Estudiará valedictorian de PVHS legislación migratoria en Berkeley

POR RYAN MASTERS

Deisy Amezcua llegó a Watsonville en el año 2000 proveniente de Oaxaca; sus padres indocumentados trabajaban en los campos de fresas y ella era una bebé. Siendo la menor de cuatro hijos, creció felizmente sin conocer el constante temor a la deportación bajo el cual vivía su familia.

Diez y seis años después, la valedictorian de la Preparatoria Valle del Pájaro (PVHS) se está preparando para ingresar a la universidad de California en Berkeley en el otoño, en lo que espera que sea el primer paso de una carrera profesional como abogada de migración.

“Cuando yo era niña no hablábamos acerca de que éramos indocumentados, pero al mirar al pasado ahora puedo entender lo difícil que debe haber sido para mis padres y hermanos mayores” dijo Amezcua, de 17 años. “Voy a estudiar leyes para hablar en nombre de la gente que se encuentra en la misma situación que mis padres”.

Los padres de Amezcua, Raúl de 48 años y Silvia de 47, eventualmente se naturalizaron, pero sólo regresaron a su natal Oaxaca por primera vez en enero pasado, una experiencia que Amezcua describe como “muy emotiva”. Amezcua aún no ha conocido a sus abuelos, pero espera hacer el viaje pronto.

Ella cita a su madre como la principal motivadora de su éxito académico.

“Trabajaba con mi padre de las 7:00 A.M. a las 5:00 P.M. en los campos de fresas, y después regresaba a casa para encargarse de todo”, dijo. “Ha trabajado tan duro y durante tanto tiempo. Yo estoy haciendo esto, en gran medida por ella”.

Amezcua es la primera de su familia que asistirá a una universidad de cuatro años, pero la decisión no fue fácil. Dijo que sintió la presión de permanecer en Watsonville para ganar dinero para su familia.

“Hay gente que me ha dicho que no voy a poder manejar el estrés de la universidad, que sería demasiado para mí y que debería permanecer aquí”, agregó. “Pero este es mi sueño”.

Amezcua dijo que se dio cuenta de su potencial académico por primera vez cuando asistía a la secundaria César Chávez, donde se destacó en inglés e historia. En la preparatoria se sintió inspirada para estudiar leyes gracias a los cursos avanzados de historia de EE. UU. y civismo de Micah Powell.

“Pienso que el momento decisivo para mí fue aprender acerca de la vida de los presidentes”, agregó. “También me siento fascinada por la corrupción, especialmente en el Congreso”.

Además, citó su experiencia de trabajo en el programa Upward Bound del Departamento de Educación de EE. UU. y el programa Early Academic Outreach de la Universidad de California como decisivos para su éxito.

Siendo estudiante del último año de preparatoria, Amezcua también hizo un internado con Karen Mallory, abogada de migración especializada en casos de familias, donde principalmente se enfocó en la elegibilidad para la visa U que se relaciona con las víctimas de delitos violentos.

“Deisy es inteligente, trabajadora, muy responsable y bondadosa. Le interesa el mundo en general”, dijo Mallory. “Espero cosas muy interesantes de ella”.

Así que como una pujante estudiante de ciencias políticas, ¿tiene Amezcua alguna opinión acerca de la elección presidencial?

“Ni me mencionen a Trump”, dijo.

(c)2016 the Santa Cruz Sentinel