como iniciativas legislativas contra la tortura y las desapariciones.

“Es importante destacar que en México la inmensa mayoría de los crímenes violentos han sido cometidos por organizaciones criminales. La misión protectora de las fuerzas armadas ha sido reconocida continuamente por la población”, se afirma en el comunicado.

La organización Justice Initiative trabajó con cinco grupos mexicanos defensores de los derechos humanos en una investigación de tres años y encontró que desde diciembre de 2006, cuando el gobierno declaró la guerra a los cárteles, al final de 2015, han sido asesinadas 150,000 personas en México y miles más han desaparecido.

Los investigadores encontraron además que nueve años después de que el gobierno mexicano desplegara soldados armados para combatir a las bandas de narcotráfico, los civiles siguen siendo quienes más sufren. Estos crímenes son cometidos no sólo por cárteles, sino también por fuerzas federales y estatales de seguridad que se supone deben proteger a los civiles.