LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Rostros llenos de sonrisa se apreciaron adentro y afuera del salón 383, en el edificio D en la universidad comunitaria Hartnell.

Y no era para menos, ya que el miércoles en la tarde se llevó a cabo la ceremonia oficial de corte de listón para el nuevo centro que se especializara en proveer servicios para los estudiantes en Hartnell que no tienen documentos que los autorice legalmente para estar en los Estados Unidos.

Mi CASA – Center for Achievement and Student Advancement – (Centro para el Éxito y Desarrollo Estudiantil) nació después de que se analizaron datos de matriculación y se descubrió el alto número de estudiantes indocumentados matriculados en Hartnell.

“Creo que los datos nos dicen algo, y siempre estoy poniendo atención a los números de estudiantes matriculados y me di cuenta que en un periodo de aproximadamente cinco años el número de estudiantes Assembly Bill 540 aumentaron dramáticamente en Hartnell”, dijo el superintendente y presidente de Hartnell Willard Lewallen. Agregó que en el 2010/2011 había aproximadamente 290 estudiantes indocumentados matriculados y ahora hay 779.

“Cuando mire esos números y me reuní con el Dr. Jalomo (el vice presidente de asuntos estudiantiles) dije, 'esto es algo que no puedo ignorar’, ‘esto es sobre un gran grupo de estudiantes que no sabemos mucho sobre ellos’. No sabemos necesariamente lo que ellos necesitan, cómo los podemos ayudar de una mejor manera, y necesitamos saber más sobre ellos...y determinar cómo los podemos ayudar porque queremos que tengan éxito”, concluyó Lewallen.

Diferentes programas como Assembly Bill (AB) 540 (Ley de California 540), la cual fue firmada en el 2001, permite que estudiantes indocumentados paguen matricula de residente en las universidades comunitarias, las universidades estatales de California (CSU) y las universidades de California (UC).

Además la medida ejecutiva DACA - la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia - anunciada en el 2012, es una acción diferida que permite que ciertas personas no documentadas que llegaron a los Estados Unidos como menores y cumplan con ciertos requisitos de educación obtengan permisos para trabajar legalmente en los Estados Unidos.

Los estudiantes Dreamers (o “Soñadores” en español), un término que ha sido utilizado para describir a los estudiantes AB 540, DACA u otros estudiantes sin documentos, tenían la posibilidad de obtener servicios en Hartnell, pero la ayuda era limitada. Sin embargo ahora con el centro, la ayuda y los recursos son específicamente centrados en las necesidades de cada uno de ellos.

“Antes no había centros que nos podían ayudar...muchos son con fondos federales así que era ilegal que nos ayudaran, trataban de ayudarnos lo más que podían, pero no nos podían ayudar económicamente”, dijo la estudiante Adriana González en inglés, la cual habló durante la ceremonia. “Muchos estudiantes encontraron que aunque trataban de ayudarlos, no encontraban la ayuda que necesitaban o querían, y no regresaban a buscar la ayuda que necesitaban. Ahora este centro se especializa en nuestras necesidades”.

Algunos de los servicios que estudiantes Dreamers encontraran en Mi CASA será asistencia en aplicaciones para becas, aplicaciones para DACA, la declaración jurada AB 540, planificación educativa, entre otros servicios.

Para la directora de programas especiales Bronwyn Moreno, Mi CASA será un espacio donde los estudiantes Dreamers podrán sentirse seguros.

“Lo que encontramos…es que hay muchos aliados en el campus y hay programas y servicios disponibles para los estudiantes Dreamers, pero no son espacios seguros donde puedan entrar cuando quieran y que sepan que no importa el reto que están enfrentando, o las preguntas o preocupaciones que tengan, lo van a poder hablar sin miedo a tener repercusiones o consecuencias negativas”, dijo Moreno. “Otra cosa que faltaba era establecer una red entre ellos mismos. Debido a la discriminación y los retos que enfrentan, a veces no se sienten cómodos revelando que son Dreamers y no saben quién más es Dreamer”.

Dos estudiantes que estuvieron presentes en la ceremonia son Dreamers de primer año que dijeron han encontrado la ayuda que necesitan para navegar en el sistema educativo.

“Me han brindado su apoyo, sus concejos”, dijo Estela Hernández. “La verdad este es la primera experiencia que me sentí como en casa. En ningún otro lugar me había sentido así y este programa me dio esperanza...que si te reconocen que si necesitamos ayuda”.

Yuridia de Jesus también ha encontrado la asistencia en el centro. “Sería muy difícil navegar el sistema (sin el centro)…estaríamos como empezamos, con tanto miedo y con tantas dudas y preguntas. Ahorita ya nos sentimos confiadas...cuando nos dieron esta oportunidad”, dijo de Jesus.

Aunque Mi CASA es un gran paso para brindar ayuda y servicios a los estudiantes Dreamers, Lewallen dijo que aún hay mucho trabajo por hacer.

“Esta es su universidad comunitaria, los valoramos a ustedes (estudiantes) y queremos ayudarlos”, dijo Lewallen. “Pero todavía queda mucho trabajo por hacer porque podemos hacer trabajo en Hartnell, pero lo que realmente nos preocupa es cuando los estudiantes terminen en Hartnell. Aquí los podemos ayudar económicamente y de otras maneras, pero si se transfieren a una institución de 4 años, allá no recibirán tanta ayuda porque no serán elegibles para asistencia financiera federal, y sabemos que sin esa (ayuda) es muy difícil para ellos”.

González dijo que algunas de las mejoras que se podrían hacer serian en becas solamente diseñadas para estudiantes Dreamers.

“Hemos tenido juntas con estudiantes aliados y hemos hablado que sería importante que hubiera becas solamente para estudiantes AB 540”, dijo González. “Muchas de las becas disponibles en el campus están abiertas para todos los estudiantes y eso hace (el proceso) muy competitivo. Estudiantes Dreamers a veces tienen que trabajar más porque no son elegibles para ayuda federal. Estudiantes como yo no tendrían que tener dos trabajos y estar matriculados en 15 unidades…para pagar la escuela y nuestros gastos personales”.

Moreno agregó que una de las preocupaciones para Mi CASA será encontrar ayuda para los estudiantes después de que salgan de Hartnell.

“Lo que tratamos de hacer es entender la situación de cada uno individualmente y encontrar sus opciones, y si transferirse (a una universidad) sería una opción viable”.

Agregó que se concentraran en crear asociaciones/colaboración con instituciones que sean “amigables” con los Dreamers. 

Además de estudiantes Dreamers y aliados, y representantes de Hartnell también estuvieron presentes Carina Chávez de la oficina del congresista Demócrata Sam Farr y Daniel Dodge de la oficina del asambleísta Luis Alejo para hacer entrega de certificados a Hartnell.

“Este centro no sería una posibilidad si no estuvieran interesados”, dijo González antes de que cortaran el listón.

“Como estudiantes es muy difícil ser Dreamers y enfrentar retos en la escuela porque muchas personas esperan que salgamos y trabajemos, muchas personas esperan que abandonemos la escuela, pero este centro está aquí para recordarnos que eso ya no es una opción. Como Dreamers estamos aquí porque nuestros padres fueron los Dreamers originales y nos trajeron aquí con una visión de educación. Ahora tenemos la oportunidad de agradecer a nuestros padres, de ayudarlos”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/26CWXA5