Wal-Mart se adapta e impone su ley en Chile

POR ANNE D'INNOCENZIO Y PAUL WISEMAN | AP

SANTIAGO – — La expansión internacional de Wal-Mart alcanzó tal vez su máxima expresión en Chile, donde hasta cuando las cosas no funcionan, pone en evidencia su empeño en adaptarse a los hábitos de los chilenos.

Desde su llegada a Chile en el 2009 con la adquisición de la cadena de supermercados más grande del país, Distribución y Servicio S.A., Wal-Mart se ha esforzado para ganarse al consumidor chileno. Las ventas han subido y Wal-Mart acapara hoy el 34% de las ventas de productos alimenticios, según la empresa Euromonitor International.

La unidad de investigaciones de tendencias del consumidor de Wal-Mart en Chile es una de las más sofisticadas con que cuenta la empresa. El consumidor chileno está convencido de que la diferencia de precios entre Líder y la competencia es el doble de lo que realmente es, la brecha más grande en todas sus operaciones.

También consiguió hacer que los más de 1.000 proveedores que tiene se adapten a su forma de hacer las cosas.

Las condiciones en Chile fueron favorables desde el vamos. La economía chilena es estable y el consumidor chileno se parece al estadounidense mucho más que (otros consumidores). Ayuda también el hecho de que Wal-Mart compró una empresa grande y exitosa, que despejó el camino para imponer su filosofía comercial basada en los precios bajos.

"Nos obsesiona ser los que vendemos más barato", afirmó Horacio Barbeito, director ejecutivo de las operaciones de Wal-Mart en Chile.

Pero no todo es sencillo.

Las regulaciones sobre medio ambiente y seguridad, algunas de ellas impulsadas por Wal-Mart, hacen subir los costos. Los trabajadores en el centro de abastecimiento de Talca, a 257 kilómetros (160 millas) de Santiago, deben usar botas especiales y sumergir sus pies en una solución higiénica antes de ingresar a la instalación, donde unas 800,000 gallinas producen entre 3.5 y 4.2 millones de huevos semanales.

El año pasado la empresa invirtió $50,000 dólares en un sistema para llevar la cuenta de los huevos, una iniciativa de Wal-Mart que a la larga le permitirá ahorrar 200.000 dólares a Fuenzalida Moure y Cia Ltda.